Transformers: el último caballero
Análisis

Transformers: el último caballero - Crítica de la quinta entrega de la saga

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica de Transformers: el último caballero (Transfomers: The Last Kingdom) la quinta entrega de la saga de Michael Bay protagonizada por Mark Wahlberg. En cines a partir del 4 de agosto.

Impresionante. Agotadora. Absurda. Divertida. Autoconsciente. Hipertrofiada. Eternamente climática. Ridícula. Imcomprensible. La torre de Babel de las películas donde todos hablan y nadie se entiende. Donde todo es posible. A Transformers: el último caballero le caben tantos epítetos que no hay quien la describa, porque tiene DE TODO.

Consigue las figuras oficiales de Transformers: el último caballero

Es una proeza que haya habido alguien capaz de escribir una sinopsis medianamente coherente de Transformers: el último caballero, pero bueno, ya que ha habido un héroe que lo ha conseguido, os la traslado: "Dos especies en guerra, una de carne y hueso, la otra de metal. El mundo ha cambiado por completo. La Tierra es un lugar desolado, plagado de edificios destruidos y donde los seres humanos luchan por sobrevivir al conflicto que la humanidad mantiene con los robots alienígenas".

"Salvar a nuestro mundo está en manos de una alianza única: Cade Yeager (Mark Wahlberg); Bumblebee; un Lord Inglés (Sir Anthony Hopkins); y una profesora de la Universidad de Oxford (Laura Haddock). Hay un momento en la vida de todo ser humano en la que recibimos el llamado para hacer la diferencia. Los perseguidos se convertirán en héroes; los héroes se convertirán en villanos y sólo un mundo sobrevivirá: el de ellos o el nuestro".

Os advierto una cosa, ni de lejos estas palabras consiguen abarcar todo lo que la película ofrece: una porción tan grande de disfrute como de padecimiento. Si alguna vez os tomasteis en serio los episodios de esta saga, puede que os agarréis un cabreo fino viendo esta peli, si sabéis (o creéis saber) a lo que vais, puede que os haga hasta gracia... pero una cosa está clarísima: indiferentes no os vais a quedar.

Hacer la crítica de Transformers: el último caballero, es un verdadero reto. Se pueden comentar muchas cosas porque en ella cabe de todo, como os comento en la video-reacción y seguramente la calificación que le deis oscilará desde el 00 hasta un 100 dependiendo de vuestro nivel de alcohol en sangre y claro, de las expectativas con las que paguéis vuestra entrada de cine.

El guión escrito a tres manos por Art Marcum, Matt Holloway y Ken Nolan es una locura de principio a fin. Da la sensación de que se reunieron en la barra de un bar (ya veis que la ingesta de alcohol ya debió partir desde la concepción de la película), hicieron una tormenta de ideas tirando de pensamiento lateral y decidieron no prescindir de ninguna de ellas. Así, a lo bestia. Tenemos una trama medieval, una trama actual, romance, acción, invasión alienígena, un drama infantil, dinobots bebés y s Shia LaBeouf pululando en un cameo. Y mucho más, claro, y de todo eso poco se resuelve.

De hecho a ver cómo os describo una película que tiene de todo: humor absurdo, efectos especiales alucinantes, momentos bochornosos, brochazos hilarantes... Vale, mira, en clave de emoijis y ya que hoy es su día oficial, imaginaos frente a la pantalla así: 😯 😂 😭 😡 😰 😵 😝 😴 😶

No sé si pasáis todos los días por un carrusel emocional tan variadito (varias veces), así que lo mismo el viaje que os propone Transformers: el último caballero os resulta meritorio.

Transformers: El último caballero
Transformers: El último caballero

Por mi parte os aseguro que me parece la película más rara que llevo vista en lo que va de año. Tiene totalmente perdido el foco de lo que quiere contar. O te dejas llevar por la marea de imágenes desenchufando la neurona y te echas unas risas cuando toca o puede que te parezca una tortura, pero el caso es que tiene algo de gozoso entre que flipas y mueres exhausto con ese clímax final de 45 minutos en el que nada tiene sentido.

El montaje es además muy picadito, no vayáis a pensar que Bay se ha cortado un pelo porque la peli sea larga: el ritmo es sincopado e incluye ágiles cambios de escenario y una evolución de la trama por saltos importantes en el espacio y en el tiempo.

En fin, lo mejor que puedo decir de Transformers: el último caballero es que es una experiencia cinematográfica única. Obviamente no es satisfactoria de principio a fin, pero tiene momentos en que se disfruta (cuesta reconocerlo, pero es la verdad).

Esto se debe a que Bay se ha dejado llevar por su sentido lúdico a tope y tampoco tiene demasiados miramientos a la hora de mostrar a las claras su línea de pensamiento político haciendo chanzas de las chanzas más locas que te puedas imaginar (ojito con el papel de John Turturro, por no ir más lejos). Pero el caso es que el tío, aunque alcance cotas de excentricidad inusitadas, sabe rodar la acción y tiene ambiciosos planes para la saga... Un chorro de películas de Transformers, en concreto. Tiene ideas para 14 películas (y no, no las ha metido todas en esta peli, aunque lo parezca) e incluso querría una película de Transformers de calificación R. Así que, ¡echaos a temblar!

Una barrera de contención le vendría de perlas porque cuando piensas que éste es quizás uno de sus juguetes más caros, es cuando te das cuenta de la trascendencia de destripar más de 200 millones de dólares para no contar nada digno de ser reseñado. Ahí es cuando la peli te hace pupa. Te puede gustar en la víscera, pero tu cerebro la odiará.

Valoración

Michael Bay ha hecho implosionar el universo que él mismo creó con humor, acción y una mezcla tan extraña que es casi indescriptible.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

Esta película no te la pueden contar: o la ves y juzgas por ti mismo o nunca experimentarás una de los visionados más delirantes del cine comercial.

Lo peor

Hay algo de glorioso-penoso en ver a Hopkins autoparodiándose. Y si piensas en la pasta dilapidada (más de 200 millones de $) te dan sudores fríos...

Lecturas recomendadas