chocolate
Análisis

Los Simpson 03x11: Burns vende la central - El país del chocolate

Por Javier Cazallas
-

Ser millonario tiene que ser aburrido, y Los Simpson notaron que no han dejado ver ese aburrimiento personificado en el Señor Burns, por lo que en Los Simpson 03x11 echarían toda la carne en el asador. Sin tener en cuenta el tercer sueño de La Casa del Árbol del Terror II, el Señor Burns ganará protagonismo por primera vez en esta tercera temporada de Los Simpson, ya que si bien ha aparecido en prácticamente todos los episodios, no tenía notoriedad desde Sangrienta enemistad.

willkommen

CM Burns aparecerá decaído y comentará con Waylon Smithers que la central nuclear de Springfield ha absorbido la mayor parte de su tiempo, y que quizás es hora de deshacerse de ella. Smithers queda patidifuso. Homer intenta sacar una chocolatina de una máquina expendedora con un billete que parece que ha masticado alguien cuando Burns y su ayudante pasan junto a él. Cuando pide a Smithers cambio éste comenta que Burns no vendería la central ni por cien millones de dólares. Ya en su puesto recibirá una llamada de su corredor de bolsa aconsejándole vender las acciones de la central por 25 dólares. Meterá la pata para variar y encima se gastará la poca ganancia en una cerveza de importación en la Taberna de Moe, mucho menos concurrida que en El Flameado de Moe.

Unos inversores alemanes acabarán comprando la central por cien millones y empezarán a evaluar al personal. Antes de marcharse Burns, a quien veremos hablando en alemán, entregará a Smithers una foto de Burns junto a Elvis, ésta foto es una parodia a una foto real de Elvis con Richard Nixon. Cuando llega la evaluación de Homer, éste acaba embobado cuando le hablan de chocolate, y no da explicaciones sobre el estado de la central, por lo que será el único empleado despedido.

Sin empleo a la vista

La familia Simpson se verá obligada a apretarse el cinturón mientras Homer encuentra otro trabajo. Mientras Marge y Lisa intentan ser prácticas, Bart será un poco más Bart. Homer se mostrará deprimido durante todo este tramo del episodio. Situaciones muy similares se han vivido en años recientes en España por parte de muchas familias lo que hace que, el mensaje que lanzaba este episodio en diciembre de 1991 gane más fuerza si cabe.

En la central, los nuevos inversores Alemanes habrán terminado de adaptar la planta al modo de trabajo germánico. Pero no tardarán en darse cuenta de que han caído en una trampa, ya que la central necesita cientos de arreglos con un coste millonario. Mientras Burns disfruta de su vida de millonario haciendo de todo. Un día quedará con Smithers y ambos acabarán en la Taberna de Moe, donde Burns intentará "codearse" con Homer. Bart también andará por allí, y Moe casi le descubre tras hacerle una de sus típicas bromas telefónicas. Homer se encarará a Burns y éste verá que nadie le tiene miedo, por lo que se decide a recuperar la central.

codearse

Querrá la casualidad que Burns llegue en el momento en que los alemanes comentan que desean vender la central, por lo que éste solo pagará la mitad de lo que cobró por ella. Burns volverá a contratar a Homer en la central para "tenerlo cerca y que se confíe" aunque ya sabéis como acaban estas cosas, en el siguiente episodio Burns no se acordará de Homer y volverá a preguntar aquello de "¿Smithers quién es ese hombre?".

alemanes

Valoración

Una situación que se puede dar en cualquier familia de la que Los Simpson sacan algunos momentos de lo más divertidos.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

La fantasía de Homer en el país del chocolate. La impulsividad de Homer al vender las acciones.

Lo peor

Los recortes familiares de la familia se condensan en una sola escena.

Lecturas recomendadas