monorrail
Análisis

Los Simpson 04x12: Marge contra el Monorrail - Ciudad estafada

Por Javier Cazallas
-

En el episodio de Los Simpson de hoy vamos a tocar un tema que conocemos muy bien en España... las estafas. Corría la temporada 4 de Los Simpson cuando a Conan O'Brien se le ocurrió la idea de este episodio, en el que se ve una vez más que el ser humano carece de escrúpulos a la hora de amasar dinero a costa de los demás y sin importarle lo más mínimo. En Los Simpson 04x12 también veremos muchas referencias al cine, empezando por el argumento en general que está basado en Vivir de ilusión. Y arrancará con una divertida parodia de Los Picapiedra.

La falta de escrúpulos del Señor Burns no conoce límites, es algo que hemos visto con anterioridad en Un coche atropella a Bart por poner un ejemplo. Tras contaminar numerosos puntos delicados de Springfield con residuos radiactivos de la central nuclear, las autoridades lo apresan y lo llevan ante la justicia como si de Hannibal Lecter se tratase. La justicia demostrará que es ciega mientras no tengas pasta para pagar y dejará libre a Burns previo pago de tres millones de dólares. Pero ahora la ciudad tendrá que decidir en qué invertir la fortuna, por lo que el Alcalde Quimby convoca una asamblea para tomar la decisión.

Tras algunas ideas y algunas discusiones, a cada cual más tronchante, parece que Springfield está a punto de tomar su decisión. Vemos a Burns escapar junto a Waylon Smithers parodiando a Batman. En ese momento aparece Lyle Lanley, un charlatán que a cualquiera le daría mala espina desde el primer momento, pero esto es Springfield, así que tardará unos minutos en convencer a toda la localidad de que necesitan un monorrail para el pueblo. Pero por si acaso no l tuvieran claro les compone una canción, que con música siempre se convence mejor.

Alta velocidad, baja seguridad

Lo cierto es que el monorrail trajo empleo a Springfield, contratando a gente como Barney Gamble como operarios y, tras una "intensa formación" a Homer como conductor del tren. Marge no está muy convencida y Lanley no le huele bien. Tras hacer unas indagaciones se decide a ir a North Haverbrock, donde Lanley había construido anteriormente uno de sus monorrailes. Mientras en Springfield, todo está listo para el viaje inaugural con Leonard Nimoy como invitado especial, por lo que veremos referencias a capón de Star Trek y alguna que otra confusión con Star Wars. De hecho el uniforme de Homer se basa en parte en los uniformes imperiales de la saga galáctica. Vemos de nuevo también a Lurleen Lumpkin, la cantante que conocimos en Coronel Homer.

Marge conocerá al Sebastian Cobb, un científico que trabajó en el malogrado monorrail de North Haverbrock, horrorizados vuelven a Springfield para intentar detener el viaje.Vemos una referencia muy oportuna al desastre del Hindemburg y justo en esa escena... oh, ¿Las torres gemelas echando humo? ¡Premoniciones, premoniciones!. Marge y Cobb llegarán tarde y no conseguirán que Homer y Bart arranquen el tren. cuando todo como se veía venir falla, el Jefe Wiggum y el Alcalde Quimby muestran lo ineficaces que son ante las crisis.

torres

Por suerte Cobb dará con la clave, que es conseguir un ancla, y Homer por una vez actúa con rapidez. Vemos fugazmente al Capitán Horatio McAllister, que ahora tiene una tienda de anclas, debió de arruinarse tras La chica nueva del barrio. El karma también tendrá un papel en este episodio, al hacer el avión de Lanley una breve escala en North Haverbrock, donde los ciudadanos estafados estarán encantados de recibirle...a palos.  La crisis se soluciona gracias al Donut gigante que detiene al monorrail, y terminamos el episodio viendo que Sprngfield jamás tomaría más decisiones absurdas....o si.

Valoración

Un episodio muy divertido con muchas referencias al cine y una estrella invitada excepcional. Y de paso una buena crítica a una realidad que sigue existiendo.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

Homer conduciendo el monorail. La ingenuidad de todo Springfield ante Lyle Lanley.

Lo peor

George Takei rechazó el papel que interpreta Leonard Nimoy por no querer parodiar al transporte público.

Lecturas recomendadas