Por trece razones
Análisis

Por trece razones - Crítica y 13 razones para no perderte la serie de Netflix

Por Raquel Hernández Luján
-

Crítica y 13 razones para no perderte la serie de Netflix Por trece razones (13 Reasons Why) creada por Brian Yorkey en base a la novela de Jay Asher.

Por trece razones es una serie que está completa en Netflix desde el 31 de marzo. Es una de las obras originales de su catálogo, que permanentemente se va renovando con diferentes productos de variados enfoques. En esta ocasión se dirige a un público amplio con una narración bastante dura que trata de arrojar una mirada comprensiva hacia los traumas de la adolescencia y de paso tratar de evitar que casos como el de su protagonista se repitan.

No es habitual ver una serie tan madura dirigida a un público tanto juvenil como adulto ni que el enfoque sea el de una persona que ha tirado la toalla. Emotiva y comprometida, esta serie es harto recomendable. Y en homenaje a su título os ofreceré las trece razones por las que es imprescindible ver Por trece razones

Las mejores ofertas del día y flash en Amazon

La historia

La sinopsis oficial de la serie nos adelanta que conoceremos a Clay Jensen (Dylan Minnette), un joven que vuelve un día a casa después del colegio y encuentra una misteriosa caja con su nombre. Dentro descubre una cinta grabada por Hannah Baker (Katherine Langford), una compañera de clase por la que siente algo especial y que se suicidó tan solo dos semanas atrás.

En las cintas, Hannah cuenta que hay trece razones por las que ha decidido quitarse la vida y que si ha recibido una copia es porque él es una de ellas. Si lo escucha, tendrá oportunidad de conocer cada motivo de su lista y comprender qué la ha llevado a tomar una decisión tan dura e irreversible como quitarse la vida.

En conjunto la serie nos narra el proceso de deconstrucción de Hannah a la par que Clay queda moldeado como la arcilla por el relato del que fuera su primer amor. Ya sea de forma activa o pasiva, trece personas contribuyen a que ella sienta que no tiene escapatoria. Las cintas hacen aflorar problemas profundos en la comunidad estudiantil pero sobre todo por la forma en la que quedan retratadas esas pequeñas y grandes traiciones que pueden llegar a destruir a una persona.

El libro en que se basa

En los libros, concretamente en la edición publicada por el décimo aniversario, el autor revelaba que la joven Hannah Baker sobrevivió en el final original del famoso bestseller. En esa versión del aniversario, Hannah trató de suicidarse al tomar varias pastillas pero, en el último momento, fue salvada por sus padres cuando éstos llegaron a casa y la llevaron al hospital.

Esta historia está basada en una novela de 2007 de Jay Asher y tras el estreno de sus trece capítulos en la plataforma, el 31 de marzo generó más de 3,4 millones de tuits, con picos de hasta 200.000 por hora.

Asher hizo realidad lo que todos pensamos al comienzo de la serie en la edición publicada por el décimo aniversario: la joven Hannah Baker sobrevivía en el final original del famoso bestseller. En esa versión Hannah trataba de suicidarse al tomar varias pastillas pero, en el último momento, era salvada por sus padres llevándola a tiempo al hospital. La idea era que se puede aprender algo de una situación así y poder tener una segunda oportunidad en la vida. Y todo eso no sería fácil en absoluto: Hannah Baker tendría que regresar al instituto y lidiar con todos sus compañeros tratando de superar sus vivencias.

Por trece razones

Sin embargo, Asher se dio cuenta de que el mensaje de la historia sería mucho más fuerte si su decisión era llevada hasta sus últimas consecuencias, y cuando comprendió su impacto y que sería una advertencia mucho más dura, se dio cuenta de que ese era el camino que debía seguir.

Controversia

Por trece razones no huye de la polémica: la abraza con un enorme sentido de la responsabilidad.  A lo largo de los episodios vemos acoso escolar, ciberacoso, abusos físicos, consumo de drogas e incluso finalmente y sin tapujos cómo Hannah se quita la vida. No hay nada de idílico o poético en esta acción premeditada y dolorosa para la protagonista.

Los episodios más ásperos están precedidos de un aviso en el que se adelanta qué tipo de imágenes contienen y la serie alerta para que el visionado sea bajo la responsabilidad de un adulto para que la audiencia se atenga a las consecuencias y nadie quede impresionado y sin explicaciones sobre lo que ha visto. Es una serie que quiere hacernos reflexionar no caer en un morbo gratuito ni mucho menos flasearnos para dejarnos aturdidos sin más.

