Análisis

Una review 'rolera' para Cataclysm

Por José Luis Sanz
-

A estas alturas de la película nadie conseguirá que diga algo en contra de World of Warcraft, por mucho que afirmen de esta expansión que se queda coja por la falta de un contenido más al estilo Wrath of the Lych King y su continente Rasganorte. Sobre todo si tenemos en cuenta que quien suscribe, empezó a jugar a esto en 2004 con la beta americana y siguió dándole a las quest en 2005 con el lanzamiento oficial... ¡¡hasta hoy!!

Y es que un juego que le tiene a uno ocupado más de 6 años, y lo que te rondaré morena, no está para sacarle peros precisamente. Sobre todo porque en esta relación que me traigo con World of Warcraft, si alguien le está sacando a alguién es el juego a mi: ni más ni menos que más de 600 pavos si tenemos en cuenta los 10 euros de media que cuesta su suscripción durante los más de 5 años que lleva a la venta en España.

Así que el lanzamiento de World of Warcraft Cataclysm, con la premisa de cambiar la faz de Azeroth para que volvamos a crear personajes y subirlos en los territorios de antes me pareció, de primeras, una gran idea. ¿O no lo es tanto?

Todo ha cambiado en Azeroth...

World of Warcraft Cataclysm no trae de serie un continente al estilo de las dos expansiones anteriores. Lo que hace es lavarle la cara a Azeroth, moverla como si de un cocktail se tratara y ofrecerla actualizada para que las viejas limitaciones de diseño se conviertan en cosas del pasado. Así, podremos por fin volar sobre cualquier territorio (previo pago al instructor de un dinerito) aunque, la verdad, es una novedad que no es tan, tan importante.

Con un personaje en nivel 80 de Wrath of the Lych King... ¿quién quiere volar por los territorios de nivel bajo salvo para visitarlos? Lo único realmente nuevo y pensado para levear y alcanzar el nuevo nivel 85, son los territorios submarinos de Vashj'ir (dominado por los Nagas), el Monte Hyjal y las islas que hay entre los tres continentes de Azeroth: Rasganorte, Kalimdor y los Reinos del Este.

Precisamente, el mundo submarino de los Nagas es uno de los primeros que vamos a visitar si tenemos un personaje ya talludito porque está pensado para los que estén entre los niveles 78 y 82. No son difíciles y, además, como podremos respirar bajo el agua y correr como caballitos de mar, no harán falta monturas. Este nuevo mundo es raro y me ha recordado a la majarada de los territorios de The Burning Crusade con tanto precipicio y colorines poblando la flora y fauna del lugar.

Decir que Blizzard ha sido fiel a su estilo de garantizar contenido para los que, una vez que han alcanzado el nivel 85, siguen buscando mejorar su equipo y entran en Raids en las mazmorras más alucinantes del juego, es quedarse corto. Eso sigue estando presente y aunque es un extra que yo no valoro especialmente, es una de las patas fundamentales de World of Warcraft y, tal vez, su mayor secreto para seguir vivito y coleando casi 6 años después de su lanzamiento.

¿Y para los nuevos?

Si en World of Warcraft The Burning Crusade se estrenaron los Draenei y los Elfos de Sangre, en Wrath of the Lych King sólo pudimos disfrutar de los Caballeros de la muerte, en Cataclysm Blizzard ha pensado que lo mejor es meter a dos razas nuevas que podremos subir de 0 hasta el nivel 85.

¿Pero hay algún jugador con los arrestos suficientes como para subirse a otro personaje visitando los mismos lugares que llevamos viendo más de 5 años? No. La verdad es que por mucho amor que le tengamos a World of Warcraft, volver a levear por los Barrens es más una penitencia más que un placer. Así que la decisión de cambiar los territorios anteriores era casi una obligación, más que una genialidad.

Estas cosas son las que un viejo dicho español define como hacer de la necesidad virtud. Es decir, cogemos un Huargen (hombre-lobo de la Alianza) o un Goblin (de la Horda) y empezamos a subir visitando territorios que han cambiado su cara bastante. Está claro que los enemigos son prácticamente los mismos pero bueno, al poner una grieta aquí, un río de lava allá o una ciudad destruida acullá, pues nos da la sensación de que estamos jugando en un lugar diferente. Y ya no es lo mismo que seguir jugando en unos mapas con más de 5 años a sus espaldas.

