Análisis

SMITE para PS4 - Análisis

Por Alejandro Oramas Monzón
-

Versión comentada: PS4

El análisis de SMITE para PS4 ya está aquí para repasar las claves del exitoso MOBA de acción en tercera persona de Hi-Rez Studios, que nos propone espectaculares enfrentamientos entre dioses de varias mitologías.  

Tras su exitoso paso por PC y Xbox One, SMITE: Battleground of the Gods llega a PS4 para ofrecernos un MOBA de acción en tercera persona que nos propone espectaculares enfrentamientos entre dioses de varias mitologías. SMITE se ha convertido en un fenómeno en todo el mundo desde su lanzamiento original en PC, y actualmente ya acumula más de 20 millones de jugadores en todo el mundo. Su perspectiva en tercera persona y su desarrollo enfocado a la acción directa son algunas de las claves del éxito de este MOBA creado por Hi-Rez Studios. Después de varios meses de pruebas en las que han participado millones de jugadores, SMITE llega de forma definitiva a PS4 con importantes cambios con respecto a su beta como nuevos dioses, nuevos modos de juego, trofeos y optimizado a 60 fps. 

En primer lugar, y por si no conocéis el juego, creemos que lo más adecuado es comenzar explicando qué es SMITE. Este título desarrollado por Hi-Rez Studios es un MOBA de acción en tercera persona que utiliza el formato free to play. Todos los dioses y las apariencias alternativas se pueden desbloquear con los puntos de favor de los dioses obtenidos en cada partida, mediante la compra de gemas con dinero real dentro del juego, superando las misiones diarias o participando en eventos especiales. Eso sí, además de los cinco dioses iniciales que tendremos a nuestra disposición nada más comenzar, Hi-Rez nos permitirá disfrutar cada cierto tiempo de otros dioses que estarán disponibles por tiempo limitado a modo de prueba en una rotación gratuita. Todo un acierto, ya que permite que podamos experimentar el juego con otros dioses antes de lanzarnos a desbloquearlos. 

Un MOBA único

Uno de los aspectos más destacados de SMITE en PS4 es su impresionante plantel de personajes disponibles, y es que Hi-Rez Studios ha preparado un generoso elenco de más de 70 dioses de siete mitologías: Nórdica, Hindú, China, Egipcia, Maya, Romana y Griega. Así, podemos disfrutar de espectaculares combates en la piel de dioses como Odín, Thor, Anubis, Afrodita, Apolo, Hércules, Isis, Ne Zha, Kali o Rávana, cada uno de ellos con sus propias habilidades que hacen que cada personaje ofrezca una experiencia de juego totalmente diferente. Además, los dioses de SMITE están divididos en cinco clases (asesino, mago, guerrero, guardián y cazador) que definen su estilo de combate y el rol que vamos a tener en las partidas. 

Aunque de primeras nos hemos visto tentados de elegir a los dioses en función de su apariencia (algunos son tremendamente vistosos y dan ganas de jugar con ellos siempre), lo cierto es que cada dios está preparado para un estilo de combate concreto y debemos tener claro cómo vamos a jugar y qué rol tomaremos en el campo de batalla antes de lanzarnos a seleccionar nuestro personaje. Eso sí, os aconsejamos que probéis con todas las clases de dioses que ofrece SMITE ya que la experiencia varía bastante y cada clase cumple una función concreta en los combates, por lo que su elección no debe ser aleatoria. 

Como os decimos, la experiencia de SMITE Battleground of the Gods cambia mucho en función del dios con el que juguemos. Por ejemplo, hay dioses preparados para lanzarse al combate antes que el resto de personajes y ejercer un enorme control de masas mientras aguanta todo tipo de ataques gracias a sus habilidades defensivas. Otros, por su parte, están pensados para aquellos jugadores que prefieren un combate a distancia con poderosos ataques de área, evitando así los ataques físicos. Nosotros hemos probado varios dioses de las diferentes clases disponibles y podemos decir que en su mayoría están bien equilibrados, aunque también nos hemos encontrado algunos personajes que presentan habilidades ligeramente inferiores al resto de dioses y que pueden suponer una desventaja en combate. Una de las claves del juego está en conocer la forma de combatir de cada uno de los dioses y nuestra experiencia con la obra de Hi-Rez Studios nos hace pensar que se trata de escoger un personaje que sea acorde a la forma de jugar de cada usuario.

Durante las partidas podemos acceder a una tienda a modo de inventario en la que gestionar todos los complementos de apoyo que nos ayudarán en combate. Así, tendremos acceso a reliquias que otorgan poderes especiales, habilidades pasivas que, por ejemplo, aumentan nuestra defensa de forma permanente durante esa partida o consumibles como frascos de vida. Podemos usar la tienda siempre que queramos en medio de una partida, aunque para ello tendremos que acudir a la zona de salida de nuestro equipo en el mapa. Con el dinero que tengamos en nuestro poder en el momento de acceder a la tienda podemos comprar cualquiera de los ítems mencionados y mejorar a nuestro dios, que además, irá subiendo de nivel dentro de la propia partida (nada que ver con el nivel del jugador, que subirá a medida que completemos partidas hasta un máximo de 30). 

Esta tienda a modo de inventario que nos ofrece SMITE en PS4 para mejorar a nuestro dios en las partidas puede resultar algo confusa y caótica en los primeros combates. Por suerte, Hi-Rez Studios nos propone una opción muy útil, y es que sea el propio juego el que se encargue de gestionar nuestras mejoras y consumibles durante las partidas, una opción que se puede activar y desactivar en cualquier momento desde el menú de selección de personajes. Evidentemente, es recomendable que sea el propio jugador el que seleccione en todo momento qué consumible llevará al combate o en qué habilidades pasivas invertirá el dinero disponible, pero lo cierto es que se trata de una opción muy interesante para que en vuestras primeras partidas la atención esté totalmente puesta en la mecánica de combate y el control de los dioses. De hecho, si no sois habituales de los juegos MOBA, os recomendamos que, al menos durante algunas partidas, aprovechéis esta gestión automática del inventario. 

