Análisis

XCOM 2 - Análisis para PC

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

Por fin tenemos listo el análisis de XCOM 2 para PC. Se ha hecho de rogar, y han mediado dos avances antes de su lanzamiento, pero por fin hemos podido jugar a la versión final de uno de los juegos de estraegia más esperados de los últimos años.

Nos faltaba por ver cómo sería la versión final de este XCOM 2 frente a las previews que habíamos probado antes. Hay que decir que las diferencias han sido mínimas, y nos hemos encontrado con un juego que ha confirmado las grandes sensaciones que nos había transmitido. Como ya os adelantamos en diciembre, el entorno en el que se desarrolla este XCOM 2 muestra a una humanidad contra las cuerdas, totalmente a merced de la tiranía alienígena, que ha ganado la guerra y en veinte años ha conseguido construir una sociedad dócil a sus planteamientos y que ignora el peligroso futuro que la aguarda.

La situación que vive la humanidad en este XCOM se puede comparar a las zonas ocupadas durante la segunda guerra mundial por los nazis, donde rápido se crearon movimientos de resistencia y auténticos ejércitos que desafiaron al poder establecido por la invasión y la fuerza extranjera, aunque en esta ocasión, la amenaza vino de fuera de nuestro planeta, se ha asentado, y ya cuenta con el respaldo de una población que sólo ve la parte más superficial de los planes que los alienígenas tienen para ellos.

Esta situación ha condenado a la clandestinidad a los XCOM, y ha conseguido que la resistencia tenga que actuar sobre todo con mucho sigilo para sabotear los sistemas alienígenas. El paso de los años ha conseguido que las fuerzas XCOM hayan sabido adaptarse a trabajar en esta clandestinidad y acostumbrarse a realizar misiones donde la infiltración y la sorpresa son factores clave. Esto sin duda es un gran aliciente, y nos permite explorar un modo de combate mucho más reflexivo, donde entran en juego muchos factores, como la neutralización de los sistemas enemigos o la ocultación como un valor de gran importancia que debemos intentar conservar en cada misión.

Una de las principales novedades de este XCOM 2 radica en la variedad de los enemigos a los que tendremos que enfrentarnos. Sin duda se trata de una evolución lógica de estos, ya que tras 20 años de dominio en la tierra han tenido tiempo suficiente para implantar criaturas que sean mejor aceptadas por la población humana, pero que debajo de su apariencia siguen siendo máquinas diseñadas para someter a la población de forma implacable.

Los principales enemigos a los que tenemos que enfrentarnos en las primeras misiones serán los ADVENT, esa suerte de cuerpos de seguridad o policía que se ha instaurado en las calles y que el grueso de la población ya acepta como algo normal. Contra este ejército de polis alienígenas tendremos que librar muchas batallas, aunque siendo sincero, son las fuerzas menos peligrosas de todas. Arcontes, se trata de una nueva especie de alienígena que ahora sustituyen a los quehaceres de los antiguos flotadores aunque con un aspecto mucho menos aterrador. No se quedan atrás los Vipers, un enemigo resbaladizo, con una gran radio de acción y un ataque devastador. Los Andromedon son fruto el fruto híbrido de la naturaleza y la mecánica, robustos luchadores capaces de derribar muros sin pestañear gracias a su armadura y preparados para eliminar varios de nuestros soldados de una sola vez, gracias a sus armas bacteriológicas.

Los sectoides han supuesto una de las amenaza más profundas para nosotros, básicamente porque sus poderes psiónicos han conseguido que muchos de nuestros soldados hayan entrado en pánico rápidamente, desorientándose y quedan más expuestos al fuego enemigo.

Combate por turnos del bueno

Los combates de este XCOM 2 son apasionantes, y sobre todo muy, muy divertidos. Es uno de esos juegos que nos dejan con ganas de más, y según avanza el juego, más aún. Y eso que en muchas ocasiones no prestamos demasiada atención a la trama y nos volcamos sobre todo en los combates. Este es el talón de muchos juegos, y en este caso no es para menos, porque una vez más se trata de una historia prescindible y predecible, pero que tampoco estorba en absoluto en el desarrollo de las partidas.

Aquí la gestión de nuestra escuadrilla es esencial, y la podemos hacer antes del combate en nuestra base, y después de él. Y es que en XCOM 2 tenemos la posibilidad de reclutar nuevos soldados, algo que es básico, teniendo en cuenta que los que mueran en combate ya no volverán. Esto añade un punto de realismo, ya que si perdemos un soldado experimentado, tendremos que volver a reclutar y adiestrar a un novato, con lo que ello supone. No obstante, si sabemos gestionarlos en combate, podrán recibir ascensos rápidamente, algo que podremos hacer al final de cada una de las misiones.

