Análisis

Superhot para Xbox One - Análisis

Por Luis López Zamorano
-

Versión comentada: Xbox One

El análisis de Superhot para Xbox One llega a HobbyConsolas.com para que conozcáis todo lo que ofrece esta original aventura independiente que mezcla los puzles con la acción con un uso del tiempo bala como nunca antes habíamos visto.

Xbox One acaba de recibir un título realmente sorprendente tanto por su estética como por sus mecánicas (también está disponible en PC). Superhot Team ha desarrollado un juego que responde al mismo nombre que el estudio intentando romper con todos los esquemas y disfrazar una aventura plenamente puzle a modo de shooter en primera persona. Y es que, pese a lo que pueda parecer a simple vista, en Superhot no nos dedicamos a disparar sin más ya que la clave de todo está en nuestra paciencia y en nuestra percepción del espacio tiempo.

“Sigue al conejo blanco”

Desde que iniciamos partida en Superhot nos viene a la cabeza Matrix. El menú principal del título simula ser una pantalla clásica de MS-DOS y cada vez que superamos uno de los niveles de su campaña principal volvemos a esa pantalla retro para mantener una conversación de lo más misteriosa con un desconocida (igual que le ocurría al bueno de Neo al comienzo de la película dirigida por los hermanos Wachowski). Pero las similitudes con la clásica cinta de ciencia ficción van mucho más allá.

Cuando nos ponemos a jugar realmente nos trasladamos a un mundo virtual en el que tenemos que escapar de un edificio a base de derrotar enemigos, lo hacemos con una acción movida plenamente por el tiempo bala. Y no hablamos de un tiempo bala temporal como el que hemos visto en juegos como Max Payne o el reciente Quantum Break, no. En Superhot todo, absolutamente todo transcurre a cámara lenta.

La acción permanece casi inmóvil mientras estamos quietos y sólo se mueve con más normalidad cuando realizamos algún tipo de movimiento. Un detalle que hace que la clave de todo resida en estudiar el terreno para detectar a nuestros enemigos y esquivar a tiempo sus disparos y golpes antes de que uno de ellos impacte contra nosotros y nos mate automáticamente.

Por supuesto, la tarea no resulta tan fácil como puede parecer a primera vista ya que los enemigos de cada nivel son bastante numerosos y su posicionamiento está bien estudiado, de manera que la lluvia de balas y golpes viene de todas las direcciones. Pero por suerte, en Superhot contamos con suficientes recursos para superar cada fase.

“No hay cuchara”

Cuando comenzamos cada una de las fases de Superhot, lo hacemos sin ningún tipo de arma, teniendo que golpear al primer enemigo que nos crucemos con nuestras propias manos o ingeniárnosla para encontrar algún objeto con el que hacerle frente. Y es que, en esta aventura podemos utilizar casi cualquier objeto que veamos por los escenarios para golpear a los rivales. Así, podemos aprovechar botellas, vasos, bolas de billar, taburetes, etc, para aturdir a cualquier enemigo y hacer que suelte por los aires cualquier arma que lleve encima y permanezca inmóvil durante un instante aunque nosotros nos movamos.

Por supuesto, si logramos hacer que un enemigo suelte su arma, nosotros podemos aprovechar y cogerla en el aire para utilizarla en nuestro beneficio. Eso sí, cada arma y objeto cuenta con sus propias características y también pueden jugar en nuestra contra ya que, por ejemplo, disparar una pistola o una escopeta hace que tengamos que movernos más que si golpeamos con un bate, haciendo que corra más el tiempo y que podamos pensar menos nuestros movimientos.

Por suerte, las posibilidades para superar cada nivel son muy numerosas y los enemigos siempre se posicionan en las mismas posiciones de salida y actúan de manera similar dentro del mismo nivel, por lo que siempre podemos probar otras opciones al comenzar de nuevo el nivel si nos matan. Esto también invita a que repitamos algunas fases de Superhot por el simple acontecimiento de descubrir qué se nos ocurre para superar los desafíos.

"Bienvenido al mundo real"

Por desgracia, aunque el planteamiento de Superhot resulta sumamente atractivo y sus mecánicas hacen que lo pasemos en grande, la campaña principal se resuelve bastante rápido (unas 3 o 4 dependiendo de nuestra pericia y nuestro dominio del tiempo bala permanente). Y aunque hay nuevos modos de juego que se desbloquean al terminar la campaña, tampoco invitan a seguir jugando durante mucho tiempo.

El primero de estos modos es el llamado Endless Game, una especie de modo horda en el que aparecen enemigos constantemente hasta que somos derrotados. El segundo es un modo Desafío en el que tenemos que superar pruebas con sus propias normas como utilizar sólo katanas o puñetazos. Dos modos que aportan algo de variedad, pero que no resultan lo suficientemente atractivos como para alargar demasiado la vida de Superhot (tal vez le habría venido bien alguna opción multijugador).

En cuanto al apartado técnico, hay que destacar que su estética minimalista con tonos blancos, rojos y negros resulta bastante atractiva a la vista. Pero si bien parece un aspecto positivo, también juega en su contra ya que su simpleza gráfica podría haber dado pie a crear más variedad y número de niveles con los que alargar su vida considerablemente (incluso resulta perfecta para haber añadido un modo creación con el compartir niveles con otros usuarios de Xbox One).

Del mismo modo, la banda sonora de Superhot tampoco sobresale en ningún sentido y sólo la voz en off que suena durante las repeticiones en tiempo real que se muestran al terminar cada nivel para que apreciemos lo espectacular de nuestra jugada consigue llamar la atención de nuestros oídos. A esto hay que sumarle que Superhot sólo cuenta con voces y textos en inglés, por lo que hay que dominar el idioma para comprender bien su original historia.

Conclusión

A grandes rasgos Superhot resulta un juego interesante y digno de probar si se busca un título con una propuesta diferente a todo lo que hay en el mercado. Sus mecánicas resultan muy atractivas y tras él hay ideas muy buenas y originales, pero es una lástima que su campaña no cuente con mucha profundidad argumental y que sea tan corta. Además, los extras tampoco invitan a seguir jugando durante mucho tiempo y el impacto visual que causa su apartado gráfico se termina pronto. Eso sí, el tiempo bala de Superhot puede aportar la suficiente diversión como para tener la sensación de haber amortizado los 24.99 € que cuesta en el bazar de Xbox One.

Valoración

Un original juego de puzles en el que el uso del tiempo bala es la clave. Su campaña principal es bastante corta y no cuenta con muchos modos de juego, pero su planteamiento divierte de principio a fin.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Original propuesta con uso del tiempo bala. Puzles complejos. Múltiples formas de superar las fases.

Lo peor

Campaña bastante corta. Escasez de modos de juego. Ni voces ni textos en castellano.

Lecturas recomendadas