Emilia Clarke defiende la desnudez de Juego de Tronos en las primeras temporadas

Daenerys Targaryen, madre de dragones

Mientras esperamos a ver la última temporada de Juego de Tronos, la cual no tiene aún fecha de estreno, podemos debatir sobre las primeras temporadas de la serie, tal y como ha hecho Emilia Clarke. La actriz que da vida en la ficción a Daenerys Targaryen, ha hablado sobre la controvertida visión que algunos tienen del “exceso” de desnudos en la revista Harper's Bazaar.

Juego de Tronos no tardó en convertirse en la serie de más éxito de la última década, en ella hay de todo y lo casan muy bien. Se trata de un lugar de estilo medieval en el que conviven la magia, los dragones, los zombis, muchas muertes, algo gore en ocasiones, escenas de elevado contenido sexual, etc.

La ficción fue criticada y cuestionada durante las primeras temporadas por ser demasiado “pornográfica”. Algunos críticos argumentaban que las escenas de desnudos eran innecesariamente gratuitas, enfocadas a producir una excitación barata, otros postulaban que era inapropiada para una serie tan popular.

Los episodios de la octava temporada de Juego de Tronos serán los mejores de la serie

Empiezo a estar realmente molesta por todo esto, y la gente va por ahí diciendo: ‘Oh sí, todas las páginas porno cayeron cuando volvió ‘Juego de Tronos’”, comentó la actriz sobre el tema. ¿Soy como ‘El cuento de la criada’? Amo esa jodida serie, y lloré cuando terminó porque no iba a poder seguir viéndola”, añadía, buscando un símil con la reciente ganadora del Emmy a Mejor Serie Dramática.

Diferencias entre la serie de Juego de Tronos y los libros

Todo es sexo y desnudos”, explicaba la actriz que no dudó en defender el tratamiento de esos temas en la televisión. “Hay muchas series centradas alrededor del hecho de que la gente se reproduce. La gente folla por placer, es parte de la vida”, finalizaba la actriz.

El nivel de sexo y desnudos ha ido cayendo en las últimas temporadas de Juego de Tronos y eso no ha ido en detrimento de la serie ni de su popularidad, ¿o sí?

Lecturas recomendadas