Paper Mario: The Origami King
Ya estamos jugando a Paper Mario: The Origami King, la nueva entrega para Nintendo Switch de esta saga que mezcla rol y papel con todo el encanto del "universo Mario". Os contamos nuestras impresiones de las primeras horas de juego.

El pasado 14 de mayo Nintendo nos sorprendía a todos anunciando Paper Mario: The Origami King, una nueva entrega para Nintendo Switch de esta saga desarrollada por Intelligent Systems (responsables de Fire Emblem, Advance Wars o WarioWare, entre muchos otros) en la que el fontanero cambia el plataformeo por un desarrollo similar al de los juegos de rol por turnos.

VIDEO

Impresiones de Paper Mario: The Origami King

Y lo cierto es que ya había ganas de un nuevo Paper Mario, pues el bigotudo no se "aplanaba" desde 2016, con el lanzamiento de Paper Mario: Color Splash en Wii U.

Pero el anuncio de Paper Mario: The Origami King no fue la única sorpresa: el juego llega a Nintendo Switch el próximo 17 de julio, y nosotros ya hemos tenido la oportunidad de "empapelarnos". Os contamos cómo ha sido la experiencia durante las primeras horas en el avance de Paper Mario: The Origami King.

RPG (Rotating Puzzle Game)

Empecemos por las "malas" noticias: si jugasteis a Color Splash y su predecesor, Sticker Star, es probable que echaseis en falta los puntos de experiencia y la subida de niveles, elementos que habitualmente asociamos al género RPG y que estaban presentes en anteriores Paper Mario. No hay puntos de experiencia en Paper Mario: The Origami King y tampoco se sube de nivel. En su lugar, repite la fórmula de obtener corazones que aumentan la salud de Mario y el daño que causa.

MicroSD Transcend de 128GB

MicroSD Transcend de 128GB

Esta microSD de 128GB es una de las más baratas de Amazon España. Por capacidad y velocidad es perfecta para Nintendo Switch.

Cómprala al mejor precio

De hecho, si lo examinamos detenidamente, es difícil considerarlo un RPG: hay un inventario, podemos equipar accesorios que mejoran diferentes aspectos, comprar y usar objetos para recuperar salud o causar más daño en combate... Pero son elementos muy superficiales, sin la suficiente profundidad como para decir que estemos ante un juego de rol. ¿Es algo malo? Ni mucho menos.

Paper Mario: The Origami King

Porque en su cruzada por salirse de lo habitual, Paper Mario: The Origami King presenta un sistema de combate tan original que es difícil encajarlo dentro de un género concreto. Vamos a intentar explicarlo, aunque ya os avisamos que es mejor verlo en acción para entenderlo.

Cuando entramos en contacto con un enemigo, saltamos sobre su cabeza o lo golpeamos con el martillo (acciones que nos dan cierta ventaja), da comienzo el combate. Y lo primero que debemos hacer antes de pasar a la acción es resolver un puzle: los enemigos se sitúan sobre una serie de casillas organizadas como si de una diana se tratase, con Mario justo en la diana, y debemos alinearlos para que los ataques tengan más efectividad. 

Paper Mario: The Origami King

Podemos mover las casillas de dos formas: girando uno de los anillos que componen la "diana" o trasladando enemigos dentro de uno de los sectores. El objetivo es colocarlos en fila para saltar sobre toda una línea, o en grupos de cuatro para aplastarlos con el martillo. Si resolvemos el puzle y los alineamos correctamente, el ataque de Mario se multiplica por 1,5. El timming al pulsar el botón sigue teniendo importancia, aumentando el poder del ataque y defensa.

