Análisis

Nuevo Silent Hill Downpour, análisis desde el terror

Por Juan Lara
-

Silent Hill, la saga de terror psicológico por excelencia, amenaza con volver a hacer de tus días una auténtica pesadilla en PS3 y 360. Niebla, lluvia, criaturas infernales y mucha tensión son sus señas de identidad... Una vez mas.

Silent Hill, la famosa saga de terror de Konami, tras debutar en PSone y con 3 entregas en PS2, ha representado hasta no hace mucho el culmen en cuanto a terror psicológico se refiere. Un ambiente angustioso, una banda sonora sublime y unos personajes memorables han sido sus señas de identidad. En PS3, Konami decidió imprimirle un nuevo aire a la saga poniendo en manos de estudios externos su aclamada IP. De esta decisión llegó el no tan aclamado Silent Hill Homecoming y, en esta ocasión, es Vatra Games lo intenta de nuevo.

Silent Hill Downpour sigue fiel a la saga en muchos aspectos de sus podridas raíces. Miedo y angustia pueblan cada una de las calles de esta ciudad.La ambientación están pensada para mantenerte en tensión total (niebla, lluvia, personajes misteriosos, alucinaciones...); y disfrutarás de lo lindo con los puzzles, imaginativos y que saben picar (aunque no comparables al recordado puzzle del piano del primer Silent Hill)

Pero aunque se mantienen las líneas maestras de los anteriores juegos, muchas cosas han cambiado en el pueblo maldito de Silent Hill... Vamos a por ellas.

Otro personaje atormentado

Una vez más, en Silent Hill Downpour nos metemos en la piel de un atormentado personaje que cae en las cercanías del inquietante pueblo por accidente. Murphy Pendleton es un presidiario cuyo autocar de traslado a otra penitenciaria se estrella en la carretera. Un tipo de cuyo pasado no sabemos nada y del que recibiremos pequeñas pistas en forma de flashbacks durante el desarrollo del juego. A pesar de ser un recluso, el juego nos brindará la oportunidad de tomar decisiones “morales” en ciertas ocasiones, como ayudar a otro personaje o abandonarlo a su suerte. Sin embargo, no veremos de forma inmediata las repercusiones de nuestro actos o decisiones, aunque habrá que pensárselas bien, porque es muy probable que afecten al final del juego.

En contra de lo que ocurre en otros juegos de la saga, en Silent Hill Downpour tardamos bastante en llegar al dichoso pueblo, y merodearemos en los alrededores en un desarrollo bastante lineal (que en cierto modo nos ha recordado a los comienzo de Silent Hill 2). No será hasta la llegada al pueblo de Silent Hill cuando el desarrollo se abra un poco. Si exploramos las casas y distintas edificaciones por nuestra cuenta, daremos con algunos personajes, siempre extraños, siempre bordeando la locura. De ellos podremos aceptar una serie de sencillos encargos con los obtener ciertos ítems opcionales. No son muchos, pero añaden cierta variedad al desarrollo. Por supuesto, visitaremos nuevas zonas de la ciudad, no vistas hasta el momento en la saga. La presencia de la lluvia es otra de las nuevas características, ya que cuanto más llueva, más numerosos, resistentes y peligrosos serán tus enemigos. Y créenos, lo de Downpour (aguacero) no lo han puesto por nada...

Así se controla el terror en el nuevo Silent Hill

Y es en el enfrentamiento con las criaturas que pueblan este maldito pueblo donde más cambios notarás. De toda la saga, es el título con un mayor enfoque en la acción, con decenas de armas que usar (cualquiera herramienta, palos, sillas...), aunque lamentablemente el sistema es bastante simple y no está muy pulido. Nuestros torpes ataques pueden ser bloqueados fácilmente y cada impacto de tus enemigos te dejará aturdido unos segundos. Y con las escasísimas armas de fuego la cosa no mejora, ya que resulta casi imposible acertar a nuestros rivales. Un sistema lento y poco ágil que no añade emoción si no frustración y que hará de la huida la mejor opción en muchas ocasiones. Aunque por otro lado, la reación natural ante los engendros que pueblan SIlent Hill siempre sería salir huyendo... Además, el sistema de daño es algo confuso. Sabremos cómo se encuentra Murphy de salud por las heridas en su espalda y cara o consultando el inventario.

 

Por suerte, una de las señas de identidad de la serie ha quedado intacta: los puzzles. Casi siempre intervendrán válvulas, pulsadores... Pero el original diseño de los acertijos y la imaginación empleada en ellos son dignos de alabar. Además, la mayoría poseen la dificultad justa para picarte y lograr que, una vez resueltos, llegues a pensar que eres un "fiera". En cualquier caso, siempre podrás ajustar la dificultad de los puzzles al inicio de la partida.

Lo que tampoco ha cambiado mucho es la angustiosa y opresiva ambientación. El pueblo sigue siendo un mar de niebla lleno de situaciones desconcertantes. Oirás risas de niños, llantos de mujer, sombras... Todo con tal de mantenerte en tensión. El cambio al mundo alternativo de pesadilla está muy bien logrado, haciendo la atmósfera y tu entorno más opresivo si cabe. Lo que no nos ha gustado tanto son las carreras huyendo de una extraña luz que se dan en él, esquivando obstáculos y enemigos para evitar ser consumidos por ella. Resultan repetitivas y poco inspiradas. Lo mismo ocurre con los enemigos, pues su diseño no está a la altura de las ya míticas criaturas de otros capítulos, como las enfermeras o los niños del colegio. Feos sí, grotescos también, pero sin la misma fuerza.

Técnicamente sólo correcto

El apartado gráfico de Silent Hill Downpour no pasa de aprobado, con aspectos bien resuletos, como unos  personajes bien modelados y realistas movimientos y expresiones, y otros que dejan mucho que desear. Las texturas son mejorables y la alarmante caída del "framerate" en muchos de los combates no ayudan en unas ya de por sí incómodas situaciones. El apartado sonoro cuenta con unas melodías acertadas y unos efectos sonoros que elevan el sentimiento de desconcierto general, con ruidos aquí y allí de difícil explicación lógica. Sin embargo, seguimos echando de menos las melancólicas melodías del maestro Akira Yamaoka y de esos ruidos ambientales de corte industrial que poblaban los primeros Silen Hill.

EL resultado final es que Silent Hill Downpour es una aventura de terror entretenida, que mantiene muchas de las características de la saga, pero que asusta menos y no asombra. El sistema de combate es un lastre importante, pero detrás se esconde una historia interesante, que te empujará a seguir jugando, con unos puzzles inspirados y unos personajes tan intrigantes como siempre. A los seguidores del género les gustará, pero serán los fans de la saga los que más pegas le saquen. Es un Silent Hill en toda regla, pero la serie sigue lejos de sus mejores días. Eso sí, tiene un precio difícil de rechazar...

Y nos queda esperar a ver qué pasa con Silent Hill Book of Memories para PS Vita, que por lo que parece vuelve a retrasarse, aunque aún no se ha confirmado cuánto...

Valoración

Una aventura de terror fiel a la saga, pero que no sorprende y cuyo sistema de combate lastra demasiado al conjunto. Aún así gustará a los fans del género. Y a un gran precio.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

La ambientación y los personajes. Unos puzzles que se salen de lo normal y que mantienen el interés

Lo peor

Sistema de combate torpe y poco fluido. El apartado técnico, de media, no pasa de aprobado.

Lecturas recomendadas