Star wars Guerras clon tomo 1
Análisis

Star Wars: Las Guerras Clon - Review del volumen 1 de los cómics

Por Jesús Delgado
-

Analizamos Star Wars: Las Guerras Clon Volumen 1. Se trata del primer tomo que contiene los 5 primeros volúmenes en cómic de The Clone Wars de Dark Horse, una historia bélica escrita por John Ostrander y Haden Blackman y dibujada por Jan Dursema y otros autores.

Las Guerras Clon son un momento clave de la mitología de Star Wars. Ya incluso en la primera película, Episodio IV: Una nueva esperanza (1977), se hace referencia a este conflicto como uno de los pivotes de la historia galáctica. Durante mucho tiempo esta encarnizada contienda que dividió la galaxia en una guerra civil fue un concepto que estuvo entre bambalinas como uno de los soportes clave sobre los que se organizó todo el Universo de La Guerra de las Galaxias. De hecho, más allá de borradores de las primeras películas nunca llegó a desarrollarse del todo. Valga como ejemplo el hecho de que el personaje de Lando Calrissian originalmente iba a ser un clon surgido a raíz de este conflicto. Aunque luego esto se cambio.

Habríamos de esperar casi veinte años, a 2002, para que Star Wars Episodio II: El ataque de los clones, nos pusiera en situación, exponiendo el origen del nombre de estas guerras. Y, sin embargo, recordemos, ninguna película en realidad acabaría por explorar esta puesto que al saltar al Episodio III: La venganza de los Sith (2005), directamente pasaríamos al final y desenlace de las Guerras Clon. ¿Pero si era tan importante, entonces por qué no se desarrolló?

La respuesta a esto debemos de buscarla en la mente de George Lucas (gran fabulador y mercader, pero no tan buen desarrollador de historias). Entre 2003 y 2005 encontró la fórmula de explotar el conflicto en forma de serie animada, firmada por Genndy Tartakovsky (El laboratorio de Dexter) en la cadena Cartoon Network. Estas historias, a su vez, irían apoyadas por unos cómics de Dark Horse que se comenzarían a publicar en 2003 y acabarían en 2006, tras la conclusión de las precuelas.

De esta forma, se conformaría una serie de relatos que servirían de apoyo a las películas, salvando el cuello a la hora de explicar y justificar por qué Anakin se pasaba al Lado Oscuro, los horrores de la guerra, etc. Huelga decir que si las películas fueron críticadas. No así ni la serie de Tatkovsky ni los cómics que pasaron a ser material de referencia y de culto casi desde un primer momento.

Aún así, Lucas optó por descanonizar todo este material a golpe de serie. Como bien sabéis, en 2008 lanzó una nueva Clone Wars realizada por animación CGI, que sería la precursora de Rebels. Esta serie, al estilo Hazañas Bélicas, un tanto menos centrada en los Jedi y más en los personajes no usuarios de la Fuerza, borraría de la oficialidad los anteriores relatos, reemplazándolos y asentando una nueva continuidad al tiempo que introducía nuevos personajes: Ashoka Tano, Rex, Cad Bane... Sin embargo, los fans seguirían celebrando el material "original" como el de verdadero valor narrativo, argumental e interés.

¿Los motivos? Os los contamos en esta review del tomo 1 de Star Wars: Las Guerras Clon, editado en España por Planeta Cómic, en el que se recoge la mitad de la serie original de The Clone Wars.

Guerras de Jedis

A ver, Las Guerras Clon no son lo que se dice una lectura ligerita. Muestran un punto de vista bastante duro de ver el conflicto que se desarrolla entre las dos últimas películas de la trilogía de las precuelas. Su discurso, desde luego, no es nada liviano. Esto es, no tiene ningún problema en demostrar al lector que lo que está pasando es una guerra civil a escala galáctica, con encarnizadas batallas, campos de batalla polvorientos y exentos de ningún tipo de glamour poético y con escenarios de lucha que van desde las órbitas planetarias hasta el subsuelo, pasando por maniobras políticas en el Senado, nada exentas de puñaladas traperas.

