Ir al contenido principal

Hoy se cumplen 45 años del estreno de Tiburón en cines

Tiburon
Tiburón, la película de Steven Spielberg que cambió para siempre el cómo nos bañamos en el mar, cumple 45 años desde su primer estreno en la gran pantalla.

Hay películas que pasan desapercibidas por los cines de todo el mundo y hay otras que consiguen ganar tres Oscar, aupar hasta la cima a su director y cambiar para siempre el concepto de la películas de terror y el cine de verano. 

Por supuesto, hablamos de Tiburón, la primera gran obra maestra de Steven Spielberg que cambió para siempre el concepto de blockbuster y que dio el empujón necesario para que un joven director de 29 años, con algún corto y que había trabajado en televisión en serie como Colombo, se convirtiese en uno de los creadores más importantes de la industria cinematográfica de los últimos 45 años. Pues precisamente es esta cifra la que cumple el sádico tiburón blanco Bruce, desde que por primera vez aterrorizase a los espectadores en los cines de Estados Unidos, a donde llegó en verano, provocando una oleada de miedo atroz a bañarse en las playas (a España no llegaría hasta el 19 de diciembre del mismo año aunque el miedo duraría hasta el verano siguiente). 

Se pueden decir muchas cosas sobre Tiburón, pero la más importante de ellas es que cambió para siempre la industria del cine, pues la época estival, que los estudios utilizaban para estrenar sus películas menos interesantes, se convirtió, a partir de la llegada del escualo, en el momento perfecto del año para estrenar los blockbusters. Y es que la cinta de Spielberg tuvo una de las campañas de marketing más agresivas de la época y llegó a estrenarse simultáneamente en 400 cines, una cifra impensable para aquellos años, que acabó dando como resultado una recaudación de más de 260 millones de dólares solo en Estados Unidos, una cifra que nunca antes se había visto y que dos años después pulverizaría uno de los mejores amigos de Spielberg, George Lucas con su primera cinta de Star Wars. 

Pero sería injusto decir que el éxito de Tiburón se basa únicamente en su campaña de marketing, pues en su momento, fue toda una revolución en la forma de hacer cine de terror, gracias a su forma de utilizar el fuera de plano, el gran villano de la película, el tiburón Bruce no sale en pantalla hasta pasadas una hora y 21 minutos de metraje, y la banda sonora de un desconocido John Williams, que ahora es uno de los compositores más importantes de los últimos años. 

Una película, que si bien ganó tres Oscars, a Mejor sonido, Edición y Banda sonora, fue todo un infierno rodarla, sobre todo por el odio visceral que se tenían los actores Robert Shaw y Richard Dreyfuss, que no se molestaban ni en disimular durante sus interpretaciones del cazatiburones y el biólogo marino, todo esto aderezado con los continuos problemas del tiburón mecánico, al que Spielberg bautizó como Bruce por su abogado. 

Todo el mundo recuerda la primera vez que vio Tiburón y empezó a tenerle miedo al mar, ¿cómo fue tu experiencia con esta película única?

Y además