Ir al contenido principal

El efecto de los videojuegos en personas con trastornos de espectro autista (TEA)

Niño jugando a videojuegos

Un profesor de la universidad de Burgos publica un estudio sobre el efecto que tiene jugar con videojuegos para personas con TEA. Los resultados son positivos, e incluyen mejora en ciertas habilidades y reducción del estrés. 

Estamos acostumbrados a que los videojuegos aparezcan en la prensa generalista o en los estudios académicos, bien por su vertiente económica (los ingresos que genera la industria en todo el mundo y los puestos de trabajo) o por los problemas médicos derivados de su abuso. 

Sin embargo, en esta ocasión nos hacemos eco de un estudio que ha dirigido el profesor José Luis Cuesta de la Universidad de Burgos, con la colaboración de otros compañeros como Sergio Sánchez, Santiago Santos, Patricia Sancho y Martha Lucía Orozco. Un estudio en que trata el efecto de los videojuegos en personas con TEA. 

El trastorno de espectro autista, incluye diferentes síntomas como alteraciones de la interacción social, de la comunicación verbal o no verbal, respuesta inusual a los estímulos o restricciones de intereses. Los efectos dependen mucho de cada persona. 

Pero ¿pueden ayudar los videojuegos al desarrollo de los pacientes? ¿Son una herramienta capaz de ayudar a estar personas a la mejora de sus habilidades? Aquí os dejamos una noticia sobre un estudio de la Universidad de Oxford sobre los beneficios de los videojuegos para la salud mental. 

En el estudio El uso de videojuegos como ocio digital en personas con trastorno del espectro del autismo, se alcanzan unas conclusiones muy interesantes, en particular, el potencial de los juegos como motivación y para favorecer el desarrollo. 

A través de una serie de cuestionarios, repartidos a 67 pacientes con TEA, se han alcanzado algunas conclusiones acerca de los videojuegos, como que "están especialmente bien adaptadas a las de estas personas con respecto al procesamiento de información, los estilos de aprendizaje, los canales de información".

El hecho de no requerir interacciones sociales para disfrutar de los juegos, también resulta estimulante para el paciente de TEA; ya que no se siente abrumado al afrontar la actividad. Dentro de los efectos positivos también se cuentan la ayuda "para focalizar la atención, y distraerlos de estímulos molestos".

 Ikea lanza su colección para gamers

La mayor parte de los participantes en el estudio juega entre 1 y 3 horas al día. ¿Y cuáles son los juegos que escogen? Pues no hay un criterio determinado, "algunos se decantan por juegos relacionados con sus temas de interés, otros se fijan en la parte artística, les hay que buscan aquellos que les suponen un reto y otros, simplemente, los que están de moda."

En El uso de videojuegos como ocio digital en personas con trastorno del espectro del autismo también se tratan los aspectos que preocupan a este grupo. Sobre todo se consideran aspectos potencialmente negativos, como que podrían generar adicción, problemas físicos o aislamiento. 

Podéis consultar el estudio se encuentra disponible en la revista Siglo Cero. Revista Española sobre Discapacidad Intelectual. Podéis leer el artículo completo (en inglés) desde este enlace,

Fuente: Diario de Burgos

Y además