Terraformars
Análisis

Terraformars - Crítica de la película live-action de Takashi Miike

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Terraformars la película live-action de Takashi Miike basada en el manga homónimo creado en 2011 por la pareja creativa Yu Sasuga y Kenichi Tachibana.

Takashi Miike, ese narrador incansable que es capaz de simultanear proyectos publicitarios, televisivos y cinematográficos y está abierto a cualquier género, ha sido el encargado del live-action de Terra Formars. No es su primera vez en este terreno ya que también adaptó con gran éxito Ichi The Killer en 2001 y Ace Attorney en 2012.

En esta ocasión se ha atrevido con la adaptación del manga del mismo título creado por Yu Sasuga y plasmado en dibujos por Kenichi Tachibana que se encuentra en el top 10 de los mangas más vendidos de 2015. Cuenta con un anime de dos temporadas de 13 episodios lanzadas en 2014 y 2016.

La pesadilla de Darwin

La precuela de la cinta que nos ocupa, también en formato live-action, fue estrenada online en Japón el 24 de abril bajo el título Terra Formars: Aratanaru Kibō (Terra Formars: una nueva esperanza) para dar paso a esta película que adapta con notable fidelidad el manga original. Una expedición de la U-NASA llamada BUGS II es enviada a Marte debido al percance que hubo al perder la comunicación con la nave BUGS I que inicialmente era la encargada de revisar la terraformación del planeta rojo llevada a cabo por los humanos 500 años atrás. 

La idea es conseguir una atmósfera habitable en el planeta para lo cual se enviaron cucarachas y musgo, es decir, formas de vida resistentes a las condiciones marcianas que además se esperaba que pudieran liberar oxígeno para asegurar el sustento básico para los humanos.

Los "elegidos" para emprender este viaje son en su mayoría maleantes, renegados e inadaptados. "La basura de la Tierra enviada a sacar la basura de Marte", llegan a decir ellos mismos. Su cometido, a priori es fumigar pesticidas para limpiar el planeta de cucarachas pero para su sorpresa cuando llegan allí éstas han evolucionado exponencialmente: su apariencia es antropomorfa aunque su tamaño es superior al de un humano medio, son más ágiles, fuertes y resistentes. Además son muy agresivas y atacan a los tripulantes de la misión. El mejor momento, el encontronazo:

Terra Formars

Clases de biología extrema

Para poder llevar a cabo la misión, la tripulación compuesta por 15 exterminadores recibe, sin su consentimiento, una importante modificación genética llamada "procedimiento insecto": su ADN ha sido modificado y por medio de una inyección en sangre se activan los cambios en su cuerpo, ganando cada uno de ellos el poder especial de un insecto determinado que les ayudará en su lucha contra las cucarachas marcianas. Si hasta aquí el argumento es de traca, ojo a lo que está por llegar.

Terraformars, por medio de flashbacks, aborda las motivaciones personales de cada personaje para embarcarse en la misión y muestra sobreimpresionado al insecto en cuestión y su arma secreta para combatir al enemigo: desde las letales cuchillas de la mantis religiosa hasta el chorro de hidroquinona y peróxido de hidrógeno que genera una explosión del escarabajo bombardero.

Al ser tantos personajes, este procedimiento narrativo se torna un poco cansino, pero cuando descubrimos que las mutaciones pueden incrementarse por medio de nuevas inyecciones, la fiesta punk ya es completa, con crestas verdes, antenas extra, etc. Por otra parte, la película se toma sus licencias para justificar los giros de guión y, de forma incomprensible, se opta por un malo al que dan ganas de abofetear. Bueno, nadie es perfecto.

Terra Formars

No nos cansamos de Miike

Después del prólogo en el que la clave es el diseño de producción para mostrarnos esa superpoblada sociedad terrícola del futuro (muy influenciada por Blade Runner y su estética cyberpunk), más tarde toman el relevo la banda sonora para agilizar las batallas y la caracterización con abundante maquillaje y alucinantes prótesis rematadas en postproducción para mostrar la hibridación entre humanos e insectos.

Terra Formars

Miike demuestra su sentido del espectáculo sin renunciar al humor (esas cucarachas de ojillos inexpresivos armadas con mazos son sensacionales) y compone una película un tanto loca que sin embargo mantiene en interés en todo momento. Seguramente podría ser mejor, pero creo que no tiene grandes pretensiones más allá de agradar a los seguidores del manga, y a esos se los guarda en el bolsillo bastante rápido habida cuenta de la fidelidad respecto al material original. Puede que el conjunto no sea la bomba, pero desde luego se aleja de los peores live-action basados en manga.

Qué queréis que os diga, si hay segunda entrega adaptando en live-action el arco argumental de misión del Annex I me veréis haciendo cola en el cine para ver cómo se plasma la "metamorfosis sintética" y los humanos adquieren las capacidades de la sepia, la anguila eléctrica, la planaria o el camarón pistola. ¡Menudo espectáculo, señores!

Ver galería

Valoración

Takashi Miike vuelve a pasárselo pipa adaptando el manga Terra Formars en acción real con ecos del cyberpunk de Blade Runner.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Las caracterizaciones del despiporre biológico generalizado de las hibridaciones de insectos y humanos. Es divertida y la banda sonora muy chula.

Lo peor

Ni de lejos es el mejor trabajo de Takashi Miike: el malo es extremadamente ridículo y hay personajes que se desaprovechan cayendo demasiado pronto.