Los Simpsons La película
Análisis

Los Simpson: La película - Crítica del film, ya en Netflix

Por Jesús Delgado
-

Los Simpson: La película fue un hito para la serie de animación en 2007. Netflix ahora cuenta con este largometraje en su catálogo, invitándonos a hacer su crítica.

Netflix nos da una alegría. Los Simpson: La película ya está disponible en su catálogo. Y nosotros, como no podía ser de otra manera, nos hemos puesto a verla según nos hemos enterado de su disponibilidad. De hecho, mientras leéis esta crítica, el autor de estas líneas admite habérsela visto dos veces en el mismo día antes de ponerse con la crítica, dando fe así de lo mucho que le ha gustado volver a verla años después de su estreno. 

Los Simpsons: La película se estrenó, si echáis un poco de memoria, hace ya nueve años, allá por 2007. La cinta fue un ambicioso proyecto de Gracie Films, la productora de la serie, que tanto Matt Groening, creador de la familia amarilla, como el entorno de los creativos llevaba acariciando desde hacía años.

De hecho, había muchas ideas primitivas para la realización Los Simpson, pero casi todas desechadas o recicladas. Así, tenemos el caso del episodio de "Kampamento Krusty" (que se materializó luego en un videojuego de Game boy y en un único episodio) o las tentativas de hacer una película musical al estilo de Fantasía, solo con el universo de Springfield. Desgraciadamente, el pánico a que la película eclipsara a la serie o a dificultades técnicas acabó lastrando el inicio de la producción hasta 2006, que fue cuando el proyecto se inició de manera seria y en firme. 

La película de Los Simpson, de manera evidente, iba en contra de la tendencia imperante de hacer producciones con animación digital y en 3-D, apostando por la animación tradicional en 2-D, llamada por el propio Groening "Imperfecta a posta". ¿El resultado? fue una película que en su momento convenció de manera mayoritaria al público y a la crítica, a pesar de que hubiera voces disidentes. Claro que los números hablan por si solo. Su producción costó 75 millones de dólares y la recaudación ascendió a más de 525 millones. 

No obstante, y esto debemos recordarlo, en América Latina se encontró con algún que otro problema por motivo del doblaje. Si bien en España se respetaron las voces tradicionales de la serie, la traducción al español latino no contó con las mismas voces. Y es que la empresa de doblaje responsable, la GDI, se comprometió ante la Asociación Nacional de Actores (ANDA) en México a que los actores de voz que habían doblado la serie en las quince primeras temporadas repitieran papel. Sin embargo, a la hora de la verdad no cumplió su palabra, lo cual llevó al boicot en algunos países hispanos, haciéndole perder cierto grueso de taquilla a la peli. Pero bueno, vamos a la cuestión de fondo: estamos ante una buena película, ¿sí o no?

No es otro episodio largo, aunque lo parezca

"Me asombra que hayamos pagado por ver algo que podemos ver gratis por la tele. Para mi que todos los que estamos en este cine son unos pringados. Especialmente, tú".

- Homer Simpson

Con esta lapidaria frase comenzaba en 2007 Los Simpson: La película, poniendo en boca de Homer lo que muchos espectadores pensaban entonces y posiblemente aún haya quien lo piense. Dicho esto, cuidado, no estamos ante un desperdicio de tiempo, energía y dinero, sino ante un ejercicio de ingenio y de aplaudible animación tradicional y, sobre todo, ante una grandísima ración de risas para todos. 

Y es que si bien Los Simpson: La película hace honor a la premisa de su título y, efectivamente, podemos tener esa sensación que no se nos quita de que es un episodio más de Los Simpson, también hemos de admitir que lo tiene todo, pero a lo grande y en todos los sentidos. De entrada, hablemos de su guión. Es mucho más incisivo, absurdo e inteligente que la media de los capítulos. No en vano, los guionistas de la cinta son los de las primeras temporadas (las que los fans más reaccionarios señalan que son las únicas buenas, vaya). Esto implica que las cabezas pensantes más brillantes de la serie están detrás de una historia que no se corta a la hora tocar todos los palos y sensibilidades.

