Análisis

Trackmania Turbo - Análisis

Por Juan Lara
-

Versión comentada: PS4

El análisis de Trackmania Turbo detalla el mejor aterrizaje posible de la saga en PS4, Xbox One y PC. Un arcade puro donde los auténticos protagonistas son las pistas y su completísimo editor.

Imaginaos que cogemos un Trials Fusion, un Daytona USA y cualquier miembro de la saga Wipe Out y los metemos en una coctelera. Agitamos bien y el resultado podría ser perfectamente la creación de Nadeo: Trackmanía TurboUna saga que tiene más de 10 años y que ha entretenido a sus fans en PC y algunas consolas de Nintendo desde entonces. Y ahora, por fin, visita los circuitos de PS4 y Xbox One con su entrega más pulida y completa, aunque promete dar mucha guerra en el cercano futuro "virtual".

Para los que no saben de que va la cosa, os diremos que en Trackmania Turbo nos veremos en la cabina de 3 tipos de vehículos diferentes para superar centenas de pruebas en forma de circuitos ambientados en 4 temáticas diferentes. Pruebas de habilidad al volante en el que nuestro único enemigo será el cronometro que marque la IA o bien otros jugadores. Y todo con el plus de contar con infinitas pistas gracias al completísimo editor incluido en el juego.

Arcade Racer

Y es que lo primero es tener claro que en Trackmania Turbo el realismo ha salido volando por la ventana y sólo queda una arcade en estado puro que nos pondrá a los mandos de un coche de Nascar de derrape fácil, de un buggy amante del barro, de un espertano bolido de reacciones inmediatas y de un Formula 1 que se pega al asfalto como el pegamento. Pero todo envuelto en un sistema de físicas poco o nada realista que es fácil de coger el truco pero muy, muy complicado de dominar a la perfección. Cada vehículo se comportar de manera diferente pero no tardaremos en comprender las normas que dictan su control y como reaccionarán ante ciertas situaciones. ¡Y qué situaciones!.

Las pistas que ofrece Trackmania Turbo interprondran en nuestra trazada no sólo curvas más o menos cerradas, sino obstáculos de todo tipo, estrechamientos, saltos imposibles e incluso mareantes loopings. Todo un cojunto de barbariadades que nos hará repetir una y otra vez la misma prueba, hasta aprender donde están cada uno de los distintos osbtáculos. Porque aunque los coches ofrecen un control lo suficientemente preciso como para superar la mayoría de ellos, sólo con una trazada casi perfecta conseguiremos arañar al cronómetro las décimas suficientes como para obtener las mejores clasificaciones. Una filosofía (la de repetir y repetir) que se refleja perfectamente con la inclusión de un botón para reinicar de manera inmediata la carrera y otro para hacer lo propio desde el último checkpoint.

Por suerte la curva de aprendizaje está bastante bien ajustada y permite un avance rápido en la primera mitad del juego para, posteriormente, requerir que vayamos puliendo nuestra técnica, a base de repetir cien veces la misma prueba, si queremos tener acceso a las pistas más complicadas.

Variedad sin fin

En Trackmania Turbo todo se desarrolla en el modo Campaña, donde nos enfrentaremos a pruebas de cortísima duración (menos de un minuto casi siempre) donde habrá que conseguir la medalla de bronce, plata u oro para desbloquear la siguiente. Muy en la línea de lo visto en el mencionado Trial Fusion y otros muchos títulos del mismo corte. Y para ello habrá que batir el tiempo estipulado mientras aprendemos de memoria la situación de cada uno de los obstáculos y curvas y perseguimos a los "fantasmas" de la IA o de otros jugadores. En Trackmannia Turbo no existe la posibilidad de chocar contra otros corredores porque su traslucido avatar sólo representa el tiempo hecho por nuestro rival, no su coche en sí mismo. Todo se reduce a "perseguir la liebre", algo que puede no gustar a todos por restar emoción y competitividad.

Un modo principal que se funde perfectamente con las opciones multijugador del título si lo que queremos es que detrás de ese "fantasma" haya un humano de verdad.  Podremos crear salas privadas con nuestras reglas y pistas y configurar prácticamente todo lo que queramos para intentar escalar posiciones en la tabla de clasificación (por países e incluso comunidades autónomas).

