Star Wars Imperio Oscuro - Review del "origen" del Universo Expandido
Análisis

Star Wars Imperio Oscuro - Review del "origen" del Universo Expandido

Por Jesús Delgado
-

Star Wars Imperio Oscuro fue el "origen" del Universo Expandido de Star Wars. Este primer gran cómic del UE de La Guerra de la Galaxias sigue a la Trilogía de Thrawn, construyendo el principio de las historias más allá de las películas. En esta reseña analizamos esta obra clave del viejo canon.

Star Wars Imperio Oscuro es, posiblemente, uno de los dos pilares sobre los que se sustentan una etapa importante para la historia de Star Wars como franquicia. En 1991 fue el primer título de Star Wars que la editorial Dark Horse Cómics publicó, abriendo la veda en cómic para el Universo Expandido. Esto es, todos los relatos que ocurrían más allá de las películas originales y que pretendían seguir la historia después de El Retorno del Jedi

De esta manera, Imperio Oscuro se ubicaba un poco después de los eventos narrados en la trilogía de Thrawn, encabezada por la novela Heredero del Imperio de Timothy Zhan. Estos dos relatos iban a ser los responsables de crear una "nueva" galaxia en torno a la cual se iban a articular una miriada de relatos e historias, destinadas a contar todo aquello que no había sido posible contar en las películas, iniciando una revolución comercial que tendría su expresión no solo en cómics y novelas, sino también en videojuegos míticos como Star Wars Dark Forces (y sus secuelas de la serie Jedi Knight). 

El origen en cómic del UE

Star Wars Imperio Oscuro es una obra publicada originalmente entre 1991 y 1992, escrita por Tom Veitch y dibujada por Cam Kennedy. Posteriormente tendría dos secuelas. Imperio Oscuro II (1994-95) y El Fin del Imperio (1995). Sin embargo, atendiendo a cómo se conoce la obra al completo en los mentideros de Star Wars, hoy vamos a a hablar de la trilogía al completo.

La historia de Imperio Oscuro se remonta a finales de los 80, poco antes de que Marvel hubiera de ceder los derechos de los cómics de Star Wars a la por entonces incipiente Dark Horse. De hecho, se esperaba que la primera fuera a ser la editorial que lanzase esta historia. Sin embargo, el traspaso de franquicia demoró (ligeramente) la publicación del cómic.  Para este cómic, que pretendía ser la cuna del UE, Lucasfilm tanteo al tándem creativo formado por Veicht y Kennedy, cuyo trabajo en The Light and Darkness War en el sello Epic de Marvel había llamado la atención de la empresa.

Cabe destacar que la producción de este cómic fue, desde el principio, una pesadilla. La idea con la Veicht y Kennedy partieron en un principio distó mucho de ser lo que luego leeríamos. Los autores querían que el relato del "primer cómic de la nueva Star Wars" girara en torno a un impostor de Darth Vader (una idea que, por cierto, inspira alguno de los borradores del Episodio VII), pero según las malas lenguas George Lucas echó la propuesta por tierra, imponiéndose y exigiendo que el villano fuera el Emperador, quien de alguna manera había sobrevivido a Endor.

Estos son los mejores cómics del Universo Expandido

No solo eso. La idea de este Universo Expandido era la de estar articulado entre sí con novelas y películas, como ocurría, salvando las distancias con el Universo Marvel. De ahí que, en teoría, su trama debía de ambientarse justo después del Retorno del Jedi y antes de Heredero del Imperio. Esto, claro iba obligar a Timothy Zhan, autor de la novela, a adaptar su texto para que encajase con el cómic, haciendo menciones a este. Obviamente, Zhan, ganador de premios Nébula y Hugo les mandó al carajo, imponiéndose él a Lucasfilm y a su máximo directivo. De ahí que la adaptación se produjera a la inversa, forzando a Veitch y a Kennedy a adaptar Imperio Oscuro para que ocurriera después de la Trilogía de Thrawn. 

Si embargo, con el margen de maniobra que el equipo logró alcanzar, se consagró una obra que sería la base para muchos más relatos que luego vendrían. Relatos de los Jedi y la trilogía de la Academia Jedi de Kevin J. Anderson desarrollarían elementos e historias que ya se introducían en Imperio Oscuro: los holocrones, las Guerras Jedi/Sith originales, entre otros. 

Ahora bien, ¿cómo ha envejecido Imperio Oscuro veinticinco años después? ¿Quién tuvo retuvo, o la obra se ha avinagrado con el paso del tiempo?

La leyenda más allá de Endor

El problema que encontramos con Imperio Oscuro es precisamente el hito que supuso respecto al producto que es a día hoy como cómic. En su momento, Imperio Oscuro fue un título revolucionario. Tras una década, volvíamos a tener historias frescas y de cierta calidad sobre La Guerra de las Galaxias.  Desgraciadamente, actualmente, si no vienes de aquella época (o tienes el ojo entrenado), Imperio Oscuro puede defraudar mucho. Sobre todo si las expectativas han sido puestas muy altas, alentadas por quienes vivieron su publicación original, siendo aún víctimas de la nostalgia.

