Dino Crisis 2 - ¡Corre, corre!

¡Corre, corre!

Tras escapar de milagrito de las fauces del Tiranosaurio Rex, aterrizaréis en una zona vallada acompañados por el cadáver de un soldado. Después de un pequeña conversación entre Regina y Dylan, tomarás el control de éste. Te encuentras en el punto (J0) y sólo tienes una puerta por la que puedas salir, la que está cubierta de enredaderas.

Antes de pasar por ella hacia (J1), recoge del cuerpo del soldado un botiquín pequeño. Aquí empieza la diversión: aparecerán velociraptores hasta debajo de las piedras. Líate a repartir plomo y continua avanzando poco a poco. Más adelante, junto a un jeep destrozado encontrarás un botiquín medio. Sube las escaleras y sigue corriendo mientras despejas la zona hasta el siguiente tramo, (J2). Lo único que tienes que hacer tanto en esta zona como en (J3) y hasta llegar a (J4), es correr y disparar (y rezar para que no te coman, claro está). Sube al primer contenedor y hazte con un botiquín pequeño. Luego baja y sube por las escaleras que hay a la izquierda para engordar un poco más tus bolsillos, esta vez con un botiquín grande. Continúa hasta la puerta del fondo y entra a la torre del agua, (J5).

Al entrar, Dylan verá a una persona sospechosa, pero huirá de él y no podrá darle alcance. Olvídala y coge del suelo tu primer archivo de dinosaurio, el del Velociraptor. Justo al lado tienes una terminal donde podrás salvar la partida y hacer algunas compras con los puntos que has obtenido. Antes de abandonar este lugar, tienes que rodear el depósito y subir a él por las escalerillas para hacerte con un resucitador. Ahora baja y cruza la única puerta que está abierta, la que lleva al camino (J6). Corre de frente y cuando llegues al pequeño garaje, entra y recoge el botiquín medio que se encuentra junto a la pared. Luego sigue avanzando hacia delante, hasta llegar al punto (J7), aniquilando algunos reptiles más por el camino; ahora abre la puerta del final para conseguir entrar en el edificio militar.

En este patio, (M1), hará acto de presencia nuestro gran amigo el cariñoso Tiranosaurio Rex con ganas de juerga. Ni se te pase por la cabeza intentar abatirlo, porque te hará papilla y acabarás en su estómago. En vez de hacer eso, lo que tienes que hacer es ponerte a correr como alma que lleva el diablo y avanzar subiendo por las escalerillas rojas, cogiendo de paso junto a un contenedor un botiquín grande. Tienes que seguir esquivando al bicho en la medida de lo posible hasta que puedas saltar al suelo. En ese momento aparecerán los “cascos oscuros” los cuales te lanzarán algunos regalitos. No obstante, gracias a la habilidad de Dylan, no conseguirán alcanzarte y podrás escapar a (M2) sin un rasguño.

Y además