Kitsune RGB
Reportaje

Análisis: Kitsune RGB, una de las sillas gaming mejor valoradas, ahora con luz

Por Alberto Lloret

Las sillas gaming han pasado, poco a poco, de ser un accesorio que se miraba de reojo, con cierta desconfianza, a ser un imprescindible para aquellos que se meten sesiones de juego maratonianas, de seis o más horas, y buscan mantener la mayor comodidad posible.

Su diseño, ergonomía y calidad en los materiales, garantizan en primer lugar que adoptemos una postura correcta, que la comodidad sea una constante desde el primer minuto, algo que poco a poco ha ido calando entre los más jugones, que las han ido probado y adoptando de forma progresiva.

Kitsune RGB, silla gaming con luz en exclusiva de PcComponentes

Es un segmento muy competitivo, con numerosos modelos y fabricantes buscando distintos distintos equilibrios entre materiales, extras y precios, con modelos básicos que se pueden encontrar por debajo de los 100 euros, a modelos Premium, con cuero auténtico, que rebasan holgadamente los 500 euros. Por haber, hay hasta versiones "junior" para niños...

Dentro de la gama media de precios, el fabricante español NewSkill ha encontrado un hueco con algunos modelos muy bien valorados por debajo de los 200 euros, como son las sillas gaming Takamikura y, más recientemente, el modelo Kitsune.

analisis Kitsune RGB

De esta última, el fabricante lanzó a finales de 2018 una revisión, Kitsune RGB, que es la protagonista de este análisis. Una silla que se erige sobre los aciertos del primer modelo, y que incorpora luz RGB a su fórmula, una característica que pocos modelos de silla gaming suelen incluir.

En este análisis os vamos a dar nuestra opinión de la silla gaming Kitsune RGB tras haberla probado, y os vamos a detallar todos y cada uno de los aspectos y extras de ofrece, para que tengas elementos de juicio más que suficientes si estás pensando en hacerte con una... 

Como hemos adelantado, Kitsune RGB parte de unos mimbres probados, los de la silla Kitsune "normal", un modelo que se ha ganado la confianza de miles de jugadores de la marca NewSkill gracias a un gran equilibrio entre diseño, funcionalidad, calidad y precio.

Montaje de Kitsune RGB

Este nuevo modelo mantiene todo lo que hizo grande al anterior, empezando por su sencillez de montaje. Por razones obvias de volumen, la silla viene sin montar, en una caja de 25 kg... pero no es algo de lo que haya asustarse. En su interior vienen todas las piezas preparadas para un ensamblaje rápido, incluyendo todo lo necesario para que ni siquiera tengas que acudir a la caja de herramientas.

opinion Kitsune RGB

En esta parte del proceso, la estrella es una herramienta con forma de "L" que viene incluida, y que en sus dos extremos cuenta con puntas distintas para poder atornillar los distintos tipos de tornillos que intervienen en el proceso (un total de 10), junto a dos tipos de arandelas que sujetarán bien todas sus partes.

Como decimos, en apenas 20-30 minutos (dependiendo de lo habilidoso que seas), tendrás la silla montada. Las instrucciones son claras, las perforaciones y agujeros no dejan lugar a error y, en general, es un proceso que mirando los dibujos y leyendo los breves textos con calma no supone ningún problema.

review Kitsune RGB

El respaldo se atornilla a un par de piezas metálicas que permitirán que se incline, las ruedas se encajan a presión, como el pistón de gas que permite que la silla suba o baje su altura... es un proceso fácil que una persona en solitario puede acometer, aunque con dos manos extra se va bastante más rápido.

Materiales de Kitsune RGB

Una vez armada, la silla baja de peso hasta los 21,5 kg, y llega el momento de empezar nuestras pruebas. Los materiales son de calidad, y el acabado en general, sobresaliente. A diferencia de otras sillas gaming, aquí no hay detalles de color ni estridencias, es una silla completamente negra, con diseño de silla de carreras (con dos agujeros en la parte superior del respaldo).

Los materiales son buenos: aunque no es cuero, la piel sintética o polipiel da bastante el pego, (volvemos a recordar que con cuero auténtico, algunos modelos de sillas gaming suben hasta los 500 euros) y es muy agradable al tacto. Después de unos cuantos días de uso, ni se ha deteriorado, ni pelado, ni raspado ni nada raro: sigue como el primer día.