Hay que entender que esta obra ha erigido una enorme mitomanía  en torno a ella en buena parte debido a que es la cuna de numerosos elementos del UE, como os decíamos antes: el planeta Korriban (rebautizado Morriban por el propio George Lucas), los Holocrones, la presentación del mundo de los Mon Calamari, el regreso de Boba Fett, etc... y, claro, este papel fundacional como piedra sobre la que se erige la iglesia del Universo Expandido pesa mucho. Sin embargo, lo cierto es que el relato no ha aguantado bien el pasar de los años.

Si bien la narrativa es fluida y a grandes rasgos correcta, para nada farragosa, su fondo adolece de cierta ingenuidad, tono maniqueo y excesiva idealización en torno a elementos como la Fuerza, los Jedi o incluso los restos del Imperio y el poder del Emperador. Quizá el único defecto de forma que se le puede achacar es que Veicht peca anticipando secuencias de su narración, pero claro, este era el estilo de su momento y aún no había un ritmo definido para cómo debían de narrarse los cómics de Star Wars. En esta línea, y en contraste con comics posteriores, vemos como los tiempos y las acciones se diluyeron, siendo más pausadas en lo sucesido. 

También la formulación del escenario resulta abrupta respecto a lo que hoy conocemos. Pero, nuevamente, hemos de entender que en su momento se adentraba en territorio inexplorado, de ahí que más que en Star Wars, en ocasiones tengamos la sensación de estar en otro universo de Ciencia Ficción. Dicho esto, también hay que dar manga ancha a esta interpretación, y asumir que cada generación y década tiene su propia manera de entender el fenómeno Star Wars. No por ello menos digna, por cierto. Y si no, que se lo pregunten al conejo verde de los cómics de los 70...

Por otro lado, ya a nivel visual, hemos de destacar que Cam Kennedy es muy criticado por su estilo excesivamente independiente y por la paleta de colores fría y desvaída que utiliza, y que en un primer vistazo nos hace pensar que resta espectacularidad a su trabajo. Sin embargo,  hemos de entender que Kennedy es un ilustrador que venía de trabajar de 2000 AD (la revista que publicaba las aventuras originales del Juez Dredd), en donde su estilo era `prácticamente marca de la casa, la cual adaptó para según las directrices directas de Lucasfilm desarrollar un nuevo estilo de cómic de Star Wars. 

Ahora bien, a pesar de las particularidades del dibujante, su labor de diseño es monumental y es precisamente uno de los puntos fuertes de la obra. La capacidad de este artista para reciclar material de Ralph McQuarrie y generar propio, creando una nueva estética para Star Wars en los cómics, que a su vez bebía de lo visto en las películas, es un trabajo que debe ser valorado y aplaudido. Numerosos de los elementos que se presentan en Imperio Oscuro son el principio de una forma de entender La Guerra de las Galaxias que duró más de dos décadas. 

¿Qué cómics y novelas hay que leer para estar al día con Star Wars Episodio VIII? Pues estos, sin duda

Además, en defensa de Kennedy, hemos de señalar que a pesar de que su tipo de dibujo no sea atractivo para el lector moderno, como ilustrador es muy competente. Respeta la anatomía natural del cuerpo humano y también es bastante diestro a la hora de reflejar expresiones corporales, así como sentimientos e intenciones en los rostros de sus personajes. Si bien es cierto, y esto no se puede negar, que algunas viñetas resultan sucias en cuanto a acabado, restando algo de lustre.

En conjunto hemos de encarar Star Wars Imperio Oscuro como un cómic de su momento. Está marcado por una técnica narrativa y visual propia de finales de los ochenta, es una obra de referencia para el resto del viejo canon. Una defensa encarnizada o una catilinaria destructiva ya son actos que no vienen a cuento. En su fondo queda el resultar una lectura interesante para entender cómo funcionaba el viejo Universo Expandido y también, a modo comicófilo, para contar una muestra de los principios de Dark Horse en materia de cómic de Star Wars durante los noventa. 

Si os ha picado la curiosidad, os señalamos que Star Wars Imperio Oscuro se ha reeditado recientemente de manos de Planeta Cómic, esta vez bajo el sello de Leyendas, en el cual se acoge todo aquello que ya no forma parte del canon de La Guerra de las Galaxias. Esta edición al completo, con las tres obras que forma la trilogía en cómic, puede encontrarse al precio de 35 euros. 

Valoración

Pilar del viejo Universo Expandido de Star Wars. Una obra de los años 90 que desataría de nuevo el interés por la franquicia. Debe verse en perspectiva para poder disfrutarse plenamente.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Es el origen del viejo Universo Extendido. Prácticamente todo este desciende de los elementos aquí narrados. El diseño de personajes, naves y mundos.

Lo peor

La historia y la narrativa fueron frescas para su momento, pero han envejecido muy mal. Visualmente no es de lo más atractivo que editó Dark Horse.

Lecturas recomendadas