Además, Blizzard, para evitar que el hastío nos invada en la nueva tarea de subir a un personaje desde 0 (sobre todo a los más viejos del lugar), nos ha puesto todo tipo de facilidades para que subamos como la espuma... literalmente. Así, a los cambios ya anteriores de necesitar menos experiencia para subir entre niveles, la posibilidad de tener monturas con niveles cada vez más bajos, nos han colocado algunas ayudas como un interfaz mucho más orientado a llevar de la mano a los nuevos en World of Warcraft.

Con World of Warcraft Cataclysm recibimos constantes mensajes de nivel superado, nos dicen qué habilidades nuevas podemos aprender sin necesidad de ir hasta el instructor e, incluso, si abrimos el libro de habilidades podemos ver toda la evolución de cada rama y el nivel en el que lo podemos conseguir. Para uno que ha jugado World of Warcraft cuando las ayudas eran mínimas me parece que le quita cierta gracia al juego y e componente sorpresa de ir hasta el instructor para ver qué me va a permitir aprender se pierde... pero también me parece entendible la posición de Blizzard de hacerle la vida más fácil a los nuevos jugadores.

El cataclismo le ha sentado bien a World of Warcraft

Aunque de las tres expansiones que llevamos me quedo con la segunda, Wrath of the Lych King por su continente nuevo y, sobre todo, por una ambientación más inspirada en Azeroth, este Cataclysm es una gran idea que da al juego un nuevo soplo de aire fresco que nos mantendrá bien pillados, y pagando, hasta la próxima expansión en abril-junio de 2012.

¿Que tienes nivel alto y poca moral para subir desde 0 a un nuevo personaje? Pues tienes territorios, mazmorras y lugares que visitar y exprimir sin problemas con tu char de level alto, amén de las actualizaciones que Blizzard mete de cuando en cuando con mazmorras nuevas y premios cada vez mejores.

¿Qué te parece interesante recorrerte los viejos territorios de Azeroth a los que han lavado la cara? Pues te haces un Huargen o un Goblin y listo. A disfrutar. Eso sí, para alguien que, como yo, ha visto lo que es Azeroth y lo que fue, sigo viendo que llegar a nivel 60 es sencillo pero luego seguir hasta el 70 en The Burning Crusade ya son palabras mayores. Los que no tengan (como yo) a esta expansión en la mejor de las consideraciones, sobre todo estéticas y de concepto, que sepan que no tienen otra alternativa. Que tendrán que jugar en Terrallende sí o sí, visitar el estercolero de Shattrath y dormir al raso en esos escenarios que rozan la pesadilla.

De ahí a Rasganorte y luego a lo nuevo de Cataclysm. Así que lo dicho aventurero. Seas experto en estas lides de World of Warcraft o un completo recién llegado, estamos ante uno de los títulos más grandes (en todos los sentidos posibles) que haya visto jamás una plataforma de juego.

Cataclysm es una vuelta de tuerca con apariencia de genialidad, un movimiento al que Blizzard estaba obligado y que le ha salido de maravilla. Sobre todo por la cantidad de contenido que hay para niveles altos. ¿Un pero? Que entre los niveles 60 y 80 hay que pasar por las dos primeras expansiones y eso, para los que las han jugado y se saben cada rincón de memoria, es un impedimento para subir con alegría a sus nuevos personajes.

Cataclysm, en mi opinión, no es la mejor de las tres expansiones que han visto la luz de World of Warcraft. Está muy lejos de Wrath of the Lych King en calidad de escenarios y nuevos enemigos pero, sin embargo, su presencia en todo el mural que forma el juego original con sus expansiones la convierte en la guinda que completa un pastel increíblemente divertido y... ¡¡ojo!!, adictivo.

Valoración

Gran expansión del imprescindible World of Warcraft que saciará a los viejos del lugar y enamorará a los nuevos que decidan descubrir lo divertido que es el rol online de Blizzard.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

La genial idea de arrasar Azeroth, las dos nuevas razas y los territorios de nivel alto.

Lo peor

El contenido de nivel alto es para jugadores muy hardcores. Para los que 'solean', se acaba rápido.

Lecturas recomendadas