Pero es en la versión multijugador "offline" de Trackmania Turbo donde encontramos las opciones más divertidas. Hasta 4 jugadores a pantalla partida o 16 turnándose a la hora de superar las pruebas y con intentos limitados garantizan las risas y los piques en el salón. Y, además, a través de varios modos de juego ocultos tan originales como correr por no quedar fuera de la vista de la cámara o manejar el mismo coche entre dos mientras gritamos a pleno pulmón cuando hay que girar y hacia donde (de no hacerlo, la torta está garantizada). Además, la forma de desbloquear algunas de estas modalidades secretas arrancarán la sonrisa de aquellos que llevan más tiempo en este hobby. Propuestas variadas y muy originales casi todas ellas que sostienen las partidas más largas ya que correr en solitario luchando sólo ante el crono puede llevar a la monotonía quizás demasiado pronto.

Diseñando mareos

El número de pruebas y, por tanto, pistas, es enorme, pero si aún así queréis más variedad podéis optar por diseñarlas, jugarlas y compartirlas vosotros mismos. Trackmania siempre ha tenido un claro protagonista: su editor. Una completísima herramienta con 3 niveles de complejidad  mediante el cual podemos dar rienda suelta a nuestra maestría (o a su ausencia) diseñadora.

Cualquier de las 200 pistas ya creadas pueden ser reproducidas con este mismo editor, calcando cada uno de sus detalles, lo que puede dar una idea del nivel de libertad creativa que ofrece. Luego sólo quedará ver si es posible completarla montados en alguno de los 3 vehículos y subirla a la enorme comunidad online para que otros puedan disfrutarla...y al revés. A nuestra disposición estarán siempre las casi infinitas creaciones de los demás jugadores, lo que alarga la vida del título hasta casi la eternidad.

Lástima que este nivel de personalización no llegue también  a los propios vehículos porque ninguno de los numerosos cambios estéticos que podremos ocasionar tienen efecto alguno en su comportamiento, quedando todo en un tema puramente visual.

Entre los desafíos para un jugador y la dificultad para alcanzar las mejores puntuaciones, los numerosos y divertidos modos multijugador y el editor de niveles, Trackmanía ofrece tantas horas de diversión como queramos. Un juego casi infinito que engancha con una jugabilidad sencilla pero desafiante, donde todo está cuidado y pulido con mucho esmero.

Y todo con un apartado gráfico resuelto la mar de bien por los chicos de Nadeo. Quien conozca los antiguos arcades de coches de SEGA (Daytona, SCUD Racer, etc) enseguida reconocerá en Trackmanía Turbo su influencia estética. Pistas y escenarios llamativos y coloridos, donde los carteles y neones se suceden a velocidad de vértigo. Todo trascurre en pantalla con una solidez imperturbable y a un ritmo vertiginoso gracias a los 60 frames por segundo. Una factura técnica pulidísima que no dejará a nadie con la boca abierta pero que agrada en todo momento, sobretodo en esos momentos en los que caemos desde 100 metros de altura o corremos bocaabajo pegados a una pista magnética que se retuerce como una auténtica montaña rusa.


Algo que no se repite con la parcela sonora. Los ritmos electrónicos son los que mandan pero con bastante altibajos, con una colección de melodías licenciadas de distintos artistas muy abundante. Podemos estar tarareando un tema en particular para, a continuación, silenciar la música desde el menú de opciones, por machacona. Aunque dada la brevedad de las pruebas tampoco hay oportunidad de disfrutarlas/sufrirlas durante demasiado tiempo. Eso sí, los sonidos y las pocas voces en castellano cumplen con su cometido bastante bien.

En definitiva, los usuarios de PS4, Xbox One y PC pueden disfrutar ya de la saga de Nadeo con su mejor entrega hasta la fecha: Trackmania Turbo. Un arcade de conducción como los de antes donde, eso sí, disfrutaremos si somos persistentes y/o jugamos acompañados. Su editor es un plus que garantiza infinitas horas de entretenimiento si le dedicamos algo de tiempo. Os gustará. 

Valoración

Una experiencia arcade, con infinitas posibilidades gracias a su editor y los originales modos multijugador local. Pulido técnicamente y con una ajustada curva de aprendizaje, te mantendrá pegado al pad si eres paciente.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

El editor y su estilo 100% arcade

Lo peor

No hay carreras con más coches de "verdad".

Lecturas recomendadas