Influencia del Brexit en los videojuegos
Reportaje

El Brexit y sus posibles efectos en la industria del videojuego

Por José L. Ortega
El Brexit parece una realidad inevitable. La salida de Reino Unido de la Unión Europeo traerá muchos cambios a la sociedad tal y como la conocemos. Y por supuesto, también tendrá influencia en la industria del videojuego. 

ACTUALIZADO: Tras el resultado de las elecciones en Reino Unido, que dan la mayoría absoluta al partido conservador, liderado por Boris Johnson (y partidario de la salida de Europa) hemos decidido actualizar este reportaje que publicamos hace un año, en que aclarábamos los efectos que podría tener el Brexit sobre la industria de los videojuegos, tanto en la gestión de editoras y desarrolladoras con su sede en UK, como a la hora de exportar productos nacionales o importar videojuegos. 

Así estudiamos los efectos del Brexit en videojuegos tras el acuerdo de Theresa May, que podría hacerse efectivo de inmediato con los resultados electorales de ayer.

ORIGINAL: Theresa May y los componentes de la Unión Europea han llegado recientemente a un acuerdo para establecer la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Lo que popularmente conocemos como el Brexit. Un movimiento ciertamente arriesgado y con multitud de interrogantes todavía a su alrededor.

Ilustración sobre el Brexit

Lo que está claro que la culminación del Brexit acarreará cambios en la sociedad y en el funcionamiento de la Unión Europea, ya que hablamos de la pérdida de uno de los principales activos de la comunidad. Y eso, entre otras cosas, afectará en cierta medida al sector de los videojuegos; tanto dentro como fuera de las islas.

Es cierto que May y su equipo están tratando de llegar a un acuerdo con la Unión Europea en la materia de comercio digital con el objetivo de garantizar los servicios y el flujo de talento. El Reino Unido es uno de los grandes productores del ocio tecnológico del continente, hasta el momento. Pero eso puede cambiar, a pesar de que el gobierno británico ha asegurado que va a trabajar en minimizar los daños colaterales del Brexit en el sector. 

Por el momento, resulta complicado teorizar sobre en qué afectará el Brexit en el sector del ocio de entretenimiento; tanto en Reino Unido como en Europa en general -y España en concreto-. Son diversos puntos en los que vamos a tratar de analizar para desgranar qué podría pasar tras la culminación del Brexit. 

Como la potencia económica que es, Reino Unido es uno de las mayores potencias mundiales en muchos sectores. En la industria del ocio digital es un auténtico referente, tanto en el desarrollo como en el consumo de videojuegos. Allí están varias de las mayores empresas a nivel mundial de la industria. Y grandes multinacionales tienen allí sus sedes; algunas de ellas centrales. 

Ninja Theory, Rare, PlayGround Games, Frontier, Rocksteady, Media Molecule, Supermassive Games, Sumo Digital, Splash Damage o Codemasters son solo algunos ejemplos de estudios originarios de Reino Unido.

Sin olvidar que empresas como Square Enix, Activision, Sony, Warner Bros., EA, Microsoft, Take-Two o Rockstar tienen sedes o importantes bases repartidas a lo largo y ancho de las islas. Estos datos se apoyan en una encuesta realizada por UKIE (The Association for UK Interactive Entertainment) en la que un 40% de las empresas afirmaba estar considerando recolocar total o parcialmente sus empresas en otros países debido al Brexit. 

Probablemente, cuando se produzca el Brexit, todas estas compañías tendrían que cambiar de estrategia y establecer nuevas sedes por toda Europa -lo que no tendría por qué significar su salida de Reino Unido-, lo que podría beneficiar en cierta medida a la industria del videojuego en España y a la creación de nuevo empleo en el sector en nuestro país. Aunque por otro lado, se coartarían colaboraciones entre estudios, como las realizadas por Tequila Works con estudios británicos en juegos como The Sexy Brutale o The Invisible Hours.

Tal y como ha dicho la doctora Jo Twist, CEO de UKIE en declaraciones a GamesIndustry, "La industria de videojuegos del Reino Unido depende del acceso al mercado, el flujo libre de datos y el acceso al talento de la UE para prosperar". 

Twist asevera también que esa metodología es la que le ha servido a Reino Unido para estar al frente de la innovación digital y tecnológica. Y, aunque el mercado internacional, junto con el intercambio de datos, seguirán activos tras el Brexit, se presentan ciertas interrogantes, especialmente para aquellos extranjeros que trabajan en las islas. 

Eso sí, desde el gobierno de Reino Unido son conscientes del papel que tienen los videojuegos como una de las industrias creativas de más éxito de la región. Un representante gubernamental aseguró, de nuevo en Gamesindustry, que están teniendo conversaciones con los accionistas de las productoras del sector para tratar de llegar a un acuerdo lo más satisfactorio posible.