Producción impecable

Uno de los grandes aciertos de la serie es el de tener un diseño de producción envidiable. Los dos primeros episodios de la serie además han sido dirigidos por Tom McCarthy, director y escritor de Spotlight (2015), cinta que se llevó dos premios Oscar: Mejor Película y Mejor Guión Adaptado. Además ha sido adaptada en formato serie por Brian Yorkey, dramaturgo estadounidense que ha desarrollado parte de su carrera en el teatro. Su obra Next to Normal de 2008 lo llevó a ganar tres Tonys.

Clay recorre la ciudad siguiendo el mapa que Hannah le proporciona para hacerle sentirse como se sintió ella en cada momento clave. Pasa por cada uno de los hitos que a ella la han llevado a tomar la decisión más dura de su vida y eso es algo que le moldea a la hora de afrontar la forma en la que él mismo se conduce con los demás.

En un determinado momento, podría decirse que Clay señala al espectador cuando dice, “se puede y se debe hacer mejor“, y mira de frente a la sociedad civil, a los maestros y representantes de la comunidad educativa, a los padres, a los amigos... a todo el mundo. La detección temprana en casos de bullying, abusos o depresión, es fundamental para lanzarle a los jóvenes un salvavidas: siempre hay otra salida.

Casting

Todos y cada uno de los personajes encajan a la perfección: a pesar de que la mayor parte del reparto es joven y relativamente desconocido, a excepción de Minette, a quien habréis podido ver en películas como Prisioneros, Pesadillas o No respires y Kate Walsh que dio vida a la doctora Addison Montgomery en Anatomía de Grey y Sin cita previa; cumplen su función de maravilla.

La serie es muy coral, de modo que articular este dream team del casting ha debido ser una ardua tarea. El caso es que funciona y sobre todo hay química entre la pareja protagonista, que es uno de los ejes centrales en los que pivota toda la acción.

Por trece razones

¿Actriz revelación?

Ojo a Katherine Langford, porque si elige bien sus papeles, tiene un futuro cinematográfico muy prometedor: realiza una interpretación conmovedora, es muy fotogénica y tiene cierta cualidad camaleónica que le puede abrir muchas puertas... Y eso que es una recién llegada, como aquel que dice: antes de su rol protagonista en Por trece razones solo cuenta en su mochila con un cortometraje.

En breve la veremos en la película romántica The Misguided y en otra adaptación de una novela juvenil, Simon vs The Homo Sapiens Agenda.

Banda sonora

Teniendo en cuenta todo lo dicho hasta ahora, es de ley alabar la banda sonora de la serie, que ayuda a indagar en todo esa inmersión emocional de la que venimos hablando.  Incluye canciones de grupos como M83Joy DivisionAngel OlsenThe KillsChromatics Codeine. Mezcla temas de amor cantados por Selena Gómez con otros de Joy Division o The Cure contando con un balance exquisito de música indie y más mainstream.

Aquí tenéis la lista de reproducción en Spotify y el listado completo de canciones por episodios:

Episodio 1

  • More Than Gravity – Colin & Caroline
  • Love Will Tear Us Apart – Joy Division
  • Riding – Eskmo
  • High – Sir Sly
  • You, Me, Cellphones – Husbands
  • Magic – Olympic Ayres
  • Cool Blue – The Japanese House
  • Young & Afraid – The Moth & The Flame
  • 13 Tapes – Eskmo
  • Mess is Mine – Vance Joy

Episodio 2

  • Hannah – Eskmo
  • Reunion – M83
  • Going Home – Gileah Taylor
  • Run Boy Run – Woodkid

Episodio 3

  • Doing It To Death – The Kills
  • Whatever You Want – Status Quo
  • Hey Hey, My My (Into the Black) – Neil Young feat Crazy Horse
  • The Only Boy Awake – Meadows
  • Into the Black – Chromatics
  • The Night we Met – Lord Huron

Episodio 4

  • Fascination Street – The Cure
  • Skeletons – JR JR
  • Eventually – George Simms & Simon Astall
  • Everything Always – CTZNSHP

