Imagen de perfil de David Martínez
La opinión de
David Martínez

Lo que nos ha enseñado The Last of Us del mundo actual

last of us
Antes del lanzamiento de The Last of Us II, yo también he recordado la experiencia de jugar el primero, y lo que nos enseñó (sorprendentemente) sobre el mundo en que vivimos.

El próximo día 19 se pone a la venta The Last of Us Parte II, un juego que (dejando a un lado los logros técnicos y de gameplay, que no dudo que los tendrá) promete sacudir el avispero de la opinión. Porque Neil Druckmann, director del juego, es una persona comprometida con distintos movimientos sociales, y porque el estudio Naughty Dog pretende una implicación emocional de los jugadores. Como dije hace unas semanas, tienen todo el derecho del mundo.

Los videojuegos tienen derecho a ser políticos

Si esperáis algunos ejemplos de lo que nos espera, sólo hay que rebuscar un poco en las reacciones al beso de Ellie, a la posibilidad de matar a los perros que acompañan a los centinelas enemigos o a la violencia que se despliega en pantalla. Os adelanto que a mí me gusta que se remuevan las conciencias. Puedes estar o no de acuerdo con lo que el juego propone (incluso estar de acuerdo sólo en algunos planteamientos), pero estas son las obras que perduran por intentar contar algo diferente. 

Como muchísimos jugadores, yo también he recordado mis momentos con el primer juego, y lo que nos ha enseñado. Parecía imposible que una obra de ciencia-ficción nos adelantase tanto sobre el mundo en que vivimos. Pero llegó una pandemia (por suerte, muy diferente al hongo cordyceps) y nos ha "reposicionado" a todos. Algunos opinan que Joel era el malo en esta historia. Uno de ellos, es mi compañero Álvaro Alonso, otro es el propio Troy Baker, el actor que lo interpreta en los dos juegos.

Impresiones finales de The Last of Us parte II

Atención spoilers del primer The Last of Us. El final del primer juego ya resulta divisivo, para algunos decepcionante. Personalmente, me hubiera gustado que fuese el jugador quien tomase la última decisión sobre sacrificar o salvar a Ellie, y así tener una posibilidad de encontrar la vacuna para la humanidad. Pero entonces no habría secuela, y ya no sería la historia que quiso contar Naughty Dog. 

last of us remasterizado

¿Que Joel se comporta de forma egoísta? De acuerdo, como hubiese hecho yo con un hijo. ¿Que le miente para que no cargue toda su vida con el peso de haber podido salvar a la humanidad? Misma respuesta, como hubiese hecho yo. Y creo que más de uno se inclinaría por la misma respuesta, porque nos gusta pensar que somos "grandes" y que actuamos por el bien de la humanidad, pero las personas somos bastante egoístas, y nos preocupamos por aquellos que tenemos cerca.

Y la pandemia actual nos ha dejado bastantes ejemplos. No es lugar para entrar en acusaciones, me imagino que ya habéis visto actos más o menos discutibles (algunos de verdad repugnantes) motivados por el egoísmo. Es una muestra de que somos Joel. 

¿Y el resto? ¿Quién no se imagina convertido en un miembro de los Luciérnagas? Un grupo de resistencia contra las leyes de control gubernamentales, una organización civil que trata de restaurar el orden y ayudar a los supervivientes... tengo malas noticias, me temo que en la realidad no pasamos de protestar en redes sociales por aquello que nos parece mal. La mayoría, no está dispuesto a sacrificar nada por un ideal. 

last of us remasterizado

Lo que nos enseña The Last of Us es que sus protagonistas (lo mismo Joel y Ellie que los miembros de las comunidades que sobreviven) son héroes. En casi todos los juegos ocurre, pero en esta aventura, resultan más humanos. No son marines del espacio armados hasta los dientes y vistiendo una armadura pesada. Por eso nos hubiera gustado ser como ellos. Pero no dejan de ser una exaltación de virtudes de las que carecemos: la valentía, el sacrificio, la sangre fría cuando es necesario. 

Aunque nos gusta pensar diferente, casi todos nosotros acabaríamos convirtiéndonos en chasqueador a las primeras de cambio. Y el resto, refugiándonos mientras otros hacen el trabajo duro. Ya ha ocurrido. Es algo humano. 

Y además