El combate de los dioses

En cuanto a los modos de juego versus (enfrentamiento contra otros jugadores), SMITE para PS4 también se presenta como un MOBA muy generoso. Aunque prácticamente todos los modos comparten el objetivo de destruir las torres enemigas y derrotar a los fénix y titanes que protegen su base, la diferencia radica en el número de jugadores de cada partida y el tamaño del mapa, que, por ejemplo, podrá tener una sola línea o varias. Los modos de juego disponibles en Smite Battleground of the Gods son Conquista, Arena, Disputa, Justa, Asedio y Asalto, y cada uno de ellos ofrece una experiencia de juego diferente gracias al diseño de los escenarios y el número de jugadores que en ellos participan. Conquista, por ejemplo, es el modo de juego clásico de SMITE y presenta un enorme mapa con varios caminos disponibles en el que se enfrentan diez jugadores (5v5), mientras que, por su parte, Arena nos ofrece una lucha abierta 5v5. 

Como os decimos, Smite es muy generoso a la hora de ofrecer posibilidades a los jugadores. Además de los mencionados modos versus, Hi-Rez Studios nos permite disfrutar de cinco modos de juego (Asalto, Conquista, Justa, Disputa y Arena) de forma cooperativa o en solitario en enfrentamientos contra inteligencia artificial, una forma ideal de ir conociendo las mecánicas del juego antes de lanzarnos al combate contra otros jugadores ya experimentados. Por si fuera poco, Smite también nos permite crear nuestras propias partidas personalizadas y acceder a un modo práctica con tutoriales de cada uno de los modos de juego para que aquellos usuarios que se estrenen en los MOBA con SMITE puedan conocer sus características de forma muy sencilla. 

Cada partida de SMITE es única y el modo de juego que queramos escoger nos ofrecerá una experiencia diferente. Si bien es cierto que las diferencias entre los modos de juego pueden parecer escasas, ya os decimos que se nota especialmente a la hora de que un partida sea más directa o tenga más toques estratégicos. Por ejemplo, el modo Conquista nos invita a utilizar estrategias y cooperar con nuestros aliados debido al enorme tamaño del mapa y a todos los caminos disponibles, mientras que el modo Arena nos ofrece enfrentamientos muy directos en los que la acción se concentra en un punto del escenario y no nos da descanso hasta que hayamos derrotado al equipo rival. Por último, nos gustaría destacar las penalizaciones para desertores que tiene el juego. Así, si abandonamos una partida, ya sea dentro de ella o en el propio menú de selección, SMITE nos penalizará con 30 minutos sin jugar. Eso sí, si queremos rendirnos legalmente en medio de un combate podremos hacerlo en según qué momentos, pero huir de las disputas entre dioses tiene su castigo.

Apartado visual y sonoro

SMITE en PS4 presenta un apartado visual muy vistoso, y aunque no cuenta con uno de los mejores gráficos de la consola de Sony, se apoya en un fantástico diseño de personajes y escenarios para que todo luzca de maravilla. Además, la combinación de poderes y el efecto de los mismos en el campo de batalla nos regalan momentos espectaculares. El diseño de cada uno de los más de 70 dioses está muy cuidado y se completa con unos atuendos extra que no sólo aportan variedad al conjunto, sino que también lucen de maravilla y nos invitan a desbloquearlos todos sólo para disfrutar del espectáculo visual que supone ver a nuestro dios en combate. Los escenarios, por su parte, también gozan de un buen diseño y ayudan a que cada modo de juego ofrezca una experiencia diferente. 

En cuanto al apartado sonoro, SMITE cuenta con una banda sonora correcta que por momentos puede llegar a ser épica, especialmente en el menú de selección de nuestro dios. Pero lo que realmente destaca en la obra de Hi-Rez Studios son los sonidos de batalla, que no sólo nos permiten disfrutar de espectaculares efectos cuando lanzamos alguno de los poderosos ataques disponibles, sino que también nos permiten diferenciar qué personaje es el que ha realizado un determinado ataque gracias a sus particulares gritos de guerra. Cabe destacar también que Smite llega a PS4 con textos en castellano y voces en inglés. 

Conclusión

SMITE es un fantástico MOBA de acción que sabe diferenciarse de otros juegos del género gracias a un desarrollo en tercera persona y unos combates frenéticos y cargados de acción directa. Además, cuenta con un generoso elenco de dioses que no sólo aportan variedad al conjunto, sino que también nos ofrecen una experiencia muy diferente en función de con qué personaje queramos jugar. La variedad de sus modos de juego y un apartado artístico muy trabajado completan un título muy recomendable no sólo para los seguidores del género, sino para todos aquellos que quieran comenzar a disfrutar de las mieles de los juegos de acción MOBA. Por si fuera poco, Hi-Rez Studios no ha descuidado la comunidad de jugadores de SMITE tras su lanzamiento en el resto de plataformas, por lo que esperamos que el título también goce en PS4 de nuevos contenidos y eventos especiales de forma regular. 

Valoración

SMITE es un fantástico juego de acción MOBA en tercera persona que llega a PS4 acompañado de más de 70 dioses de diferentes mitologías y varios modos de juego. Si eres fan del género, no te puedes perder Smite: Battleground of the Gods.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

La variedad de modos de juego, los más de 70 dioses disponibles y el diseño de niveles y personajes.

Lo peor

El inventario durante las batallas es confuso y algunos dioses no están tan bien equilibrados.

Lecturas recomendadas