Episodio 5

  • One – Poppy Brothers
  • Living in Fiction – Icky Blossoms
  • Amused – Hunger
  • Hollow Visions – Eagulls
  • The Night We Met – Lord Huron
  • Thirteen – Elliott Smith
  • Cinnamon – Cullen Omori

Episodio 6

  • It All Feels Right – Washed Out
  • The Great Longing – Lost Under Heaven
  • In a Black Out – Hamilton Leithauser + Rostam
  • Frozen Pines – Lord Huron
  • Ghost Love – Wishkaah

Episodio 7

  • The Stranger – St Vincent
  • The Great Longing – Lost Under Heaven
  • That Thing You Do – Photronique
  • Huntress – SVAVA
  • The Walls Came Down – The Call

Episodio 8

  • Same Dark Places – JR JR
  • Darklands – The Jesus and Mary Chain
  • Lir – Garden City Movement

Episodio 9

  • Bye Bye Bye – School of Seven Bells
  • Under the Spell – Springtime Carnivore
  • My Life in Rewind – Eagulls
  • Justin – Eskmo
  • Ends of the Earth – Hot Chip
  • Full Court Press – Tickle Tortue feat. Velvet Negroni
  • Cannonball – Hidden Charm

Episodio 10

  • 24 – Sleigh Bells
  • It Says – Soft Limbs
  • Elegy to the Void – Beach House
  • Atmosphere – Codeine
  • The Stand – The Alarm

Episodio 11

  • Red Song – Suuns
  • A 1000 Times – Hamilton Leithauser + Rostam
  • Ends of the Earth – Hot Chip
  • Talking with Strangers – Miya Folick

Episodio 12

  • Oh! Starving – Car Seat Headrest
  • The Killing Moon – Echo & The Bunnymen

Episodio 13

  • Only You – Selena Gomez
  • Vienna – Ultravox
  • Windows – Angel Olsen
  • See a Little Light – Bob Mould
  • Bored – Billie Elish

Aire retro

Hay mucha nostalgia bien entendida en la serie. A la música, una herramienta poderosísima para evocar emociones, se unen muchas otras variables de la puesta en escena para atacarnos por esa vena que consiguen hacer la serie muy atemporal.

Hay smartphones y tabletas que de hecho son muy relevantes para la trama (y que se han añadido en la serie puesto que su uso no era habitual cuando se lanzó el libro), pero el hecho de que Hannah grabe y decore sus  casettes y que haya algo de "manual" en todo el proceso para conocer su historia hace que sea mucho menos fría y más asimilable.

Por trece razones

Sensibilidad

Una de las mayores virtudes de la serie es que es muy pedagógica sin caer en ser demasiado paternalista o descaradamente moralizante. Se aviene a los códigos en los que se mueven los adolescentes sin tratarlos como los niños que ya no son de modo tal que podría ser un recurso de aula fabuloso para hacerles comprender el impacto de sus actos y la necesidad de ayudar a sus congéneres en apuros.

La serie retrata además con una increíble sensibilidad el mundo de las emociones: podemos ver secuencias muy tiernas que no son ñoñas sobre el primer beso, el amor no correspondido, la amistad, el sexo o el cariño entre padres e hijos. Hay una mirada de gran tolerancia hacia realidades complejas, el derecho a no ser perfecto y a tratar de mejorar para ser personas más íntegras encajando la culpa y superándola. Algunos personajes son una verdadera delicia y reclaman asimismo su necesidad de asumir responsabilidades como es el caso de Alex.

El origen del proyecto

Una de las productoras de la serie es Selena Gomez, que a sus 24 años quiere adentrarse en proyectos “que realmente importen”, según ha expresado en declaraciones a la prensa. Tiene sus motivos personales para dar este salto: afectada por lupus, una enfermedad autoinmune, y habiendo sufrido periodos depresivos, la fama le ha enseñado el potencial tóxico de sentirse observada y juzgada. Por el momento, ha dejado de usar su cuenta de Instagram, la más seguida del mundo con 115 millones de fans.

En uno de los primeros capítulos Hannah Baker dice: “Facebook, Twitter e Instagram nos han convertido en una sociedad de stalkers [acosadores]”. Así que uno de los caballos de batalla de Por trece razones, como ya intuiréis, es hacer que nos paremos a pensar acerca de nuestra identidad digital: cómo la formamos y cómo nos relacionamos con los demás a través de las redes sociales. Máxime en un periodo tan sensible como el de la adolescencia, en el que cada detalle tiene una trascendencia brutal en nuestras vidas.

