Reportaje

Armados…y poco peligrosos - Las historias de Tío Bruno

Por Bruno Sol

¿Recordáis la mítica escena de Commando en la que Arnie se armaba hasta los dientes antes de liarla parda? Pues hemos decidido hacer lo mismo, pero sin músculos y con un arsenal más pocho, aunque por suerte mucho más inofensivo. Las sucesivas generaciones de consola han contado con sus respectivas pistolas ópticas, con las que emular frente al televisor a nuestros “action hero” favoritos. Hemos desempolvado algunas de ellas y, aunque parezca increíble, siguen funcionando como el primer día (salvo con un par de juegos, que tenían la pólvora mojada).

Tio Bruno Pistolas

Arrancamos con la elegante Light Phaser de Sega, inédita en su Japón natal, pero que cosechó bastante éxito entre los fans de la Master System. Aquí empezó a comercializarse en 1987, y Proein, por entonces distribuidora de la consola en nuestro país, ya la destacaba con orgullo en su catálogo: “Pon la fuerza del rayo en tus manos”. Light Phaser era compatible con 13 cartuchos del catálogo de Master System, y en el vídeo la probamos con Space Gun, Operation Wolf y Rambo III, una adaptación bastante libre de la película de Stallone que fusilaba sin miramientos la mecánica de la popular recreativa de Taito.

Tio Bruno Pistolas

La siguiente invitada no necesita presentación. La Zapper de NES es posiblemente la pistola óptica más legendaria de la historia. La versión occidental tenía un aspecto más colorido e inofensivo que el modelo original de Famicom, que tenía la forma de un revólver. Para evitarse líos con cierta ley federal de EE.UU. Nintendo cambió por completo el diseño, aunque su fiabilidad se mantuvo inalterable. 34 años después sigue funcionando como el primer día, como podemos atestiguar tras probar unos cuantos cartuchos de NES, como To the Earth y los clásicos WIld Gunman y Duck Hunt.

Tio Bruno Pistolas

Saltamos de generación para montar el contundente Super Scope de SNES, un bazooka que Nintendo comercializó en Europa en 1992. El periférico contó con 11 títulos compatibles, y entre ellos se contaba Super Scope 6, el cartucho que se incluía en el pack del Super Scope y que ofrecía seis juegos distintos. La verdad es que el bicho es voluminoso, pero sigue sorprendiendo por su precisión.

Si el diseño del Super Scope era llamativo, el de la Menacer de Mega Drive no le iba a la zaga. Sega se sacó de la manga una pistola que podía convertirse en un rifle al que además se le acoplaban un par de binoculares. Menos precisa que la lightgun de la competencia, contó con 10 títulos en su catálogo, entre los que se incluía el cartucho con 6 juegos incluido en el pack y algunos títulos de Mega-CD compatibles, como Snatcher, Mad Dog McCree o Corpse Killer.

Konami ha tenido una larga y gloriosa tradición como fabricante de pistolas ópticas, y en el vídeo os mostramos The Justifier, un colt de color azul diseñado específicamente para la conversión de Lethal Enforcers (pistola y juego se vendían juntos), aunque también era compatible con los segmentos de disparo de Snatcher y el ya mencionado Mad Dog McCree, ambos de Mega-CD.

Tio Bruno Pistolas

Para acabar os mostramos la que posiblemente sea la lightgun más chiflada de la historia. El LaserScope de Konami era un visor comercializado para NES que permitía disparar hacia la pantalla a través de la voz, gracias al micrófono que llevaba incorporado. En teoría funcionaba gritando “fire”, pero como podéis comprobar en el vídeo también se activaba gritando “fuego”, “lentejas” o cualquier palabra que se os pasara por la cabeza. Era totalmente compatible con los títulos diseñados para la Zapper de Nintendo.

Tio Bruno Pistolas

Espero que os haya gustado el vídeo y, como siempre, estamos deseando leer vuestras sugerencias para próximas entregas.

Y además