Paper Mario: The Origami King

En la práctica es mucho más sencillo de lo que parece y, de hecho, en las primeras horas de juego vais a pensar que es excesivamente fácil... Pero poco a poco las cosas se van complicando: el número de movimientos de casillas y acciones es limitado, cambia dependiendo del combate y sólo tenemos unos segundos para resolver el puzle. Los grupos de enemigos son cada vez mayores, y por supuesto hay que tener en cuenta las señas de identidad de cada uno, como, por ejemplo, que al saltar sobre una tortuga se esconde en su caparazón y que, al saltar sobre el caparazón, este sale disparado en línea recta.

Paper Mario: The Origami King

En el caso de los jefes la cosa se invierte: es el enemigo el que se sitúa en el centro de la diana y nosotros debemos guiar a Mario usando casillas que apuntan en diferentes direcciones. En estos enfrentamientos debemos descubrir el punto débil del jefe para abatirlo con mecánicas que se salen de lo habitual. En definitiva: hay que darle mucho al coco.

Pero si nos agobiamos, siempre podemos gastar una monedas para disponer de más tiempo, para que los Toads nos echen un cable atacando a los enemigos o incluso para que resuelvan el puzle por nosotros. Los simpáticos champiñones se sientan en las gradas que rodean el campo de juego, animando a Mario, aunque inicialmente estarán vacías.

Paper Mario: The Origami King

Ya que los Toads también actúan como coleccionable en Paper Mario: The Origami King. Al explorar los escenarios e interactuar con el entorno, es muy habitual encontrarlos escondidos en los rincones más insospechados, "origamizados" hasta haberse convertido en algo completamente distinto, como una mariposa... o un huevo frito. Hay MUCHÍSIMOS.

Tras esto seguramente no haga falta que lo digamos, pero Paper Mario: The Origami King tiene ese encanto y ese sentido del humor "made in Nintendo" que sólo se encuentra en las producciones de la compañía. Y como suele ser habitual, la traducción y la localización están cuidadísimas y nos dejan perlitas tronchantes.

Paper Mario: The Origami King

La historia mantiene la sencillez habitual, con un Mario que llega al palacio de Peach para descubrir que un nuevo villano está plegando a todos los habitantes del reino. Destaca el papel de Olivia, la hermana del Rey de Origami y acompañante de Mario; su inocencia e ingenuidad con todo lo que tiene que ver con el mundo de papel "no plegado" hacen que sea un personaje encantador.

Ese contraste entre papel y origami también se ha aprovechado en la parcela visual, que derrocha color y personalidad. Sabemos que probablemente esta sea la frase más manida del mundo, pero es que realmente Paper Mario: The Origami King es uno de esos juegos que demuestran que no hacen falta unos gráficos punteros para entrar por los ojos.

Paper Mario: The Origami King

En cuanto al diseño de los escenarios, tenemos buenas noticias, especialmente si sois seguidores de esta saga RPG: se dice adiós a los niveles y volvemos a estar ante un mundo relativamente abierto, con zonas muy variadas que podemos explorar y a las que podemos volver rápidamente usando un sistema de tuberías, pero también mazmorras con puzles, fases de plataformeo, persecuciones... El desarrollo es un constante derroche de originalidad; es imposible aburrirse.

En los escenarios hay infinidad de secretillos y coleccionables, algunos tan bien escondidos que los pasaréis por alto la primera vez. Sorprende la enorme interacción, pues todo se puede golpear para obtener diferentes efectos... Y a menudo un Toad suele estar involucrado. A lo largo del juego, Olivia obtiene habilidades de Origami que Mario puede aprovechar en puntos concretos o incluso durante ciertos combates. Para que os hagáis una idea, nos ha recordado al nivel de interacción que presentaba el fantástico Luigi's Mansion 3.

Paper Mario: The Origami King

Estas primeras horas con Paper Mario: The Origami King han sido geniales, pero aún nos queda mucho por ver. Y aunque se haya perdido el componente rolero, lo que hemos ganado en su lugar es tan refrescante que cuesta verlo como algo negativo. Tenemos que comprobar si el sistema de combate logra aguantar el paso de las horas, pero de momento estamos deseando seguir rotando paneles y machacando Goombas.

Y además