Avance de Disney Speedstorm, una seria (y gratuita) competencia para Mario Kart

Disney Speedstorm

Las carreras locas se adaptan como un guante a los personajes Disney, para que Mickey o Jack Sparrow se piquen en circuitos y desafíos que no pararán de crecer.

Reconocemos que nosotros mismos, muchas veces, podemos no fijarnos lo suficiente en ciertos juegos en proceso, por el hecho de que parezcan "un clon de". Pero, en ocasiones, podemos toparnos con productos con mucho potencial. Ese es el caso de Disney Speedstorm, un juego gratuito que se financiará a base de micropagos.

Este juego de Gameloft no esconde su más que evidente influencia de Mario Kart: el objetivo es correr por circuitos serpenteantes y alocados, con coches de fantasía, para acumular turbos, lanzar ítems a los enemigos y, en definitiva, llegar en la mejor posición posible tras tres vueltas.

Nintendo Switch OLED Neón

Nintendo Switch OLED Neón

Disfruta de los juegos en el formato de la consola Nintendo Switch OLED en color azul y rojo neón, pensada para el hogar con la diferencia de ser también portátil para llevarte tus partidas a todas partes. La innovación en el formato del diseño con pantalla OLED y su gran flexibilidad te alucinará.

Consíguela al mejor precio

Pero claro, la primera seña de distinción está en el nombre: aquí, los corredores son personajes de diferentes franquicias Disney, desde Mickey o Donald hasta los protagonistas de Piratas del Caribe, Mulán o El libro de la Selva.

Tras probar la beta cerrada de Disney Speedstorm, os podemos adelantar que este juego esconde mucho más que una fachada plagada de franquicias. No en vano, detrás de él están los responsables de los juegos de Asphalt.

VIDEO

Tráiler de Disney Speedstorm, el nuevo juego de carreras

Para empezar, el ritmo de las propias carreras es frenético, incluso diríamos que algo más rápido que los Mario Kart. Sí, tenemos zonas de aceleración y puntos de recogida de items aleatorios, además de rampas de salto o incluso barras por las que grindear.

Podemos acumular turbos a base de derrapar o coger rebufo y hasta es posible arrancar la carrera con un acelerón, todo muy del estilo de los títulos de Nintendo.

Pero una diferencia importante está en que cada personaje es único en muchos aspectos, no solo en lo estético. Ese propio arranque de las carreras difiere, pues tenemos un medidor. 

Mientras aparece el clásico "3, 2, 1", tenemos que acelerar lo justo para dejarlo en el punto óptimo del medidor y así saldremos disparados. Pero ese punto es diferente para cada corredor.

Disney Speedstorm

Una vez en carrera, cada personaje tiene un supermovimiento característico, más allá de los ataques normales que podemos lanzar con ítems. Así, Hércules es capaz de invocar a Pegaso para atajar por zonas que normalmente ralentizarían y Mulán puede lanzar cohetes, por ejemplo.

Respecto a los ataques más normales, también sucede que cada personaje tiene varios asignados para que aparezcan al azar al coger items, aunque estos sí se pueden repetir de uno a otro. Tenemos un bombazo, un escudo temporal o un proyectil al estilo caparazón de Mario.

VIDEO

DISNEY SPEEDSTORM es un GRAN juego de carreras. ¡Impresiones de la beta!

Aparte de todo esto, podemos saltar cuando queramos, lo cual no solo puede ser útil para pillar algunos atajos, sino que puede ser obligatorio en circuitos más avanzados con barrancos.

Hablando de los circuitos, estos están llenos de atajos y trampas, desde tapas de alcantarillas que saltan hasta bifurcaciones muy extremas. Por supuesto, también se inspiran en esas franquicias Disney, para que corramos por el banquete de La Bella y la Bestia o una fortaleza china de Mulán.

Disney Speedstorm

Además de ser muy espectaculares, tienen melodías que remezclan con un tono muy cañero temas icónicos de esas películas.

El planteamiento gráfico no busca ser superdetallado, pero sí muy efectivo a la hora de unificar estéticas de mundos tan diferentes. Al final, todos tienen un estilo un poco caricaturesco, parecido al de ese ambicioso proyecto que fue Disney Infinity.

Otro punto donde marca la diferencia es su faceta coleccionista. Al margen de participar en competiciones sueltas, tenemos un modo Carrera en el que nos esperan diferentes rondas unidas por nodos. A veces, esas uniones se pueden bifurcar para que decidamos a qué rondas ir.

Cada ronda tiene una serie de desafíos asignados (acabar primero, activar el turbo X veces, etcétera), los cuales nos dan puntos. También podemos llegar a nodos puramente de recompensa, que nos den partes nuevas para los vehículos o cristales para desbloquear nuevos personajes con los que correr.

Disney Speedstorm

Los puntos y algunos elementos nos pueden servir o bien para comprar nuevos personajes o desafíos o bien para hacer subir de nivel a esos personajes. Cada uno tiene sus propias estadísticas de velocidad, aceleración, etc. y al subir de nivel, éstas mejoran.

Por otro lado, podemos conseguir compañeros de equipo (como Chip y Chop) con los que no podemos correr, pero que al estar con nosotros mejoran estadísticas concretas. ¡Más para coleccionar!

De hecho, solo podremos acceder a algunas pruebas cuando tengamos los personajes o niveles necesarios, así que a veces nos tocará repetir algún tramo para progresar.

Además de este modo Carrera, habrá desafíos especiales que solo duren unos días y nos den recompensas únicas. Estos desafíos pueden consistir en competir online contra otros jugadores, por supuesto.

Disney Speedstorm

Así, y después de haber rascado apenas la superficie de lo que tiene que ofrecer Disney Speedstorm, estamos gratamente sorprendidos por lo bien construido que parece en sus espectaculares carreras, pero también en la progresión de nuestra trayectoria, que con sus constantes desafíos y desbloqueables promete mantener nuestra atención.

Cuando llegue el juego final podremos ver si no cae en la tentación de "forzarnos" demasiado a comprar items con dinero real cuando las cosas se pongan más difíciles (algo muy propio de los free to play de móviles) o si de verdad sus carreras aguantarán en el largo plazo, pero por ahora estamos más contentos que un pato sin pantalones.

Y además