En el Gobierno de UK tienen varias iniciativas para financiar y fomentar juegos propios, como el alivio fiscal del sector, que hasta ahora ha invertido más de 230 millones de libras para apoyar 480 proyectos de juegos. 

Una manifestación anti Brexit en Londres.

De hecho, en Reino Unido se han planteado, a comienzos de este mismo año, ya con el Brexit en plena ebullición, diversas iniciativas para fomentar y potenciar el sector, con medidas como rebajas de impuestos o un presupuesto de 150 millones de libras destinados a ayudar a las industrias creativas, como la del videojuego, al UK Games Fund, que ha apoyado a más de 90 millones de negocios y 250 graduados por todo el país. 

El Brexit podría aportar cierta vulnerabilidad en lo referente al acceso de talento. Un 61% de las empresas tienen empleados internacionales, siendo más del 35% procedentes de Europa. Sobre el tema hemos hablado con Víctor Ojuel, escritor y diseñador narrativo que lleva varios años trabajando en UK, y que ahora está centrado en el desarrollo de Temtem.

"Según números de UKIE, un tercio de los profesionales que trabajan en videojuegos en UK son ciudadanos de la UE no-británicos. También según UKIE, el 70% de las empresas británicas dicen que el peor aspecto del Brexit será la dificultad para atraer talento extranjero. En general el Brexit nos complica la vida a todos los extranjeros residentes en UK, a nivel de papeleo y burocracia, además del ambiente enrarecido de xenofobia que se ha generado. Los efectos para los profesionales del gamedev en concreto son más ambiguos. ¿Nos va a perjudicar más o menos que al resto del mundo? No se sabe. Lo que sí sé es que muchas empresas radicadas en la UE están reclutando mucha gente que solía vivir en UK. Por algo será", afirma Ojuel.

Ahora, la salida de Reino Unido de la Unión Europea traslada ciertas reticencias en aquellos profesionales que, en otras condiciones, irían a trabajar allí. Es evidente que, de momento, y hasta que se disipe la incertidumbre, Reino Unido ha perdido atractivo como destino laboral. Además, voces discordantes se quejan de que Reino Unido pueda retener o contratar a talentos de otros países. 

Aunque todavía hay mucha incertidumbre, incluso entre los trabajadores locales. parece que Reino Unido y la Unión Europea mantendrán planes de cooperación y medidas conjuntas con el objetivo de garantizar la protección de datos. Pero las consecuencias del Brexit también podrían suponer una "fuga de cerebros" y un retroceso cultural, aspectos que han impulsado, tanto la industria del videojuego como muchas otras en Reino Unido. Aunque esto, como decimos, podría beneficiar el crecimiento del sector en España.

Desde DEV, estamento vital para la industria del videojuego en España, tambien se han pronunciado al respecto por medio de su presidente Luis Quintans “El Brexit es una mala noticia para la Unión Europea, ya que Europa perdería una de sus principales industrias y mercados. Aun así, puede convertirse en una oportunidad importante para España, coincidiendo con un momento de grandes retos para el videojuego español, ya que contamos con una atención sin precedentes por parte del Gobierno, la existencia de un programa de ayudas de 5 millones de euros para los pequeños estudios y la voluntad política de establecer un incentivo fiscal a la producción española y otras medidas de impulso al sector. Todo esto unido a la publicación reciente de juegos españoles con gran impacto y reconocimiento internacional, lo que está ayudando a que tanto la prensa, como publishers e inversores internacionales se fijen en nuestras empresas y en nuestros proyectos.

Además, Quintans asevera que “El Brexit, además, puede ser una gran oportunidad para atraer talento internacional a España, incluidos aquellos profesionales españoles que se marcharon en los años pasados. Si sabemos aprovechar la oportunidad, podría impulsar la ubicación de estudios internacionales en España, además de atraer inversión en proyectos locales. Finalmente, no tenemos que olvidarnos de otras industrias que se benefician de forma importante del know how del videojuego, como la del juego online, que tiene en Gibraltar un centro de actividad importante y que mira a España como oportunidad de mantener su actividad en la Unión Europea”.

Por otro lado, desde AEVI también nos han expresado su opinión: "Debemos promover que aquellas empresas que quieran mantener su sede en territorio europeo tengan en cuenta a España como un país que reúna las mejores condiciones para instalarse. Nuestro país está actualmente en una desventaja competitiva respecto a los países de nuestro entorno a la hora de captar inversiones internacionales. Desde AEVI hemos venido instando a que se faciliten las inversiones de la industria y la captación de talento internacional a través de medidas como exenciones fiscales, la construcción de centros de desarrollo, protección de los derechos de propiedad intelectual y una clara apuesta por el sector por parte de las administraciones, entre otras medidas", afirma Arturo Monedero, vicepresidente de AEVI.