En este aspecto, se trata de una obra muy completa y variada en donde, por ende, Obi-Wan y Anakin no son los únicos protagonistas y sirven para desarrollar a un montón de personajes memorables del viejo canon. Por ejemplo, Quinlan Vos, Aayla Secura, Alfa, etc... que de alguna manera quedaron muy diluidos en la revisión animada de The Clone Wars. De hecho, no queremos hacer comparaciones acerca de serie y cómic, o al menos no valoraciones, pero existen diferencias notables. 

La primera de ellas, además de la crudeza que os referimos, es que los cómics de Las Guerras Clon se centran mucho más en la figura de los Jedi que en la de los clones, en donde son presentados de una manera mucho más impersonal, siendo retratados más como androides biológicos antes que como supersoldados creados por la bioingeniería. El planteamiento, por tanto, radica principalmente en la idea del choque entre el Lado Oscuro y los Jedi, dejando la idea del conflicto como mero escenario, a pesar de la crudeza de este.

Otro detalle también radica en la preponderación de ciertos personajes como Quinlan Vos, y otros secundarios de las películas, frente a tándem Kenobi-Skywalker, que si bien tiene bastante protagonismo, no es el principal foco de atención. Esto, claro, ayuda a enriquecer la Galaxia de Star Wars y todo su trasfondo, expandiendo historia más allá del drama de la familia Skywalker y sus allegados. Demostrando que hay más Star Wars, más allá de este culebrón familiar. Desgraciadamente, los Jedi y Jedis oscuros parecen tener el principal foco de atención, dejando a los no sensibles a la Fuerza en un segundo plano. 

Dicho esto, hemos de hacer notar que los guiones de John Ostrander y Haden Blackman son muy lúcidos y acordes a la línea editorial de Dark Horse desde los 90 hasta el momento de publicación de esta serie. No obstante, aquí encontramos también su primer pero: la excesiva libertad creativa de los escritores y dibujantes, que presentaban en ocasiones personajes como el de Durge, que si bien ya apareció en la serie animada, estéticamente resultaba una ruptura con lo visto en las películas. De hecho, muchos detalles vuelven a recordar a ese ruido de atmósfera existente entre películas y cómic y novelas, tan habitual en el viejo Universo Expandido. 

No obstante, en contraprestación, también es cierto que tenemos un apartado visual excepcional. La gama de autores que se dejan las manos y los ojos en sus páginas es, posiblemente, de lo mejor del momento, al margen de las dos grandes editoriales. Los trabajos de autores como Jan Duursema, Brandon Badeaux o Brian Ching son de lo mejor que ha tenido Dark Horse en materia de Star Wars. Además, hagamos notar que el color de Joe Wayne y Brad Anderson, entre otros, es el responsable de la atmosfera tan característica de Star Wars: Las Guerras Clon.

En conjunto, podemos ponderar que Star Wars: Las Guerras Clon es un producto tristemente descanonizado, en base a aquella cláusula por la que Lucas se reservaba el derecho a cargarse la canonicidad de una historia siempre y cuando a él mismo no le diera por contar la misma historia otra vez. Su calidad tanto argumental como visual están más allá de toda duda. Y a pesar de haber sido desoficializado, es una de esas cosas del viejo Universo Expandido (como Heredero del Imperio), cuya lectura hemos de recomendar fervientemente. Aunque solo sea por la curiosidad de ver cómo funcionaba el viejo canon.

El primer tomo del que os hablamos puede encontrarse con relativa facilidad de manos de Planeta Cómic. Star Wars: Las Guerras Clon vol. 1 comprende los tomos originales de La defensa de Kamino y otras historias, Victorias y sacrificios,La última esperanza de Jablin, Luz y Oscuridad y Las mejores espadas. Todos ellos editados originalmente bajo el sello de Planeta DeAgostini. El precio de este primer volumen es de 40,00 euros. 

Valoración

Correctísima propuesta que unió los episodios II y III de Star Wars en cómic. De lo mejor de Dark Horse en materia de cómic de Star Wars.

Hobby

81

Muy bueno

Lo mejor

Le escenario de las Guerras Clon. El color, que nos mete en la dura atmósfera del conflicto. Los diseños de personaje y la atención a los secundarios.

Lo peor

No es canon desde hace mucho tiempo. Se nota la gran libertad creativa de los autores. Se centra más en los Jedi que en lo no sensibles a la Fuerza.

Lecturas recomendadas