El relleno, tanto del respaldo, como del asiento en sí, es de gran densidad, lo que significa que no nos hundimos fácilmente. De primeras puede parecer un asiento ligeramente duro, pero basta con pasar un par de horas encima de la silla para comprobar que, ni es tan duro, y que pronto te acostumbras: notarás que las piernas no se cargan, ni se duermen.

opinion Kitsune RGB

Los detalles de calidad siguen por los reposabrazos regulables. No son de plástico rígido, sino que la superficie es acolchada, igualmente agradable al tacto, y que se hunde ligeramente al ejercer una pequeña presión. Sobre su funcionalidad, hablaremos un poco más abajo...

Terminamos con las ruedas y el soporte con 5 radios en los que se insertan: son de plástico duro, pero transmiten una gran solidez y dureza. En el caso de las ruedas, no son acolchadas, son rígidas, pero no han dañado ni arañado el sueño de la zona donde hemos usado la silla (algo que preocupa a algunos jugadores). 

Ergonomía de Kitsune RGB

Estamos ante el punto estrella de la silla. Es una silla muy cómoda, indistintamente de tu estatura y peso... dentro de unos parámetros, claro. La silla soporta un peso de hasta 150 kg., gracias a su pistón de clase 4 (la pieza que permite que suba y baje su altura). Si no tienes un cuerpo demasiado voluminoso, podrás entrar en la silla sin problemas, y comprobar lo cómoda que es.

Da igual que tu estatura sea baja (1,50m) o por el contrario superior a la media (1,85m). Gracias a su diseño, prácticamente cualquier espalda puede apoyarse por completo, cabeza incluida, en su elevado respaldo, además de forma muy cómoda cómoda. Y si no terminas de encontrar el punto, la silla incluye dos cojines, uno lumbar para la parte baja de la espalda y otro cervical para el cuello, que son ajustables en altura y ayudan a que encontremos ese punto óptimo de comodidad.

Estos cojines, como el resto del conjunto, están revestidos de polipiel, y cuentan con el mismo relleno de alta densidad. Durante la confección de este análisis hemos utilizado la silla sólo con el cojín lumbar: midiendo 1,76 m, no hemos sentido necesario utilizar el cervical y estábamos más cómodos sin él... aunque es algo que irá en gustos y, sobre todo en la posición que adoptamos al jugar.

review Kitsune RGB

Eso no impide que sea un extra a tener en cuenta, ya que ayuda a encontrar el punto óptimo de comodidad. Puede que tú no necesites ninguno de los dos... o estés más cómodo usando los dos a la vez. Apoyarse por completo en la silla, además, no transmite en ningún momento sensación de fragilidad o inestabilidad: la silla en este sentido es bastante "robusta", y transmite sensación de estabilidad y rigidez, una vez fijado el ángulo en el que estamos cómodos.

Cuenta con mecanismo de mariposa, que instalamos en la base del asiento durante el montaje, que permite inclinar el respaldo hasta 180º, por si nos apetece tumbarnos entre partidas. El mecanismo cuenta con una palanca en uno de los laterales del asiento, que también transmite la misma solidez que el resto de componentes y que ajustar perfectamente el ángulo del respaldo.

Por su parte, los reposabrazos cuentan con regulador de altura (con pestaña de seguridad incluida, para que no suban o bajen a traición) y tres posiciones: hacia dentro, centrados y hacia fuera. De este modo, resulta mucho más sencillo encontrar el punto y posición en el que estamos cómodos.

Para terminar, al menos en cuanto a ergonomía, está la altura de la silla. El pistón de gas permite ajustar la altura a nuestro gusto, aunque en ningún caso es una silla especialmente alta. Subida al máximo, con la espalda pegada al respaldo, hemos apoyado los pies perfectamente en el suelo (con una estatura de 1,76 m), dejando las piernas totalmente relajadas.