Política interior, política antiterrorista, medio ambiente, existencialismo, religión, sexualidad, celebrities, la estupidez crónica de Homer... no hay nada que pasen por alto. Y cuando lo hacen, es con un punto más allá de los limites permitidos por la serie y con un lenguaje algo más sucio de lo normal. Valgan como ejemplo, ese par de policías dándose el lote en el urinario del motel de carretera o el "desnudo" de Bart, que tan inteligente y divertidamente nos cuelan.  

Y todo ello lo hacen hilando un gag tras otro, no dejándonos sin reír ni un solo minuto. Es casi imposible que entre una escena y otra no haya un chiste o un giro inteligente que cuanto menos no nos arranque una sonrisa. Algo que no es fácil. De hecho, Homer resulta más tonto de lo normal.  Y eso sin contar con la aparición y cameos de algún famoso como Tom Hanks (quien se pone en realidad voz a sí mismo) o los guiños a películas y series como Star Wars, entre otros. 

No olvidemos tampoco la genialidad de la autoreferencia. Los Simpson: La película no para hacer referencia a los mejores episodios de la serie, como tampoco deja de introducir a personajes secundarios míticos. De hecho, en ella trabaja todo el elenco original. Algo que se dice rápido. Desde Moe a Krusty, hasta personajes como Hans Topo, Otto o la madre de Nelson. De hecho, las ausencias son más bien pocas. No podemos asegurarlo, pero además de "Grimmito" y del Actor Secundario Bob, diríamos que los más importantes están. 

Los Simpson: La película - Crítica del largometraje, ahora en Netflix

En este punto hemos de hacer un alto para hablar del doblaje. No sabemos cómo es la versión latina, no la hemos escuchado, pero lo que sí podemos decir es que la versión española es soberbia y muy fiel. Tanto que los actores de voz son los mismos, respetando fidedignamente el espíritu de su doblaje español, algo que le hace ganar muchos enteros a la película. Incluso Carlos Ysbert, sustituto de Carlos Revilla como Homer, hace un trabajo notable en aquella época, en la que aún pugnaba contra el sambenito de ser el reemplazo de la voz tradicional de Homer

Por otro lado, tampoco hemos de pasar por alto la animación. Como os decimos, se trata de animación tradicional, de la de toda la vida, con efectos digitales los justos, si no ausentes. Sin embargo, Los Simpson: La película sí que tiene algunas características destacables para su versión de cine. Una de ellas es su director, David Silverman, un señor que conoceréis por haber dirigido para Pixar Monstruos S.A. y La ruta hacia el Dorado para Dreamworks. Silverman desarrolló la película en un formato de 2.39:1, para diferenciarlo del televisivo. Un detalle que se nos revela al empezar los créditos iniciales, tras la secuencia de Rasca y Pica, ensanchando la pantalla, por cierto. 

Otro detalle curioso es la paleta de colores, sensiblemente diferente a la de la serie, mucho más sofisticada y con una gama de color mucho más extensa. Gracias a esto, podemos ver juego de luces y de sombras, que en la serie no disfrutamos, como una riqueza de planos, con picados, contrapicados, etc... poco habituales en el formato televisivo, pero dotan al producto final de un acabado muy resultón.

En conjunto, sí, puede que Los Simpons: La película nos deje ese sabor de habernos tragado un episodio más largo de lo normal, pero el resultado es tremendamente satisfactorio. En cierta manera, podemos decir que la  película adolece del vicio de parecer un capítulo precisamente por su estructura: Un inicio que nada tiene que ver con la trama, un conflicto que se desarrolla paralelo a una subrama, un choque entre los personajes y una reconciliación final que se salda con una absurda pero espectacular actuación de Homer. ¿Pero acaso si viéramos otra cosa hubiéramos salido contentos del cine? Posiblemente no. Además, ¿qué demontres? Si hasta tenemos la famosa escena con Bart escribiendo en la pizarra! ¿Quién da más?

Valoración

Divertidísimo largometraje animado, basado en la popular serie animada creada por Matt Groening. Un desternillante "capítulo largo" que no para de hacernos reír.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

¡Mosquis! Los gags hilados, uno detrás de otro; la animación, con más presupuesto y calidad que la de la serie; el mismo Homer de siempre...

Lo peor

Te queda la sensación de haber visto un "capítulo largo" más que una película.

Lecturas recomendadas