Suburra
Análisis

Suburra - Crítica de la película del creador de Gomorra

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Suburra, película dirigida por Stefano Solloma, el creador de Gomorra. Cuenta con Pierfrancesco Favino y Claudio Amendola al frente del reparto y se estrenará el viernes 16 de septiembre de 2016 en España.

Stefano Sollima nos habla en Suburra de la Roma de 2011, una ciudad cuya lógica interna tiene asimilada a toda clase de figuras institucionales corruptas, eclesiásticos mafiosos y que por tanto se prepara ante la llegada de cambios inminentes cuando se acerca el Apocalipsis y cae todo con si fuera un gran castillo de naipes.

Todo empieza cuando el exintegrante de una banda de mafiososdesarticulada en la década de los 70 vuelve al mundo de la corrupción con un nuevo plan: un gran proyecto inmobiliario que tiene previsto convertir la costa de Italia en un complejo similar a Las Vegas (¿os suena un poco a Eurovegas, verdad? Es que en España también podríamos escribir una Biblia sobre corrupción).

Samurai (Claudio Amendola) obtiene el apoyo de la mayoría de las mafias que existen en la localidad de Ostia, pero esto no es suficiente para conseguir su objetivo final y, así, su proyecto se convierte en una gran batalla que involucra a todos los escalafones de los bajos fondos y de las altas esferas políticas y religiosas.

Sollima define su película como “una gangster movie que refleja el final de una era, de un mundo político y un mundo criminal que se está convirtiendo en otra cosa, aún no sabemos bien en qué, y que, por tanto, se agita dejando a su paso restos de sangre a la espera de una especie de nuevo orden".

Suburra

La película se basa en la novela homónima de Giancarlo De Cataldo y Carlo Bonini en la que Roma con su incesante lluvia que anuncia esa limpieza necesaria de las calles, es retratada como un verdadero personaje tal cual: el Tíber esconde los cadáveres que deja la noche llena de pecados inconfesables que a la postre son la moneda de cambio para conseguir presionar a la cámara y obtener los votos necesarios para cambiar la faz de la costa.

Suburra no solo es poderosísima a nivel visual gracias a la fotografía de Paolo Carnera (ya había trabajado en Roma criminal o Gomorra) que se vale de fuertes contraluces, altos contrastes y neones para mostrar las sombras de la ciudad sino también por obra y gracia de la banda sonora de Pasquale Catalano.

Suburra

En general hay un gigantesco oposición entre lo que se nos cuenta y cómo se nos cuenta. Se aprecia una evidente voluntad esteticista convirtiendo el relato en una pieza artística muy hermosa aunque aterradora y putrefacta en el fondo. Es toda una manzana envenenada, como lo son todas las relaciones que se narran en la propia película: la lealtad, el honor, la palabra o la rectitud son valores que se perdieron hace mucho tiempo.

Entre las grandes virtudes a destacar de Suburra están las interpretaciones. El reparto es muy sólido y destacan especialmente Pierfrancesco Favino, Elio Germano, el ya nombrado Claudio Amendola, Greta Scarano y la bellísima Giulia Gorietti.

Suburra

La cinta no se anda con rodeos y muestra extorsiones, asesinatos, escenas sexuales explícitas e incluso el hielo quebradizo en el que se mueven las distintas familias que dominan la ciudad abundando en las diferencias de clase entre unas y otras y la variedad de sus métodos para obtener lo que quieren. 

No menos interesante es el telón de fondo con la abdicación del Papa Benedicto XVI y el final del segundo mandato de Berlusconi catapultando la historia hasta un final de punto y aparte. Queda claro que la película es todo un ajuste de cuentas con la clase política italiana, equiparada y hablando de tú a tú con la mafia... Es más, la secuencia inicial tan explícita del diputado Malgradi arrojado a sus vicios, deja clarísimo que está incluso mucho más abajo en la escala de moralidad puesto que se ampara en la impunidad y la falsa apariencia.

Suburra

Quienes conozcáis la trayectoria de Sollima y queráis saber cuál será su próximo proyecto tened en cuenta que la trama de corrupción de Suburra tendrá una continuación en forma de serie en Netflix. La plataforma, de esta manera, lanzará su primera serie original italiana tal y como hará en España contenidos de producción propia en castellano como la película 7 días.

Es triste, pero la lectura que se saca es que la realidad de las corruptelas de nuestro país no anda tan lejos en absoluto. El regusto es desolador.

Valoración

Suburra muestra cómo la corrupción corroe las entrañas de Roma a la espera de que los cambios en el mundo político y criminal den a luz un nuevo orden social.

Hobby

82

Muy bueno

Lo mejor

La metáfora del agua, las poderosas interpretaciones de todo el reparto y la sensación asquerosa de disgusto general que deja en el espectador.

Lo peor

Puede que los cinco últimos minutos deconstruyan todo el relato que, por lo demás, es muy elegante mostrando las inmundicias del sistema.

Lecturas recomendadas