Por trece razones

Denuncia y concienciación social

La cantante y actriz aceptó producir Por trece razones porque espera poder ayudar a muchos adolescentes que se vean reflejados por esta historia. Al fin y al cabo, sobre todo al comienzo de la serie, se pueden ver una serie de comportamientos que son muy habituales entre los jóvenes de cualquier instituto. Hannah habla del efecto "alas de mariposa" para narrar su historia porque una serie de pequeñas bromas aparentemente inocentes terminan teniendo una relevancia tremenda en su decisión de quitarse la vida.

Tan recomendable como la serie es el breve documental de media hora que puede verse como postre en el que hablan productores y actores, invitando a cualquiera que tenga un problema a visitar la página web www.thirteenreasonswhy.com, una comunidad para brindar ayuda a jóvenes y adultos que se vean en un túnel sin salida.

Uno de los problemas que diagnostican es que las personas que realmente desean suicidarse no amenazan con hacerlo, les cuesta muchísimo pedir ayuda y de hecho lo hacen de forma reacia, pero hay indicadores que pueden llegar a ser de gran ayuda para padres, amigos y la comunidad educativa para tratar de anticiparse y ofrecerles una alternativa.

Por trece razones

Es hora de enfrentarnos a nuestros propios demonios

Independientemente de cuál sea la experiencia de visionado, Por trece razones te hace viajar a tu adolescencia y recorrer de nuevo los senderos de las situaciones incómodas: las frustraciones, los desalientos, las traiciones, ese dolor inmenso que parecía que no tendría fin y que a quien más, a quien menos, le hizo pensar en algún momento en la muerte como una salida.

Puede que también nos demos cuenta de lo injustos que fuimos al juzgar a alguien por un rumor, o que lo alimentáramos sin pararnos a pesar que pudiera tener graves consecuencias o puede incluso que conociéramos a alguien que pasó por lo mismo que Hannah y que de hecho tomó la misma decisión que ella. Como os dije al comienzo de este extraño análisis que estamos haciendo, te toca, te remueve por dentro y te deja pensando mucho acerca de la responsabilidad de tus actos y de la necesidad imperiosa que tenemos de relacionarnos de una manera más sana y desinteresada.

¿Una posible segunda temporada?

El propio escritor, ha revelado en EW que le gustaría ver una continuación de las tramas de los jóvenes protagonistas como Clay (Dylan Minnette). "Me gustaría una continuación de todos esos personajes", afirma. "Tengo curiosidad. ¿Qué le pasa a Clay?, ¿cómo reacciona la gente a lo que hace Alex al final?, ¿qué le va a ocurrir al Sr. Porter? En un momento pensé en hacer una secuela. Sauqé algunas ideas, pero decidí que no iba a escribirla, así que me encantaría verla", añade.

Por trece razones

"Las cosas no se dejaron abiertas con la esperanza de una secuela... No hay fin para los personajes que dejamos atrás", explica el escritor sobre ela intención del episodio final de la ficción 'Cinta 7, cara A' (1x13). "Cada acción va a tener una consecuencia de forma que no podemos anticipar. Te das cuenta de que no es solo lo que Hannah ha hecho, también cómo otra gente ha tratado a Tyler. Es el mensaje del libro. Por supuesto, hay formas de ir con una segunda temporada si quieren", añade.

Aún así, Asher no suelta prenda sobre si sabe si la plataforma en streaming ya está preparando una nueva entrega. "No se me permite decir si va a haber o no una segunda temporada". Veremos si la hay o si consiguen hacer de este éxito sencillamente un punto de partida para contarnos más historias, diferentes historias, que nos atraviesen así, como el fantasma de quien ya no está pero nos ha cambiado la vida.

Valoración

Absorbente serie que te atrapará desde el principio y te romperá el corazón. Merece la pena mucho el visionado para pensar acerca de cómo nos relacionamos y qué podemos hacer para cambiar las cosas.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

El casting es impecable, la evolución de la trama está milimétricamente estudiada y te hará pensar mucho acerca de tu propia adolescencia.

Lo peor

Tiene momentos de gran crudeza, pero ni es morbosa de forma gratuita ni busca la lágrima fácil. Aún así te remueve mucho por dentro.

Lecturas recomendadas