El Tobogán Gigante de Michigan se vuelve viral tras las múltiples quejas por las velocidades que se pueden alcanzar

Tobogán gigante de Belle Isle Park

Hasta se ha compuesto un rap hablando de los riesgos de la atracción, que incluyen "romperse la espalda o partirse un diente".

El mundo de las atracciones nunca deja de sorprendernos. A lo largo de los años, los fans de este tipo de fábricas de adrenalina han disfrutado desde montañas rusas hasta atracciones de tipo "lanzadera".

Pero no todas las atracciones necesitan un despliegue técnico a gran escala o una temática encomiable como la del Parque Ghibli o Disneyland. Los humanos seguimos disfrutando como enanos al deslizarnos por un "simple" tobogán.

Si no que les pregunten a los vecinos de Detroit: el Tobogán Gigante ubicado en Belle Isle Park reabrió recientemente para el goce y disfrute de sus vecinos. "¡Yuhu! ¡El Tobogán Feliz!" que diría Homer Simpson.

Sin embargo, las quejas virales que ha recibido la instalación motivaron un cierre temporal para "realizar ajustes", tal y como recoge Fox News.

El Tobogán Gigante abrió sus puertas en 1967, pero interrumpió su actividad durante los dos últimos años debido a la pandemia de coronavirus.

Las redes sociales se llenaron de vídeos en los que los asistentes que se deslizaban por el tobogán botaban sin control alguno y con el riesgo de, bueno, partirse la crisma en cualquier momento. Los botes que pegaba más de uno hacen que a uno le duela la espalda.

Incluso el rapero de Detroit, GMAC, publicó un rap en el que hablaba de todo lo que podías hacer en el  Tobogán Gigante de Belle Isle, como perder un diente o romperte la espalda.

Poco después de su reapertura, el tobogán fue clausurado temporalmente para realizar ajustes que ayudasen a mantener un mejor control de la velocidad. También se ha empezado a rociar con frecuencia con agua toda su superficie.

Adicionalmente, se ha publicado un vídeo en el que se explica cómo hay que deslizarse correctamente por la atracción para no terminar en urgencias.

La instalación no estuvo demasiado tiempo cerrada, y por ahora no se han registrado lesiones graves por su uso.

Y además