Los Muertos Vivientes (The Walking Dead): Días Pasados
Análisis

The Walking Dead vol.1: Días pasados - Review del cómic original

Por Jesús Delgado
-

Aquí llega nuestra review de Los Muertos Vivientes (The Walking Dead): Días Pasados. Este primer volumen del cómic en el que se inspira la serie original de Robert Kirman y AMC solo es el primero de mucho más (si nos dejáis).

The Walking Dead es el nombre con el que se conoce internacionalmente la serie televisiva de zombies de la cadena AMC que ha desatado tantas pasiones a lo largo de los últimos cinco o seis años. Sobre todo tras la "rompedora" aparición de Negan (Jeffrey Dean Morgan) en la season finale de la pasada temporada.  Sin embargo, como bien sabréis, TWD es una serie televisiva que se basa en un cómic original escrito por Robert Kirkman (Outcast, Invencible). Y, de hecho, muchos años antes de ser un producto de masas y de estar en boca de todo el mundo, ya se editaba en España con su título traducido: Los Muertos Vivientes bajo el sello de Planeta DeAgostini. 

Con esta reseña que os proponemos a continuación, damos pie a un ciclo de reviews en el que iremos, poco a poco (y tratando de evitaros SPOILERS en la medida de lo posible) repasando uno a uno los distintos volúmenes de esta colección, cuya edición española ya supera los 20 números.  De esta manera, e estas líneas encontraréis la reseña de Los Muertos Vivientes (The Walking Dead): Días pasados, su primer tomo. 

Los Muertos Vivientes (The Walking Dead): Días pasados contiene los seis primeros números de la serie, firmados por Robert Kirkman y dibujados por Tony Moore (Masacre: Presidentes Muertos) y son, en esencia, la base para el resto de la serie de cómic y también la inspiración de la serie televisiva para su primera temporada.

Dicho esto, podemos comenzar la review en firme. 

Un cómic atípico de Zombies

Lo primero, que es lo que la mayor parte de vosotros os estaréis preguntando. ¿Tiene esto o no algo que ver con la serie? A grandes rasgos, os podemos decir que Los Muertos Vivientes (The Walking Dead): Días Pasados prácticamente viene siendo la primera temporada de la serie de televisión de The Walking Dead.

Aunque, eso sí, hay ciertas diferencias sustanciales entre la serie y el cómic. Sobre todo acerca de quién sobrevive o no de cara al siguiente volumen. De hecho, si venís de ver la serie, encontraréis este primer tomo bastante más ligero y rápido que la primera temporada de la serie. Eso sí, ya os avisamos que las diferencias entre el cómic y la serie son enormes. Y con esto, no os contamos más de la trama y pasamos a meternos en faena con el cómic en si. 

Los Muertos Vivientes (The Walking Dead): Días Pasados prácticamente recoge la esencia propia de la premisa del cómic. Robert Kirkman no quería hacer un cómic de terror per sé. No quería hacer otro Amanecer de los Muertos, sino más bien, hacer un ejercicio de crítica social y sacudir al espectador. Esto es, preguntarle qué pasaría si de repente el mundo que cree conocer desaparece, con todas sus comodidades y convenciones sociales en tanto la sociedad vuelve de cabeza al neolítico. ¿El detonante de esta debacle? Un virus zombie que obliga a la población trashumanizar de nuevo, tratando de sobrevivir entre las ruinas de la antigua civilización. 

Con esta idea, el lector "se convierte" en Rick Grimes, habiendo de ser testigo de la transformación de la sociedad, y valorando su vida más allá de las dinámicas del día a día. La rutina diaria de cualquier persona del mundo occidental está completamente muerta y la humanidad ha de volver a luchar por la supervivencia, ahora que hay otro tipo de criatura en lo alto de la cadena alimentaria: los caminantes. 

En este aspecto, el tomo trata de exponer en estos seis primeros números que contiene la idea base de la serie: el fin de la civilización y la readaptación de los supervivientes a la nueva situación. Su fin no es tanto horrorizar (aunque lo consiga a base de nausea y muertos descompuestos), sino conmover al lector. Y aunque este objetivo se cumple en principio, mucho nos tememos que al final el engache a la serie venga dado antes de la mano del desarrollado culebrón que propone que del dilema existencial y social que busca crear. 

Por otro lado, hemos de hablar de Tony Moore, dibujante de este primer volumen y que deja Los Muertos Vivientes en el siguiente tomo, desde el cual el entintador Charlie Adlard será también el ilustrador. Sin menoscabar el trabajo del segundo, hemos de hacer notar la idoneidad de Moore como ilustrador de esta primera etapa.

Se trata de un dibujante más que competentes y cuyo trabajo, ya hace más de diez años, era exquisito. Al menos en lo tocante a las emociones. Los lápices del ilustrador logran crear expresiones que transmiten al lector sin ningún lugar a dudas los sentimientos y emociones de los protagonistas de este drama, logrando engancharnos y haciéndonos empatizar con la situación de los supervivientes.

Ahora, dicho esto, también os hemos de señalar que el formato en blanco y negro puede echar atrás a más de un lector que necesite "colorines" para acercarse a un cómic. Pero, que nadie se engañe, el formato en blanco y negro está buscado, precisamente, para ahondar en la seriedad de la trama y para no distraer al lector con efectos visuales, obligándole a centrarse en la trama y a leer prestando atención. Porque, amigos, Los Muertos Vivientes no es de esos cómics que se puedan leer "en diagonal", sino que debe disfrutarse con calma y leyendo de viñeta a viñeta, sin perder ripio de los detalles. Sobre todo, porque posteriormente estos detalles vuelven aunque sea para morderte. 

Los Muertos Vivientes (The Walking Dead): Días pasados

Si estáis interesados en este primer número, Los Muertos Vivientes (The Walking Dead): Días Pasados es un buen comienzo para engancharse a la colección del cómic original de The Walking Dead. Es posible encontrarlo en librerias especializadas y grandes superficies con holgada facilidad al precio de 7,50 euros. 

Valoración

Atractivo arranque para una serie que ha captado un alto número de acólitos a lo largo del globo. La premisa fresca de sus comienzos, no obstante, no resulta novedosa casi quince años después.

Hobby

83

Muy bueno

Lo mejor

La premisa original. La elección de Tony Moore como ilustrador para esta primera etapa.

Lo peor

Quien haya visto solo la serie, encontrará la versión original del arranque algo resumidita. La colaboración con Tony Moore acaba en este volumen.

Lecturas recomendadas