perdiditos
Análisis

Los Simpson 05x08 Explorador de incógnito - Exceso de azúcar

Por Javier Cazallas
-

Ahora que la quinta temporada de Los Simpson estaba bien encaminada y a pesar de que El niño que hay en Bart bajó un poquito el ritmo era el momento de juntar a dos polos opuestos para vivir una gran aventura. Cualquier fan de Los Simpson sabe de la animadversión que siente Homer Simpson hacia Ned Flanders, y a los productores les pareció divertido juntarles en un espacio reducido. Los Simpson 05x08 fue emitido por primera vez el 18 de noviembre de 1993, bajo la dirección de Jeffrey Lynch y con un guión escrito por Dan McGrath. El título original del episodio está basado en la película Boyz N the hood.

Bart y Milhouse son invitados a irse de los recreativos tras quedarse sin monedas. Estaban jugando a un juego que satirizaba al ex líder panameño Manuel Antonio Noriega en una referencia a King Kong. Querrá el destino que Homer se encuentre en ese mismo instante un billete de 20 dólares debajo del sofá en Evergreen Terrace 742 y que dicho billete salga volando por la ventana para acabar en poder de los niños que no dudarán en gastárselo en un fresisuis en el Badulaque. Con el subidón de azucar comenzará el musical de Springfield es una Gran ciudad, inspirado en New York New York de la película Un día en Nueva York. Tras despertarse al día siguiente resacoso del azúcar, Lisa recordará a Bart que se había inscrito en los exploradores.

La reacción inicial de Bart era deshacerse del uniforme y darse de baja de los exploradores. Hasta que se da cuenta de que puede librarse de un examen sorpresa de la Srta Krabbapel, cortesía de Martin Prince, al ser miembro de esa organización. Veremos que el grupo está dirigido por Ned Flanders y que como buenos exploradores les deja usar navajas como herramientas. Vemos una parodia de Ccodrilo Dundee protagonizada por Moe y Hans Topo. Homer no hace más que ridiculizar a Bart por ser miembro de los exploradores, pero en última instancia, cuando Flanders propone una excursión por el río, le tocará ir ya que tanto a Homer como a Bart les saldrá el tiro por la culata al usar psicología inversa.

Unos exploradores muy poco curtidos

La estrella invitada del episodio fue Ernest Borgnine, conocido por su papel en De aquí a la eternidad, a la que se hace referencia en el propio episodio. Como era de esperar, a Homer le tocará compartir bote con Flanders, por lo en no tardarán en encararse como en El club de los "patteos" muertos. Poco después de zarpar, Homer perderá el mapa y se perderán al tomar mal una bifurcación. Las decisiones de Homer son siempre las contrarias a las que haría una persona lógica, y siempre tratando de dejar mal a Flanders. Durante una alucinación, Homer cantará Sugar Sugar, de The Archies.

El grupo en el que viajan Ernest Borgnine tampoco lo pasa particularmente bien. Durante su travesía serán observados por hombres de la montaña haciendo referencia a la película Deliverance. La desesperación sigue invadiendo a Homer y Flanders. El primero tratará de beber agua del mar tras malentender una cita de Samuel Taylor Coleridge. El segundo acabará loco de desesperación dando gritos y Homer le calmará a guantazos, con alguno de propina. Homer le regalará a Bart una navaja de verdad, claro que para darle emoción al asunto el bote se empezará a ir a pique con la lupa de la propia navaja. En el último momento Homer comenzará a oler a hamburguesa y descubrirán que hay un Krusty Burguer en una plataforma petrolífera -un sitio ideal para un restaurante- Al llegar la voracidad de Homer no tardará en relucir, pero se lo habrá ganado.

El episodio finaliza con el grupo de Borgnine en un campamento abandonado cantando, Borgnine era buen guitarrista y se llevó su propia guitarra al estudio para grabar esa parte. Se nos da a entender que el grupo es observado en todo momento, y atacado al final por Jason Voorhees, de lo que sacamos que toda la escena final es una referencia a Viernes 13.

Valoración

Un episodio muy divertido con momentos míticos a lo largo de los tres segmentos. La intervención de Ernest Borgnine le da un toque especial.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

El momento de la psicología inversa entre Homer y Bart es sin duda uno de los momentos más divertidos entre padre e hijo.

Lo peor

Hay una sátira a Manuel Antonio Noriega que es difícil de captar para quienes no conocen la historia del personaje.

Lecturas recomendadas