OMEN X es un portátil diseñado para el futuro de los videojuegos

Omen X

El año pasado, en Gamescom, OMEN by HP presentó sus nuevos portátiles gaming y, entre ellos, se encontraba el OMEN X. Se trata de un equipo diseñado con el jugador en mente y, sobre todo, con el juego al más alto nivel como objetivo. Esto, claro está, incluye los esports, pero también juego a un nivel casual con la máxima calidad, el juego a nivel entusiasta con calidad 4K y, cómo no, largas sesiones de trabajo y edición de vídeo.

Y es que, una de las características que más brillan del OMEN X es su pantalla. Se trata de un panel de 17,3 pulgadas con resolución 4K que ofrece una tasa de refresco de 120 Hz, algo nada habitual en este tipo de paneles, y llega preparado con la tecnología G-SYNC de NVIDIA para eliminar el temido ''tearing'' en los videojuegos (ese error gráfico que parte en dos, por el plano horizontal, una imagen de videojuego). 

Además, el OMEN X también está preparado para el futuro de los videojuegos, la realidad virtual.

Preparado para la realidad virtual

En 2016, diferentes dispositivos de realidad virtual irrumpieron con fuerza en nuestras vidas. En PS4 tenemos PSVR, pero en PC podemos disfrutar de HTC Vive, Oculus Rift y, desde el año pasado la Realidad Mixta de Windows. Elijamos la que elijamos de entre las tres posibilidades de realidad virtual para nuestro PC, debemos tener en cuenta que es algo que consume muchos recursos en nuestro sistema. 

Para que os hagáis una idea, según la página de especificaciones de NVIDIA para la realidad virtual, los requisitos mínimos para disfrutar de esta nueva forma de entretenimiento son una NVIDIA GTX 1060, 8 GB de memoria RAM y un procesador Intel Core i5-4590. Eso sí, hay muchas formas de disfrutar de la VR y, cuantos mejores componentes tenga nuestro PC, mejores gráficos y sensación de inmersión (además de una mayor tasa de fps, conseguiremos.

Accesorios HP Omen

El OMEN X se vende en dos configuraciones. Ambas tienen el mismo procesador, un Intel Core i7-7820HK con cuatro núcleos y ocho hilos a una frecuencia de 2,9 GHz con un boost de 3,9 GHz. Además, se puede overclockear fácilmente gracias al software integrado. El modelo más asequible cuenta con 16 GB de memoria RAM y una gráfica GTX 1070 y el enfocado para los entusiastas, 32 GB y una GTX 1080 de NVIDIA.

Como podéis adivinar, cumplen de sobra con los requisitos mínimos de la realidad virtual y podemos disfrutar de ella gracias a los puertos USB 3.1 y el HDMI integrado en el chasis. Ahora bien, un buen hardware a nivel de componentes no lo es todo para disfrutar de la realidad virtual en las mejores condiciones. También necesitamos un diseño inteligente a nivel estético.

Trabajar y entrenar más gracias a su diseño

Y, precisamente por lo mismo por lo que el OMEN X está preparado para la realidad virtual, también lo está para rendir durante horas. Nos referimos a su diseño. Con 3,6 centímetros de grosor, el OMEN X cuenta con cuatro salidas de aire para disipar el calor y que todo lo que generen tanto la CPU como la GPU salga al exterior.

Cuando jugamos a títulos de realidad virtual, tanto el procesador como, sobre todo, la tarjeta gráfica, trabajan intensivamente. La VR es algo que consume muchos recursos y que, a día de hoy, hace que el hardware de los equipos vaya al 100%, sobre todo si configuramos opciones visuales en parámetros elevados, como podemos hacer con equipos que montan una gráfica GTX 1080.

Por eso, disipar el calor es muy importante ya que, así, los componentes sufren menos a la larga. Sin embargo, el diseño del portátil gaming OMEN X no solo ayuda a que la VR pueda ejecutarse sin problemas. Evidentemente, un portátil de estas características no solo sirve para jugar.

¿Qué pasa si queremos trabajar? Cada vez somos más exigentes con nuestros equipos de trabajo y el OMEN X es un fantástico sustituto del sobremesa. Y es que, la pantalla 4K nos permite tener más ventanas abiertas y controlar más archivos, texto o imágenes gracias a la mayor resolución. Lo más importante, sin embargo, es el teclado.

Y es que, el OMEN X de HP cuenta con un teclado mecánico de nivel medio que nos ofrece un tacto cercano a los switches Cherry MX Blue. Esto significa que contamos con una respuesta táctil y con otra sonora que nos da un feedback muy bueno cuando nos pasamos horas escribiendo. Además, gracias al hardware y la combinación entre procesador, tarjeta gráfica y pantalla de alta resolución, podemos editar vídeo sin problema, algo cada vez más común para compartir en nuestras redes sociales.

Ahora bien, el tercer pilar sobre el que se asienta el OMEN X son los deportes electrónicos o esports. HP es sponsor de algunas de las competiciones más importantes en el universo de los esports y, con el OMEN X tienen como objetivo sustituir los equipos de sobremesa para que los jugadores puedan entrenar y jugar en la competición con el mismo equipo.

Eso sí, tampoco hace falta irse a la máxima competición para poner un ejemplo. Y es que, un teclado mecánico es lo básico de cualquier jugador de alto nivel de esports y, claro, hay momentos en los que no pueden sacarlo para ponerse a jugar. Con un equipo como el OMEN X cuentan con una pantalla con una alta tasa de refresco y con un teclado mecánico juntos. Solo haría falta enchufar un ratón y ponerse a entrenar o a disfrutar del juego durante horas.

Los equipos portátiles cada vez son más potentes y el OMEN X es una muestra de lo que se está consiguiendo en este terreno, aunando la potencia de un equipo de sobremesa con un panel de altísima resolución y un teclado mecánico que, hasta hace poco, estaba ''encadenado'' al escritorio.

Ofrecido por HP.