Imagen de perfil de Daniel Quesada
La opinión de
Daniel Quesada

¿Por qué Detroit es el mejor juego de Quantic Dream?

David Cage y su equipo Quantic Dream por fin han dado a luz. Detroit: Become Human llega mañana a PlayStation 4 y estamos encantados de comprobar que se ha convertido en una aventura a la altura de las expectativas. Ya habréis visto en nuestro análisis de Detroit para PS4 que hemos quedado muy satisfechos con las aventuras de Connor, Kara y Markus pero, como es lógico, muchos entraréis en comparaciones respecto a los anteriores juegos de Quantic, como Omikron, Fahrenheit, Beyond o Heavy Rain.

Conoce más sobre los juegos de Quantic Dream con este libro

Ya decimos, tanto en el análisis como en el vídeo que encabeza este contenido, que Detroit nos parece el mejor juego de Quantic Dream, por encima del que, quizá, era el título más redondo hasta ahora: Heavy Rain. En el vídeo de aquí arriba os lo explicamos con más detalle, pero queríamos explicar los motivos más importantes en este artículo.

Que quede claro: no hay excesiva diferencia respecto a esos juegos ni en lo jugable ni en lo técnico. Lo que sucede es que, simplemente, han pulido mucho más la mayoría de las facetas a las que Quantic Dream nos ha acostumbrado a lo largo de los años. Lógicamente, el apartado técnico es superior, ya que este es un juego pensado desde el principio para PS4 (sí, en esta consola también podemos jugar con Heavy Rain o Beyond, pero no dejan de ser versiones "hipervitaminada" de juegos creados para PS3). Pero el superior rendimiento técnico de este juego para PS4 es, casi, casi, lo de menos.

Uno de los cambios que más han beneficiado a esta experiencia es la tabla de flujo. Heavy Rain había sorprendido a muchos por su capacidad para llevarnos a diferentes finales en función de las acciones y las decisiones que tomáramos, pero no podíamos "asimilar" el resultado de todo ello hasta llegar al final. En Detroit, Quantic Dream se ha arriesgado, mostrando a las claras, después de cada escena, qué camino hemos seguido y qué caminos se han quedado sin seguir. No solo eso, sino que podemos volver a determinados checkpoints para decidir de nuevo, ya sea guardando los cambios o, simplemente, contemplando las escenas sin guardar, para conocer las diferentes líneas argumentales.

Detroit: Become Human

El peligro de que el usuario perdiera el interés por el suspense de los acontecimientos era evidente (si podemos revisar todas las posibilidades a posteriori, ¿dónde está la tensión?), pero la jugada les ha salido bien por dos motivos: en primer lugar, porque ver los enormes diagramas con caminos "inexplorados" marcados en gris supone una constante tentación para el jugador, que tiene la sensación de solo estar viendo la punta del iceberg.

El otro punto a favor de Detroit Become Human: ver un camino a posteriori no significa que hayas visto el conjunto de la historia. Cada escena solo supone un fragmento pequeño del total, por lo que no alcanzarás a asimilar las repercusiones de tus actos hasta haber avanzado, probablemente, varias horas en la aventura. ¡De hecho, es probable que esa línea se ramifique aún más en base a posteriores decisiones o retos! Por tanto, en vez de suponer un problema, la tabla de flujo es todo un "vacile" por parte de Quantic Dream, que nos dice "sí, te muestro los caminos porque me lo puedo permitir".

Detroit Become Human

Para terminar, hay otro punto en el que el juego mejora sustancialmente respecto a sus predecesores: esta vez, la trama no depende de resolver un misterio que impregne todo el guión, como pasaba en Heavy Rain (¿quién es el asesino del origami?) o Beyond: Dos almas (¿quién o qué es Aiden?). Sí, hay algunos enigmas y, de hecho, cuando se resuelven, son ligeramente decepcionantes, pero esta vez la intriga está en conseguir objetivos que los personajes tienen claros desde el principio: Kara quiere escapar con Alice, Markus busca la revolución androide y Connor quiere descubrir por qué están surgiendo tantos divergentes. La tensión está en ver si seremos lo bastante listos y hábiles como para alcanzar nuestros objetivos. ¿Y de qué forma lo conseguiremos? El suspense (o, mejor dicho, su resolución), sigue siendo una asignatura pendiente para David Cage, pero Detroit para PS4 da prioridad a otra faceta con la que da en el clavo: los sentimientos de los personajes, la empatía y las reflexiones sobre un futuro cercano que podría ponernos a prueba.

Lecturas recomendadas