Roba miles de euros y los apuesta en un juego de Android que no tiene recompensas en metálico

Roba miles de euros y los apuesta en un juego Android

Una mujer se gasta más de medio millón de dólares en un videojuego de Android tras más de 3 años robando en el lugar donde trabajaba.

Miles de personas sufren distintas adiciones que son capaces de destruir toda su vida, y recientemente una residente en Australia se declaró culpable de 25 cargos de fraude informático tras desviar cientos de transacciones fraudulentas mientras trabajaba en el Hospital Veterinario de Tasmania, entre 2016 y 2019.

La mujer de nombre Rachel Naomi Perri, tal como informa la ABC, realizó 475 transacciones fraudulentas durante los últimos cuatro años en su trabajo como contable en el Hospital Veterinario de Tasmania robando un total de 680.000 dólares estadounidenses.

Curiosamente, la acusada usó este dinero para comprar fichas en el simulador de máquinas tragaperras Heart of Vegas Slots, uno de los juegos más populares de la Google Play Store enfocados al género de casino. Lo curioso del asunto, es que este juego no permite canjear las fichas ganadas por dinero real, con lo que toda la inversión realizada no puede recuperarse.

Heart of Vegas Slots

De esta manera la acusada se gastó 680.000 dólares en comprar fichas para jugar a un videojuego que incluso dejaba en piloto automático mientras dormía y que lo estaba jugando durante todas las horas cuando estaba despierta, incluso en el trabajo.

El hospital veterinario en el que trabajaba no se dio cuenta del robo hasta que Rachel Naomi Perri fue despedida en 2019 y encontraron distintas anomalías en los extractos bancarios.

La fiscal Simone Wilson, que lleva el caso, dijo al tribunal que durante el periodo de tres años y cuatro meses la acusada era la única persona al cargo de administrar las cuentas del hospital veterinario transfiriendo el dinero de la cuenta bancaria del hospital a otras cuentas bancarias externas, pero también a tarjetas de crédito y préstamos personales a su nombre.

Pero los delitos ya venían desde atrás, porque la policía descubrió que en 2015 la acusada había sacado de forma fraudulenta 30.000 dólares australianos a nombre de su esposo de una tarjeta sin su consentimiento y acumuló alrededor de 24.000 dólares australianos en deudas.

Perri ha sido diagnosticada por la psiquiatra forense Dr. Michael Jordan con un “trastorno de juego severo” y ha ingresado de forma voluntaria a terapia. Ahora la acusada se enfrenta a altas penas de prisión. De momento está en prisión preventiva para ser sentenciada el próximo mes.

Y además