El Instituto del Cine Británico no quiere que las cicatrices se vinculen con los villanos

El Joker

¿Qué hubiese sido del Joker de Heath Ledger sin sus cicatrices en la boca o del sangriento Tony Montana en Scarface, o el vengativo león Scar de El Rey León? Todos tenían la cara marcada por una profunda cicatriz que se ha vuelto el símbolo con el que se les identifica, pero también tienen otra cosa en común: su maldad. 

Por eso, desde el Instituto de Cine Británico (BFI) han decidido tomar la iniciativa de no volver a financiar una película en la que el villano de la misma tenga una cicatriz en la cara para acabar con esta estigmatización. 

"Las películas tienen un gran poder de influenciar a la sociedad... y además, son un catalizador de los cambios, por eso nos queremos comprometer a no fomentar las representaciones negativas de aquellas personas que tienen cicatrices u otras marcas faciales y por eso no financiaremos dichas películas. Esta campaña encaja perfectamente en los criterios del BFI en buscar y fomentar la diversidad y las representaciones con gran significado en la gran pantalla. Y hacemos un llamamiento al resto de la industria cinematográfica para que haga lo mismo", explicaba Ben Roberts, director del BFI en un comunicado. 

Las películas con Oscars mejor valoradas por los usuarios de Amazon

Esta decisión se ha tomado en apoyo a la campaña I Am Not Your Villian (No soy tu villano) de la fundación sin ánimo de lucro, Changing Faces que busca acabar con la discriminación de aquellas personas que tienen marcas o quemaduras visibles en la cara. 

No obstante, aunque es cierto que las cicatrices se suelen asociar a los villanos también hay otros muchos personajes que lucen su cicatriz y no están de parte de los malos. Sin ir más lejos, el protagonista de la saga Harry Potter tiene una visible cicatriz en forma de rayo en su frente, sin olvidarnos de Íñigo Montoya de La princesa prometida y las dos marcas de sus mejillas que le recordaban sus ansias de venganza; así como el divertidísimo Deadpool cuyas cicatrices no solo cubren su cara, sino el resto de su cuerpo. 

Y además