Ir al contenido principal
Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

¿Qué pasa con la demanda de consolas de nueva generación?

PS5 Xbox mandos

Cada día que pasa estoy más sorprendida con la demanda que hay de consolas next-gen, del empeño que ponen algunos de conseguirla a toda costa (incluso cueste lo que cueste) y de las ganas que tienen de estrenar unas máquinas que, por el momento, poco tienen que estrenar. 

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesariamente o exactamente con la posición de Axel Springer o de Hobby Consolas.
 
Lo entendía perfectamente en Navidad, con PS5 y Xbox Series X|S recién lanzadas. Porque cuando te bombardean con un nuevo producto, siempre tienes ganas de probarlo, ese instinto de querer saber de primera mano de qué hablan todos, ese cosquilleo que te produce abrir una caja nuevecita y sacar de su interior un pedacito de futuro para comprobar por ti mismo si de verdad era el futuro o exageraban… 

En ese momento, hace mucha ilusión conseguir una consola nueva. Igual que un juego que acaba de salir… Aunque muchas veces termine con el plástico puesto en la montaña de juegos pendientes. A muchos, nos puede la emoción. Pero, pasado ese primer momento de impulso, ¿qué motivación hay? Pues, claro, jugar a algo distinto.

En los últimos relevos generacionales no ha habido grandes juegazos, de esos de desencajarte la mandíbula, pero, al menos, juegos había. Juegos que no podías jugar en tu vieja consola y que dejaban entrever las posibilidades del cacharro por el que acababas de empeñar un riñón. De hecho, en tu presupuesto sumabas, al precio de la consola, el de un juego o dos y hasta de un segundo mando…

En esta ocasión, no solo no hay juegos especialmente especiales… puñetas, es que no hay ni juegos exclusivos, salvo alguna contada excepción. Y esas excepciones tampoco es que sean de las de tirar cohetes. Si es triste el panorama de PS5, con apenas un puñado de exclusivos, más triste es el de Xbox Series X|S, al menos, de momento.

Si otros saltos de generación no han sido para tirar cohetes, el de esta ya da hasta un poco de apuro… Y, aun así, hay miles de jugadores deseosos de hacerse con una de estas nuevas máquinas que son continuistas hasta en su interfaz de usuario. ¿A qué quieres jugar que no puedas hacerlo en tu consola actual? 

Es posible que la escasez de consolas haya provocado un efecto llamada, como cuando se agotaba el papel higiénico durante el confinamiento. No es que te hiciera falta, pero como todo el mundo se llevaba tres paquetes, no ibas a ser tú menos, que si se agotaba, sería por algo... 

Comprar papel higiénico.

Esta escasez va para largo, porque no depende ni de Sony ni de Microsoft, sino de unos semiconductores que nadie sabían que existían y que apenas cuestan 1 €, pero que están detrás de toda la tecnología que consumimos hoy día (muchas veces sin medida). Eso, y los especuladores, claro. No va a ser cosa de ajustar producciones, no se va a arreglar en un par de meses: va a seguir habiendo escasez bastante tiempo…

… Un tiempo en el que habrá pocos exclusivos que llevarse al mando para sorprenderse. Un tiempo que les va a venir de lujo a las desarrolladoras que (otra norma no escrita de los últimos relevos generacionales) no dejan de retrasar juegos. Un tiempo que quizá sirva para que, cuando haya consolas en cantidad suficiente, también haya juegos que realmente nos hagan pensar “vaya, sí que merecía la pena de saltar de generación”. 

De momento, yo no me agobiaría mucho por pillar o no pillar una PS5 o una Xbox Series X|S. Al fin y al cabo, poco hay que no puedas jugar en tu actual consola y mientras los juegos que se lancen sigan siendo multigeneracionales, poco vamos a ver realmente sorprendente. Me da la sensación de que la recompatibilidad se va a usar mucho en estos primeros meses para tener a todos los usuarios contentos, sin contentar a ninguno realmente… 

En el fondo, yo creo que realmente no hay tanta demanda, que no es un problema real. Que no hay tantísima gente detrás de una PS5 o una Xbox Series X (de las Series S sí encuentras stock) como parece. Simplemente, como hay pocas consolas, los que la buscan generan mucho ruido. 

Ambas compañías, Sony y Microsoft, han dicho (una con datos, otras sin ellos), que ha sido un gran el mejor lanzamiento de su historia… ¿Qué podría haber pasado si no hubiera escasez de componentes? Probablemente que las estanterías estarían llenas y debate sería justo el contrario… ¿Para qué una nueva generación de consolas si no hay juegos exclusivos anunciados y los que hay se retrasan? 

Las opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no tienen por qué coincidir necesaria o exactamente con la posición de Axel Springer o Hobby Consolas.

Y además