Además estos ascensos supondrán la mejora de determinadas habilidades que designemos a nuestro antojo, de esta manera podremos modelar la evolución de cada uno de nuestros soldados y así crear un equipo cohesionado y que se complemente a la perfección en el campo de batalla. 

Uno de los mejores aspectos de XCOM 2, y que ya pudimos ver en su anterior entrega, es la posibilidad de poder elegir entre distintos tipos de soldados. Esto abre un gran abanico de posibilidades a la hora de acechar al enemigo, pudiendo crear todo tipo de tácticas de asalto que podrán ser apoyadas por fuego de precisión, como el de un francotirador, o más directas, con el combate cuerpo a cuerpo que nos ofrecen las unidades comando, que nos permiten atacar frente a frente al enemigo. Otras de las facetas que deberán manejar nuestros soldados son las del hackeo y apropiación de los sistemas enemigos. Para estos menesteres las unidades de especialistas nos permitirán poder hackear o infiltrarnos en los sistemas enemigos a través de numerosos dispositivos y con la ayuda de un efectivo dron.

El combate en esta nueva entrega es si cabe un poco más táctico que en las anteriores, ya que condición de rebelde de nuestras fuerzas las obliga a infiltrarse en terreno enemigo con mucho más cuidado que cuando se dedicaban a repeler a las fuerzas alienígenas con todo el arsenal posible. Esto al fin y al cabo nos ha parecido unos de los mejores aspectos de XCOM 2, porque nos ha ofrecido una serie de misiones donde el objetivo de nuestros soldados es posicionarse de la mejor forma posible sobre el campo de batalla, dispuestos en lugares donde sus competencias puedan complementarse a la perfección en el momento en que renunciemos a la ocultación (que nos permite ver qué porción de escenario es capaz de observar el enemigo) y que normalmente es el pistoletazo de salida de las hostilidades.

Las funciones que puede realizar cada soldado en cada turno son variadas, y muchas de ellas ya las conocéis, como es la guardia, que permite dejar a un soldado estático en un lugar, bien resguardado, y que atacará al enemigo cuando este se muestre en su campo de visión, esto es algo ideal para poder cubrir las posiciones de nuestros compañeros. La fase de disparo es una de las más emocionantes, y nos ofrece distintos objetivos que están al alcance de nuestras armas, con un porcentaje que representa las probabilidades de acierto.

Las animaciones para representar estos combates son sin duda de lo mejor del juego. El lanzamiento de granadas puede acabar con varios enemigos a la vez o derribar muros para dejar a la vista y sin refugio a las fuerzas enemigas. Ahora también podemos recoger a compañeros o a objetivos de misión a nuestras espaldas, para poder transportarlos hasta las zonas de evacuación que existen en muchas de las misiones de infiltración y extracción. Al estar sobre estas zonas de evacuación, podremos pulsar un icono que llama al SkyRanger, para que nos traslade de vuelta a nuestra base.

La verdad que el número de soldados que manejamos normalmente en cada misión, de cinco, es perfecto para el tamaño de cada escenario, que se crean de forma aleatoria en cada misión. Esto hace que las diferentes coberturas se encuentran en lugares distintos en una misma misión si la jugamos de nuevo, y también el lugar desde donde se despliegan o desde donde nos esperan nuestros enemigos. La verdad que la proporción del tamaño de nuestras unidades, con las enemigas y las dimensiones de los entornos nos han parecido perfectas, para completar cada misión en unos 15 o 20 minutos a lo sumo.

En XCOM 2 podemos disfrutar de muchas más armas y accesorios, y a ello ayuda mucho el looteo que podemos hacer en cada combate, ya que la muerte de los enemigos dejará un rastro de objetos que nos servirán para equipar a nuestros soldados y también, y muy importante, poder ampliar la investigación de nuevas tecnologías armamentísticas. 

Lejos de los combates tendremos que gestionar nuestra base, que ahora es móvil, y se encuentra en una nave nodriza que tiene la posibilidad de moverse a cualquier parte del mundo y rastrear terrenos en busca de aliados. Comenzaresmo el juego con varias misiones en el noreste de Estados Unidos, para luego visitar el caribe, el ártico y así poco a poco y desbloqueando nuevas zonas donde hayamos contactado con la resistencia. Ahora podemos movernos con esta nave nodriza en busca de focos de la resistencia para echarlos un cable frente a los alienígenas y así poder responder con más contundencia. Ahora tenemos la posibilidad desde el puesto de comandante de observar el terreno, y buscar misiones disponibles que ejecutar junto con la resistencia.

Desde este menú podremos ver todas las misiones disponibles, tanto principales como secundarias, que nos ofrecerán la posibilidad de ir tejiendo una red de contactos con la resistencia que sea capaz de plantar cara al poder alienígena. Cada misión es importante en el desarrollo de la trama del juego, y en base a nuestras decisiones, la elección de cada misión y la forma de completarla conseguiremos que la barra de tiempo se reduzca y nos permita acceder a nuevas investigaciones, a través de eventos secundarios de las misiones principales.

