Los 10 juegos más violentos de la historia

Kratos

La violencia en los videojuegos siempre está en boca de todos. No son pocos los que, cuando ocurre alguna que otra tragedia, culpan -de forma injusta- a la industria del entretenimiento interactivo como determinante de la causa.

No son pocos los títulos que han estado en el ojo del huracán desde hace años por ser considerados videojuegos violentos. Ocurre en cada lanzamiento de GTA; y puede que ahora lo veamos con Red Dead Redemption 2. Parece que remarcar la violencia en los videojuegos es una constante en la industria, al contrario de lo que ocurre en otras. 

Obviamente, no podemos negar la evidencia. Hay videojuegos que basan su concepto en la violencia. Los hay incluso que se recrean en ello, proporcionándonos un festival de píxeles rojos que, a veces, son la envidia del mismísimo Quentin Tarantino -al que curiosamente nadie le recrimina sus escenas más explícitas-.

Un estudio afirma que los videojuegos vuelven violentos a los adolescentes

Por eso, hemos querido hacer una lista con los diez videojuegos más violentos con los que nos hemos topado. Esos que van más allá de los disparos y se centran en satisfacer a los consumidores por medio de violencia desmedida; y puede que innecesaria.

Hay muchos títulos con situaciones o momentos en los que prima la violencia para acrecentar la espectacularidad del juego en sí. Ahí tenemos la posibilidad de rebanar en dos a los Locust con la sierra de nuestra querida Lancer en Gears of War, la bullet cam de la saga Sniper Elite o el bendito festival de salsa roja que es Doom de principio a fin. Títulos que, al igual que muchos otros, bien podrían haberse incluido en este listado. Pero nos hemos querido centrar en aquellos que van mucho más allá. Aunque no están, no nos olvidamos de títulos como Splatterhouse, Ninja Gaiden o The Darkness, obras que encajarían perfectamente en este reportaje. O la saga GTA, una de las grandes señaladas cada vez que se habla de violencia en los videojuegos.

Manhunt

Sabemos de sobra que a Rockstar le va la marcha y les encanta avivar la polémica en cada uno de sus lanzamientos. La gran mayoría de sus desarrollos, además de desbordar calidad por los cuatro costados, no se cortan ni un pelo en sus intenciones y les gusta ser verdaderamente gráficos. Su culmen en este aspecto lo ostenta Manhunt, título publicado en 2004 que destaca principalmente por su violencia extrema. Su secuela, publicada posteriormente, tampoco se quedaría corta.

manhunt

En Manhunt tomamos el control de James Earl Cash, un personaje inspirado, incluso físicamente, en James Earl Ray, el asesino de Martin Luther King. Toda una declaración de intenciones. Sentenciado a muerte por inyección letal, finalmente solo le sedan para hacerle participar en un juego macabro en forma de película snuff. En un desarrollo en el que prima el sigilo, el protagonista debe hacer de todo para sobrevivir; y entre eso se incluyen asesinatos y ejecuciones de lo más salvajes. Rockstar incluso tuvo problemas judiciales por un asesinato realizado por un joven que, supuestamente, estaba obsesionado con el juego. 

Hatred

La violencia en los videojuegos a veces se utiliza como un simple reclamo comercial. Y ese es el caso de Hatred. Desarrollado por los polacos Destructive Creations, el título creó polémica y atención con sus tráileres controvertidos y sanguinarios. Más de 100.000 visitas en un par de horas cuando el juego recibió la luz verde en Steam. De hecho, fue el primer juego de la categoría AO -violencia extrema- publicado en dicha plataforma. La plataforma GoG se negó a distribuirlo por ser "excesivamente violento e inmoral".

En Hatred encarnamos a un psicópata que odia a la humanidad y arranca un genocidio a gran escala asesinando a todo aquel que se le cruza por el camino, sea civil o no. La aventura usa una perspectiva isométrica para ofrecer la acción, pero no se corta ni un pelo a la hora de mostrar cruentos asesinatos. Es la única "gracia" de un juego bastante pobre en todos sus aspectos y del que nadie hubiera hablado de no ser por la controversia generada