Iluminación de Kitsune RGB

Como decíamos al principio, la integración de la luz RGB es una de las principales novedades de este modelo. Como se puede ver en las fotos, la luz está presente en todo el contorno de la silla, a través de un canutillo óptico. Es un detalle que sólo ofrece otro modelo de otra marca, aunque a un precio más elevado.

Sin duda un atractivo extra tanto para los que no quieren una silla con mucho colorido, como para los que quieren dar un ambiente distinto a su cuarto de juego, o un complemento más para su setup en los streamings.

Kitsune RGB analisis

Poner en marcha la iluminación es bastante sencillo: tan sólo debemos conectar los cuatro "canutillos" ópticos (dos en el respaldo, dos en el asiento) a un sencillo sistema de cableado con un cajetín, que es el que se encarga de hacer la magia.

Estos cables, como el cajetín, se esconden perfectamente bajo el asiento, que cuenta con cinchas, bolsillos y pequeñas arandelas para pasar sujetar y tener de forma organizada todos los cables y piezas que intervienen en la iluminación, incluido un puerto infrarrojo para el mando a distancia, que es como controlamos la iluminación.  

Kitsune RGB iluminacion con power bank

Por si te preguntas cómo le suministramos energía, es muy sencillo: podemos activar la luz RGB vía cable USB (conectado al ordenador, con el cable alargador que viene incluido) o con una Power Bank o batería externa como las que usamos con los móviles. Dispone de un bolsillo para guardarla, y entre los cables del mecanismo de iluminación hay uno USB, que se encarga de la alimentación.

Una vez todo conectado y organizado, podemos usar el mando a distancia incluido para cambiar entre los 7 colores disponibles ((rojo, verde, azul, blanco, amarillo, naranja y púrpura, algunos con distintos tonos), subir o bajar el brillo con hasta 7 niveles de intensidad o activar distintos efectos, como que vaya rotando entre todos los colores o imite el efecto de la respiración... también modificables con los botones de subir y bajar intensidad.

Kitsune RGB Mando a distancia

El mando es sencillo, pero funciona y responde bien siempre que apuntemos al puerto infrarrojo (en las instrucciones avisan de cómo debemos colocarlo). La luz, por su parte, tiene la potencia necesaria para ambientar, pero en ningun caso molesta o llama la atención en exceso. Tiene la intensidad justa para que no interfiera en aquello que estemos haciendo.

Conclusiones:

Debemos reconocer que mientras realizábamos nuestro análisis de la silla gaming Kitsune RGB, esta nueva creación de NewSkill nos ha sorprendido, y para bien. Es una silla robusta y tremendamente cómoda, pensada para sesiones largas de juego, aunque quienes conozcan la marca, eso lo sabían por su anterior modelo, con el que comparte la mayoría de ideas de diseño (aunque con pequeñas mejoras aquí y allá).

En este caso, la principal diferencia reside en la iluminación RGB, presente en todo el contorno de la silla, como en la circuitería necesaria para que funcione, que escondemos de forma bastante inteligente en la parte inferior (revestida de Nylon, que no lo habíamos comentado).

¿Es algo que marque una diferencia abismal respecto a otras sillas? Pues ahí depende de lo que busques o quieras. A algunos les parecerá un extra sin importancia, y para otros, un aspecto que marque la diferencia. Eso va en gustos. Lo único que podemos decir nosotros es que la iluminación funciona, el efecto es bueno y tiene la potencia suficiente como para no distraerte de lo importante, de lo que pasa en pantalla. Si buscas algo que acompañe a tu setup, es una de las mejores opciones.

A algunos su precio, disponible por 199 euros en PcComponentes, les parecerá elevado... pero sigue estando en la franja intermedia de precio de las sillas gaming, por debajo de 200 euros. El anterior modelo, el Kitsune sin iluminación, se puede encontrar en estos momentos por 139 euros (10 euros más en la página del fabricante). No es una diferencia abismal, pero para algunos puede serlo. 

Pero, en cualquier caso, estamos ante una silla muy cómoda, funcional, ergonómica y que cumple su función: que sigas cómodo después de muchas horas jugando. En definitiva, una buena silla gaming. Hay alternativas más baratas, pero si para ti la iluminación es importante, estamos ante el modelo más económico con esta función, sin sacrificar un gran equilibrio entre calidad, prestaciones y precio.