warcraft lazos de hermandad
Análisis

Warcraft: Lazos de hermandad - Review del cómic precuela

Por Jesús Delgado
-

Warcraft: Lazos de hermandad es el cómic precuela de Warcraft: El origen. Chris Metzen y Paul Cornell escriben esta novela gráfica, ilustrada por Mat Broome y otros artistas.

Prueba de que en Blizzard se las esperaban mucho más felices con el estreno de Warcraft: el origen, es el lanzamiento del cómic que nos ocupa. Warcraft: Lazos de Hermandad es un cómic precuela que narra los años mozos del rey Llane, de Anduin Lothar y de Medivh, mucho antes de la llegada de los orcos y su Horda a Azeroth, revelando algunos detalles nimios detrás del argumento del filme. 

La acción de Warcraft: Lazos de Hermandad se sitúa dos décadas antes de los hechos de la película. En ella se muestra el conflicto entre los humanos de Stormwind (Ventormenta) y los trolls de Stranglethorn (Tuercespina). Los asentamientos humanos han ido cada vez más allá y en represalia, los trolls contratacan tomando prisioneros y convirtiéndolos en el plato principal de sus festines.

Como respuesta, el joven príncipe Llane empieza a su vez una campaña contra estos, dispuestos a defender la expansión de su reino. A su lado estarán sus dos mejores amigos: el caballero Lothar y Medivh, quienes ofrecerán apoyo en forma de espada y magia. Sin embargo, la empresa de Llane se encontrará con la negativa de su padre, el rey Adamant, quien le avisará de los peligros de semejante expedición y las responsabilidades del buen gobierno.

Una obra dedicada a los fans

Estamos ante un cómic fetiche. No es una de esas obras que realmente vayan a sacar partido los comiqueros de pro o un gamer medio, sino que hay que ser muy fanático y adicto a World of Warcraft y el resto de franquicias de Warcraft para sacarle chicha a este cómic de Warcraft: Lazos de Hermandad. De hecho, tanto es así que peca de algo innecesario y redundante, siendo un ejercicio de regodeo respecto a la trama de la película, antes que un añadido perfecto para ella.

En primer lugar, la idea de la trama precuela. Aunque está bien pensada, ya que pretende sentar una base anterior al filme, explicando algunos temas como los motivos de la corrupción de Medivh, resulta bastante innecesaria sino condescendiente. Y es que su ejecución es como la de  con cucharilla ideas que no quedaran demasiado claras durante el visionado de la película. Machacando en ellas en torno a un elemento de poca importancia para la película pero de cierta magnitud para el trasfondo del mundo de Warcraft: las guerras entre humanos y trolls desde tiempos inmemoriales y que ya vienen de tiempo de los Arathi.

Por otro lado, si bien el guión no está mal llevado, los ritmos y la información está ordenada de manera coherente, la historia de Chris Metzen y Paul Cornell adolece de gancho como para que alguien que no conozca el juego y el peso de los tres protagonistas tenga muchas ganas de picar o con el juego con la película. Además, su traslado a viñetas en ocasiones se hace muy confuso. 

Hay que hacer notar, que además, la ilustración no se debe únicamente a  Mat Broome (Stormwatch, Shadow Man), sino que también Eddie Nuñez (Superman) y Sean Parsons aportan su grano de arena. Pero algo no acaba de encajar entre salto de artista y salto de artista. Además, a nivel de fluidez de acción se ha quedado muy anacrónica. Las composiciones son propias de los noventa y ese desgaste en cuanto a estilo se percibe a las pocas páginas. Ahora, eso sí, la anatomía y la expresión facial de los personajes es de primer nivel. Así que en este aspecto los ilustradores cumplen más que sobradamente.

Tampoco hemos de perder de vista el color de Wendy Broome y Carrie Strachan,que aportan uno de los mejores valores del cómic de Warcraft: Lazos de Hermandad. Este es otro de sus grandes atractivos, ya que enmascara muy bien cualquier pequeña deficiencia en los lápices y en el entintado. Por cierto, que tampoco es lo único destacable. El diseño de escenarios y de personajes resulta muy fiel al mundo de Warcraft y no resulta complicado creernos que estamos dentro de una de las historias de la más rentable franquicia de Blizzard.

En conjunto pues, podemos decir que si bien Warcraft: Lazos de Hermandad no es el mejor cómic de videojuegos del año, al menos cumple su propósito y le da a los jugones del WoW lo que buscan: más carnaza. Y contra eso no hay alegato en contra posible. Si usted, lector, es de esos que a los que les gustó la película y/o sigue haciendo raids en Azeroth y Terrallende, este cómic le satisfará. 

warcraft lazos de hermandad

Warcraft: Lazos de Hermandad es un cómic editado en España por Panini Comics. Puede encontrarse en cualquier tienda de cómics especializada o gran superficie a un precio de 13,00 euros. 

Valoración

Aceptable cómic precuela. No cuenta nada necesario, pero satisfará a quien busque ese puntito más allá de de la película.

Hobby

69

Aceptable

Lo mejor

Más Warcraft, más nuevo "lore", visita algunos sitios icónicos de Azeroth. Los diseños de personajes.

Lo peor

¿Realmente cuenta algo que nos interese? La acción entre viñetas y viñetas. Una historia insulsa, solo para fans muy fans.

Lecturas recomendadas