Sin Blanca Navidad
Análisis

Los Simpson 01x01: Sin Blanca Navidad - El primer episodio

Por
-

A pesar de que hoy quien más y quien menos ha escuchado hablar de Los Simpson, no siempre ha sido así. En sus inicios la familia amarilla fue sencillamente un huésped que pasaba fugazmente por el Show de Tracey Ullman. Pero el 17 de diciembre de 1989, todo cambió y Fox lanzó el primer episodio de media duración de la familia amarilla, un tronchante especial de Navidad que analizaremos a continuación. Se trata de un episodio que no vería la luz en España hasta enero de 1991, cuando comenzó a emitirse la primera temporada en La 2 de Televisión Española. A pesar de ser un capitulo completo, se trata como hemos dicho de un especial de Navidad, por lo que en muchos aspectos no es considerado un episodio normal, aunque la función que tiene y tuvo en su momento es la de presentar a cada uno de los personajes principales.

Cabe comentar que prácticamente tres cuartas partes del episodio tuvieron que rehacerse debido a que la calidad de los dibujos no convencieron a los productores, que se plantearon suspender la serie antes de empezar. Afortunadamente se subsanaron muchos de esos errores y otros se irían corrigiendo en los siguientes episodios.

Que Bart Simpson es un gamberrete a día de hoy no nos sorprende, pero en aquella época podía haber quien todavía no lo tenía claro, de modo que para abrir boca arrancará boicoteando el popurrí que su clase tenía encargado interpretar en la función de Navidad del colegio. Más tarde, se hará un tatuaje por su cuenta que hará que toda la casa se tambalee. Bart siempre ha sido ese chico travieso que, aunque tiene un buen fondo, no puede evitar meterse en toda clase de líos, la mayoría provocados por él mismo, y que arrastra a otros a esos problemas, ya desde el primer episodio de Los Simpson.

Los clásicos, ya en el primer episodio

Tras descubrir el tatuaje de Bart, Marge se ve obligada a gastar los ahorros que la familia tenía para las fiestas en una intervención para retirar el tatuaje del pequeño macarrilla. Una intervención que se realizará con un láser que os recordará a cierta escena de James Bond contra Goldfinger. Mientras tanto, a Homer le comunicarán que ese año no recibirá paga extra en la central nuclear. El Señor Burns hacía ya recortes en los 80, no vayáis a pensar que es cosa de los empresarios modernos.

En su momento más oscuro, se Homer entregará al alcohol en la taberna de Moe, lugar donde descubrirá un trabajo que podría darle el dinero que necesita, haciendo de Santa Claus en un centro comercial. Aunque primero tendrá que pasar un exhaustivo y delirante curso donde aprenderá a comportarse como Santa Claus, y donde Homer volverá a demostrar lo capacitado que está para esa tarea. Cuando por fin consigue trabajar en el centro comercial, Bart aparece para hacerle una gamberrada arrancándole la barba (¿Quién no ha querido hacerlo alguna vez?), pero en ese momento descubre que su padre está haciendo un gran esfuerzo por brindarles una Navidad decente. La relación de Homer y Bart siempre será de amor odio, pero los momentos en los que conectan son mágicos.

Santa claus simpson

Los Simpson: Sin blanca Navidad sigue poniéndose "destroyer". Cuando por fin llega la hora de cobrar, Homer descubre que su paga es raquítica, puesto que a su empresa le ha faltado cobrarle por respirar. No hay nada como que llegue la hora de cobrar por tu esfuerzo y ver como otros se han llevado casi todo. Hundido nuevamente, Homer recibe un nuevo consejo de Barney, invertir el dinero ganado en el canódromo, ya que tiene una "apuesta segura". Homer y Bart le acompañan al canódromo de Springfield. Pero Homer recibe una revelación, y en el último momento cambia de apuesta. Huelga decir que la suerte y Homer no suelen ir de la mano, por lo que pierde. Tras la carrera, el dueño del perro por el que apostó Homer se deshace del can, que corre a abalanzarse sobre Homer y pasará a no solo ser el mejor regalo que se podrían imaginar, sino a ser parte de la familia.

Christmas Simpson Family

Esto es solo el comienzo

Con el primer episodio de Los Simpson había nacido una leyenda. A lo largo de todos estos años Los Simpson han ido evolucionando en muchos aspectos, en algunos a mejor, y en otros a peor. En este primer episodio encontramos cosas que nos chocan, como que el pelo de Barney es rubio, cosa que cambiarían posteriormente, o el dibujo de los personajes que es más descuidado que el trazo que conocemos actualmente. Sin embargo aquellos personajes, en aquel momento, eran capaces de transmitir mucho más de lo que transmiten ahora. Uno no puede evitar sentir pena por Homer cuando recoge su bolsa de regalos mientras que Ned Flanders recoge caja tras caja. Era su primer episodio y la serie ya nos dejaba ver que todo no es risas y bromas, sino un mensaje profundo, como es que muchas familias, por circunstancias varias, no pueden disfrutar de esa "Navidad dorada" que nos venden en estas fechas, y tienen que conformarse con tenerse los unos a los otros.

Arrancaron apuntando maneras, y lo seguirían haciendo muchos años, tanto que son hasta una asignatura en la Universidad de Glasgow.

Valoración

Aunque es un episodio que hemos visto mil veces, el hecho de ser el primero, donde comenzó todo, le da un valor especial. Es una historia que vemos todas las navidades ¡Y nos encanta!

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

La entrega de Homer. El gamberrismo de Bart. Las odiosas comparaciones entre la familia Simpson con los Flanders.

Lo peor

Los dibujos todavía son muy burdos. Algunas voces solo aparecen en estos capítulos y serán sustituidas.