Análisis

Steel Diver, análisis en el fondo del mar

Por José Luis Sanz
-

Cuando le pusimos la mano encima a Steel Diver en el evento de presentación europea en Ámsterdam el pasado mes de enero, nos pareció una genialidad de Nintendo que se había dejado de gaitas y había desarrollado un juego más raro que un perro verde, pero con los suficientes elementos atractivos como para considerarlo uno de los grandes títulos en el lanzamiento de la nueva 3DS.

Así que ahora que lo tenemos aquí y lo hemos probado, he de decir que esa explosión de felicidad se ha visto reducida sensiblemente y, tal vez, es posible que no sea tanto como parecía, pero que tampoco sea tan poco como otros creían.

Pantalla 3D, juego en 2D

Steel Diver gusta por la perspectiva que Nintendo ha decidido darle y que se ve potenciada por la pantalla 3D de la consola. Contemplar el escenario así, con ese detalle y profundidad, da al juego una dimensión increíble aunque bien es cierto que todo es 3D menos su desarrollo. Mientras que el mundo de los juegos se mueve a lo alto, ancho y largo, Steel Diver sólo se maneja hacia arriba o hacia abajo.

Sólo hay un guiño a las tres dimensiones cuando cogemos el periscopio y le tiramos un torpedo a algunos de los buques que nos han señalado como objetivo. Pero vamos, tampoco hay mucho que hacer salvo apuntar calculando la velocidad a la que se mueve el enemigo para intentar hundirlo a la primera (que nunca es posible).

Steel Diver se inicia con la elección de un submarino. Hay tres tipos muy diferenciados: el que tiene una potencia de fuego descomunal, el que cuenta con un blindaje defensivo infranqueable y el que mezcla los dos aspectos de forma equilibrada para no ser bueno en nada ni malo en todo. Como podréis imaginar, lo primero que se nos pasará por la cabeza es coger el intermedio...

El control es la clave

El corazón de Steel Diver se encuentra en el modo Submarino que, a su vez, está dividido en Campaña y Contrarreloj. En la campaña nos esperan 7 misiones que narran la trama principal, mientras que Contrarreloj ofrece 8 escenarios (distintos a los de la campaña) en los que nuestro objetivo es llegar a la meta en un tiempo límite. Como si fuera un coche en un circuito.

En ambos modos la forma de jugar es la misma: avanzamos en 2D (aunque con efecto de profundidad 3D) con un control completamente táctil ideado para que nos sintamos como el capitán del submarino. Con una barra controlamos la profundidad de inmersión y con otra avanzamos o retrocedemos. Como la pantalla no es multitáctil, sólo podemos hacer una de las dos cosas a la vez. Puede parecer un control un poco extraño, pero funciona de maravilla ya que, aunque es exigente, también es efectivo y divertido.

Batallas navales clásicas

Al acabar cada misión en Steel Diver siempre hay una fase de bonus donde el desarrollo de la partida cambia radicalmente: pasamos de una visión lateral a otra en primera persona en la que debemos hundir los barcos enemigos para conseguir emblemas que otorgan una serie de ventajas para mejorar nuestros bicharracos. La forma de jugar también es divertida ya que, usando el sistema de detección de movimiento y posición de 3DS (giroscopio), tendremos que movemos para buscar a los enemigos como si la consola fuera un periscopio de verdad.

Por último, Steel Diver dispone del modo Batalla Naval, una especie de minijuego por turnos al estilo Hundir la flota muy simple en el que podemos disfrutar en compañía de nuestros amigos.

¡¡Arriba el periscopio!!

A Steel Diver le sobra originalidad, sobre todo en el control que nos propone para cada situación. La pega es su limitado contenido: todos los modos de juego andan escasos de niveles y se pueden completar en poco tiempo. Aún así, resulta un juego entretenido y bastante especial, donde la novedosa forma de control es el factor más destacado.

Steel Diver puede atraerte por su clásica puesta en escena (¿recordáis las viejas máquina recreativas mecánicas de submarinos?), la increíble sensación de profundidad, su sencillez de planteamientos y, desde luego, que es de Nintendo. Cosa que nunca es mala. Eso sí, las mismas razones que sirven para ensalzarlo (lo de Nintendo no), muchos podrían utilizarlas para ponerlo verde, y eso ,siempre, depende del gusto de cada uno.

A nosotros, desde luego, no ha gustado y mucho. ¡¡Qué se le va a hacer!! ¿Estamos ante un futuro clásico?

Valoración

Steel Diver es un juego para aficionados tranquilos, que nos busquen el gatillo fácil y con una concepción radicalmente distinta a lo que Nintendo nos tenía acostumbrados. Un experimento que gustará mucho.. o nada.

Hobby

88

Muy bueno

Lo mejor

El control con el lápiz y el giroscopio, además de la sensacional perspectiva 3D estilo 'acuario'.

Lo peor

Es un juego de extremos: o te entra por los ojos y lo amas o lo detestas.

Lecturas recomendadas