El Proyecto Avatar es el gran objetivo de los alienígenas, y nuestro objetivo es poder neutralizarlo para que no aplaste a la resistencia. La posibilidad de poder movernos con la base a cualquier lugar abre muchas posibilidades, y nos permite combatir en nuevos lugares, alejados incluso de las grandes urbes creadas o transformadas por el gobierno alienígena.

La gestión de la base o nave nodriza es uno de los aspectos más interesantes, ya que nos muestra en un perfecto 3D la vista de la base desde una perspectiva lateral, totalmente cortada en sección, al estilo del reciente Fallout Shelter o This War of Mine. Con el ratón podemos pulsar sobre cada una de las habitaciones, que nos permitirán acceder al arsenal, donde reclutar los soldados o ascenderlos, los laboratorios donde consultar a los expertos y abrir nuevas investigaciones de diferentes tecnologías, sobre todo militares, o el puesto de comandante desde donde manejar los movimientos de la base y las siguientes misiones.

Pero también hay muchas habitaciones que en el comienzo del juego se encuentran repletas de escombros alienígenas, que tendremos que limpiar para poder construir nuevas estancias de investigación. Dentro de cada una de estas estancias necesitaremos nuevo personal que podremos o bien contratar, o recuperar en misiones de infiltración. En estas misiones tendremos que extraer a científicos reputados para que nos ayuden en la investigación de nuevas armas o tácticas que consigan doblegar a los alienígenas. Este es sin duda un apartado que le da mucho dinamismo al juego y que nos aporta una gran sensación de control sobre el futuro de los humanos.

Sin duda esta versión definitiva de este XCOM 2 es un juego sobresaliente en cuanto a sus combates por turnos, y es en ese punto donde tiene su máximo atractivo. La gestión de la nave nodriza, la investigación de nuevas tecnologías y el reclutamiento de empleados y soldados es muy interesante, y tiene una gran repercusión en el campo de batalla, ya que de la buena gestión de nuestros recursos, y de la recolección de estos, dependerá que tengamos un ejército fuerte y preparado para hacer frente a las distintas amenazas que con el paso de las misiones se van añadiendo al plantel enemigo. Esto nos obliga a estar vigilantes y a investigar todo lo que podamos para poder conseguir una escuadra potente.

Apartado técnico

Aquí esta versión final de XCOM 2 no ha distado demasiado, por no decir nada, de las anteriores. Aunque a nivel visual tiene un nivel muy bueno, es verdad que no es lo suficiente como para justificar que en un ordenador de potencia media alta XCOM 2 se mueva con bastante brusquedad. Más cuando hablamos de que los combates son por turnos y no son demasiado dinámicos. Sin duda no ofrece una calidad suficiente que justifique tam poca suavidad de movimientos. Esto nos anticipa que en ordenadores inferiores, de gama media, nos va a obligar a jugar con unos ajustes muy, muy limitados. 

En cuanto al sonido, es impecable, mientras que está totalmente traducido y doblado al español, con unos doblajes 100% profesionales que le dan un toque de superproducción muy interesante.

Conclusión

La espera por este XCOM 2 ha merecido la pena. Porque a pesar de ser un juego muy similar a Enemy Unknown, nos ofrece un punto de vista y un nuevo rol para los humanos que cambia completamente la forma de luchar en el campo de batalla, siendo ahora los "invasores" de las posiciones alienígenas. La gestión de los recursos y la nave nodriza es el otro pilar junto con los combates por turnos de este juego. Sin duda los puntos flacos son como en tantos otros títulos son una historia un tanto floja, que sólo destaca por el nuevo rol de nuestras fuerzas, una IA que es bastante facilona en muchas ocasiones, no acertando a darnos incluso desde la casilla contigua, y un juego en su conjunto quizás muy parecido a su anterior entrega, aunque mucho mejor técnicamente.

En definitiva se trata de un juego de estrategia por turnos que no va a defraudarnos, tanto si somos nuevos en la franquicia, como veteranos, y que por cierto, necesita de bastante máquina para funcionar de manera fluida, desde aquí un tirón de orejas a Firaxis por ello. La reconquista de la tierra ha comenzado ¿aceptas el reto?  

Valoración

Una nueva entrega algo continuísta respecto de sus predecesor, pero que sigue ofreciendo estrategia por turnos de calidad y un nuevo rol de nuestras fuerzas frente a los alienígenas que cambia por completo la forma de luchar.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Nuevo rol de los humanos, nuevas criaturas, gestión recursos, estrategia por turnos pata negra

Lo peor

IA un tanto facilona, pide mucha máquina para lo que ofrece gráficamente

Lecturas recomendadas