Spiderman_azul_3
Análisis

Spider-man: Azul - Review del cómic de Jeph Loeb y Tim Sale

Por Jesús Delgado
-

Spider-man: Azul es un cómic de Jeph Loeb y Tim Sale en el que se rinde tributo a la etapa de John Romita y Stan Lee, recordando la Edad de Oro del superhéroe

Tras haber analizado Daredevil Amarillo, vamos a otra etapa de los cómics Marvel. Después de haber publicado este cómic en 2001, Jeph Loeb y Tim Sale (Batman: El largo Halloween) decidieron también rendir homenaje a otro héroe de la Casa de las Ideas, repasando uno de sus periodos emblemáticos. En esta caso se trató de Spider-man, pero en lugar de hacer como con el Hombre sin Miedo, volviendo a lo que ellos consideraban la edad dorada del héroe. Así nació Spider-man: Azul (Spider-man: Blue).

Spider-man: Azul nos muestra a un Spidey melancólico (el azul en inglés es sinónimo de melancolía), recordando en el Día de San Valentín a Gwen Stacy. A través de una serie de cintas que graba en el ático de su casa, Peter Parker se retrotae a los años 66/67 con las primeras aventuras del Hombre Araña, pero arranca con un héroe ya formado. De hecho, su relato comienza con la noche en la que Norman Osborn, el Duende Verde, le capturó y descubrió quién era él y a su vez, Peter descubrió la identidad del villano. 

A partir de ese momento, Peter comenzará a recordar sus enfrentamientos clásicos con el Lagarto, Rhino, el Buitre y Kraven; la llegada de Mary Jane a su vida; su naciente amistad con Harry Osborn; hasta el inicio de su relación sentimental con Gwen Stacy. De esta manera, el dúo realiza un viaje al pasado, recordando las historias de John Romita padre y de Stan Lee que firmaron juntos en esta época. Más concretamente, el tomo adapta los números comprendidos desde The Amazing Spider-man #39 al 49. 

Ahora bien, ¿cómo les ha salido el experimento?

Misma fórmula, distinto resultado

Spider-man: Azul parte de una premisa similar a la de Daredevil Amarillo y juega al mismo juego. El de la melancolía y el de "todo tiempo pasado fue mejor". Sin embargo, la excusa para este arranque es el mismo, el tropo de la novia muerta y algo huele a caduco en todo ello. De hecho, ya os adelantamos que el resultado no es tan brillante, a pesar de ser una lectura muy grata y con un exquisito buen gusto que nos recuerda enormemente a los cómics clásicos.

Si queréis refrescar la memoria, podéis leer la review de Daredevil: Amarillo y contrastar los parecidos entre ambas obras.

El problema que muestra Spider-man: Azul es este arranque y esta excusa para contrastar entre aquel Peter que pudo ser feliz y el Peter del año 2002 (cuando se publicó este cómic), quien aunque felizmente casado con Mary Jane ha madurado y se ha avinagrado con el paso de los años, al tiempo que su mundo se hacía más oscuro, frío e inclemente. Y con él, la relación con sus viejos amigos de juventud y sus luchas con los villanos. 

El cómic por tanto, trata de reflejar esa dualidad, pero hay algo que no acaba de cuajar demasiado, quizá porque el truco ya se hizo un año antes con otro héroe en circunstancias más o menos similares. Ahora bien, como decimos, aunque pierde frescura, la obra tiene puntos a su favor. Uno de ellos es precisamente el trabajo de Tim Sale. Aunque el dibujante no es un artista fácil para novatos en el cómic, su trabajo fijándose en Romita y tratando de adaptar la forma narrativa de los 70 es un gran acierto.

De la misma manera, la narración de Loeb adapta y traduce para el público más actual la propuesta de Stan Lee quien escribió esta etapa. Respetando la ambientación setentera, el escritor hace accesible al lector moderno la estética y la moda de la época, haciendo que esta no sea extraña a los ojos contemporáneos, sino un elemento más del relato que ayuda a entender por qué esa nostalgia y esa época más sencilla y fácil para Spidey. 

Desgraciadamente, hemos de decir que el cómic no ha envejecido todo lo bien que podría. El motivo principal lo debemos buscar en la dinámica editorial de Marvel, en donde todo cambia constantemente para que todo siga igual. Debido a ello, la serie y algunas de sus bases han caducado de cara a la continuidad actual de los cómics, en donde Peter no está casado con Mary Jane y lleva una vida muy distinta a la reflejada en este cómic. De hecho, debido a este cambio de continuidad, esa comparación entre el Spidey de los 60 y el "actual" no acaba de casar del todo bien a día de hoy. Dicho de otra forma, el tiempo se ha cobrado su precio sobre esta obra por motivos editoriales, que no por una mala construcción de la trama. 

Ahora bien, Spider-man: Azul sigue siendo una obra muy recomendable a tener en cuenta, junto al resto de obras de la tetralogía de Loeb y Sale: Hulk: Gris, Capitán América: Blanco y Daredevil: Amarillo

Los mejores cómics de abril de 2017: El Multiverso, Sin City...

Spider-man: Azul se ha reeditado recientemente bajo el sello de Panini Comics. Podéis encontrarlo en librerías especializadas y grandes superficies al precio de 15 euros. 

Valoración

Spider-man: Azul es un canto al fin de la Edad de Oro de Spider-man. Melancólico en su discurso, recuerda tiempos mejores del Hombre Araña.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

El guiño a la etapa clásica de Spider-man. El trabajo de captar la atmósfera de aquellos cómics perdidos.

Lo peor

Tim Sale no es un dibujante para todos los públicos. La premisa de la novia muerta ya está algo agotada. Su enfoque es algo anacrónico.

Lecturas recomendadas