Análisis

The Witcher Blood and Wine - Análisis de la expansión

Por David Martínez
-

Versión comentada: PC

Para el análisis de The Witcher 3 Blood and Wine viajamos a la tierra de Toussaint, en que el brujo Geralt de Rivia debe resolver un misterio y enfrentarse a una nueva bestia. Se trata de una expansión para PS4, PC y Xbox One, con más de 30 horas de juego.  

CD Projekt Red, el estudio polaco responsable de la saga The Witcher, ya nos advirtió que esta expanisón, Blood and Wine, iba a ser mucho más grande y compleja que la anterior, Hearts of Stone. En total, nos ofrece más de 30 horas de juego -contando la historia principal y las quests secundarias- con nuevas mecánicas, y una nueva perspectiva del protagonista, Geralt de Rivia.

Y antes de proseguir, os recordamos que para jugar a este DLC, que saldrá el próximo 31 de mayo, es necesario poseer el juego original, aunque se trata de una aventura independiente. Nuestro consejo es que lo dejéis para el final, por algunas "implicaciones" del personaje.  

Volvemos a ponernos en la piel del brujo, cazador de monstruos, para recorrer una nueva tierra; Toussaint. Mientras que en The Witcher 3 Wild Hunt todos los escenarios tenían un tono frío y desolado, como resultado de la guerra, esta región del sur se ha mantenido al margen. Eso significa que muestra un estilo rico y colorido, inspirado en las tierras del sur de Francia y norte de Italia. No es sólo el tipo de riqueza que vimos en Novigrad, reflejado en armaduras de diseño intrincado y mansiones lujosas, sino también la vegetación, la luz y los personajes que nos encontramos.

La tierra del amor y el vino

Precisamente los personajes son lo primero que nos va a llamar la atención en este DLC. Los habitantes de Toussaint son caballeros andantes, como Palmerin de Launfal o Milton de Peyrac Peyran, que creen en las virtudes de la caballería, y defienden con su vida a su duquesa, Anna Henrietta. El contraste de su forma de ser con el carácter duro de Geralt, ofrece una nueva visión del brujo (y momentos verdaderamente entretenidos).

Y no todos los personajes son nuevos. Esta expansión pone el punto final a las aventuras de Geralt de Rivia, por el momento, y por tanto, nos permite reencontrarnos con algunos personajes claves en la vida del brujo: Regis (al que conocíamos por los libros, pero que no aparece en Wild Hunt), Jaskier y -a través de una carta- Yennefer de Vergenberg. En cualquier caso, sus apariciones no alteran la historia del juego original. Blood and Wine es una aventura completamente independiente, que se puede jugar en cualquier momento, incluso sin haber terminado The Witcher 3 o Hearts of Stone. Para ello, el juego nos permite empezar directamente en nivel 34. 

Las nuevas formas de jugar 

Blood and Wine incorpora nuevas mecánicas de juego. La más llamativa es la posibilidad de hacernos con nuestra propia hacienda, Corvo Bianco, y gestionarla como auténticos terratenientes. Se trata de un antiguo viñedo, con distintas instalaciones que podemos mejorar (casa, establos, bodegas...) y recorrer libremente. En lugar de complicarnos con un sistema de menús, la forma de mejorar nuestras posesiones consiste en hablar con el mayordomo y pagar el precio. Sin embargo, no afecta demasiado al juego, y se trata simplemente de un nuevo entretenimiento.

Los coleccionistas no pararán hasta colgar sus armas y armaduras en la hacienda, o mejorar los establos para que descanse Sardinilla. Pero nada de ello se traduce en ventajas reales que nos ayuden a llecar a cabo nuestra misión: cazar a la bestia de Beauclair

Tampoco es demasiado relevante la posibilidad de cambiar el color de las armaduras con tintes (otra de las novedades de la expansión) ni los nuevos mutágenos, que nos otorgan 12 poderes adicionales. Pero en conjunto, redondean todas las mecánicas de juego que ya conocíamos en Wild Hunt y que se convirtieron en  razones para que The Witcher 3 fuera juego del año

Así que podéis prepararos para combatir (utilizando las espadas gemelas de plata y acero, la magia y la ballesta de mano), explorar -con la ayuda de los sentidos de brujo, que resaltan el rastro de víctimas y enemigos- y participar en las conversaciones más interesantes. Y como Geralt sigue siendo Geralt, también podemos presenciar una de las secuencias de sexo más creativas de todo el juego. 

El argumento es la clave

Si algo destaca por encima de todo en Blood and Wine, es el argumento. La expansión tiene más de 90 objetivos y misiones secundarias, pero es la trama principal lo que nos ha conquistado. Aunque comienza con un tono cálido y amable, inédito en el juego, pronto se convierte en una historia de vampiros, con tintes románticos -no necesariamente amorosos- y la presencia de Dettlaff Van Der Eretein, un "chupasangres" que juega un papel crucial en esta historia. 

Por si esto fuera poco, en la mitad de la aventura nos encontramos con dos puntos de inflexión que cambian por completo el tono, y que conseiguen mejorar aún más nuestra sensación. No haremos spoiler de lo que os espera en ellas, pero las misiones "La noche de los colmillos largos" y la visita que hacemos al País de las mil fábulas  se cuentan entre los mejores momentos de la obra completa. 

El único "pero" que le podemos poner es que, pese a que la historia sea tan intrincada y llena de referencias como la original, no tiene los tintes épicos que -lógicamente- tenía la persecución de la Cacería Salvaje, y la búsqueda de Ciri. Si habéis leído los primeros libros de la saga de Sapkowski, seguro que encontráis una increíble fidelidad, e incluso algún guiño (hasta se menciona "el último deseo" que es el título de la primera novela).

A la altura del original

Para tratarse de una expansión, la verdad es que Blood and Wine nos ha impresionado. No sólo por su contenido (20 nuevas especies de monstros, 30 armas y 100 piezas de armadura, con nuevos mutágenos y más de 90 misiiones) sino, especialmente, por su argumento. Aunque las nuevas mecánicas de juego se quedan en un plano anecdótico, esta historia de viñedos y vampiros está escrita con un pulso brillante, grandes personajes y sorpresas.

 

Merece mucho la pena terminar nuestras aventuras con el brujo Geralt de Rivia haciendo esta visita a Toussaint. Además, se agradece que de nuevo podamos disfrutar de una edición física, con dos mazos de cartas para jugar al gwynt, en las versiones de PS4 y PC.  

Valoración

Una historia brillante. Más de 30 horas de juego que ponen fin a las aventuras de Geralt de Rivia, con nuevos escenarios, personajes conocidos y momentos capaces de ponernos los pelos de punta.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Un DLC enorme, que contiene una de las aventuras más complejas y bien escritas de The Witcher.

Lo peor

Las nuevas mecánicas de juego, como la gestión del viñedo, no aportan demasiado.

Lecturas recomendadas