Arturo Monedero, Game Designer de Delirium Studios

Algo menos optimista al respecto se muestra Víctor Ojuel: "La industria española no tiene a día de hoy capacidad para absorber ninguna cantidad relevante de profesionales británicos, ni tiene el tejido industrial ni la imagen como para atraer a más empresas, ni mucho menos para convertirse en un polo de atracción a nivel europeo como lo ha sido hasta ahora Reino Unido. La inmensa mayoría de devs británicos que conozco no han oído hablar de un solo estudio español. Es mucho más probable que los profesionales o empresas que salgan de Reino Unido se desperdiguen un poco entre los países donde ya hay más presencia de extranjeros, probablemente hacia Escandinavia y Europa del norte donde se pueden comunicar en inglés y el nivel de vida se percibe como bueno, o que se acentúe la tendencia a irse a Canadá".

Por el momento, como casi todo lo relacionado con Brexit, es una incógnita el saber cómo este cambio podría beneficiar a la industria española.

Un aspecto que sí perderá el Reino Unido cuando se produzca el Brexit son las ayudas procedentes de la Comisión Europea, que cada año financia numerosos títulos -como el proyecto en el que está trabajando el estudio español Tequila Works-. Un apoyo financiero vital para muchos desarrolladores, especialmente independientes, a la hora de sacar a la luz sus proyectos. 

En el pacto de salida del Reino Unido de la Unión Europea, los ministros de Theresa May aprobaron el pasado 15 de noviembre unas condiciones ruptura que podrían afectar a la industria de los videojuegos, más en concreto a los trabajadores con pasaporte comunitario.

Theresa May niega un acuerdo secreto sobre el Brexit mientras aumenta el miedo a una rendición ante la UE entre los euroescépticos [RE]

En este aspecto, en las islas van a respetar los derechos de residencia, trabajo y asistencia sanitaria a las personas europeos que estén allí establecidas desde antes del 29 de marzo de 2019. Pero la libre circulación quedará restringida al estar Reino Unido fuera de Europa, haciendo que sea más difícil entrar y salir del país. 

"Quizás haya dificultades para obtener un permiso de trabajo y visas para que personas que no son ciudadanos del Reino Unido puedan trabajar aquí, pero como no lo sabemos con certeza, no podemos decir qué podría suceder. Mis conversaciones con miembros de alto rango del gobierno sugerirían que son conscientes de los problemas y que probablemente intenten hacer que la administración de la visa sea lo más simple posible. Pero no sabemos nada por el momento", nos ha dicho Jason Kingsley, de Rebellion Developments, tras ponernos en contacto con él vía e-mail. 

Del Brexit y sus posibles consecuencias ha surgido la campaña Games4EU, que se definen como "un movimiento de base fundado por miembros de la industria de videojuegos del Reino Unido para luchar contra el Brexit".

Políticos y AEVI. Madrid Games Week 2018

En Games4EU avisan de que la salida del Reino Unido de la Unión Europea provocará grandes daños al sector de los videojuegos británico si no se toman las medidas adecuadas. Hay cierto miedo en que las consecuencias del Brexit sean tajantes y que eso impida las mencionadas medidas conjuntas y planes de cooperación.

El informe de Games4EU lista, durante sus 51 páginas, detalles concluyentes extraídos de diversos factores que podrían ser perjudiciales para el sector en las islas británicas, como los mencionados talentos procedentes de la Unión Europea, la propiedad intelectual, el derecho civil, viajes de negocios -esto puede ser una bendición para los periodistas de videojuegos-, comercios o las aduanas.

Sobre estos últimos puntos, el informe destaca la necesidad de transportar sus videojuegos, tanto por Reino Unido como por Europa, ya que suelen realizarse por barco debido a la localización de Reino Unido.

El Gobierno británico ha creado un libro blanco en el que, entre otras cosas, se establecen los planes para una futura relación con la UE, mediante "una cooperación regulatoria en curso con acciones de cumplimiento conjuntas entre las autoridades de protección de datos del ambas partes".

El libro también propone establecer una zona de libre comercio entre el Reino Unido y la Unión Europea para mantener un reglamento común para los productos con el fin de garantizar de que no haya fricciones en la frontera a la hora de llevar productos a cada mercado.

Así se podrían resolver los problemas que muchos vaticinan post-Brexit, con kilómetros de camiones y retrasos en los puertos que dificultarían el almacenamiento y la venta de productos, entre los que se incluyen consolas y videojuegos. Y que de tratarse así finalmente, en lo que sería el peor de los casos, supondría un sobrecoste que acabaría pagando el consumidor. La importación de videojuegos desde webs de UK también podría dejar de tener sentido, y es una práctica que muchos usuarios en España utilizan para obtener juegos más baratos

En cualquier caso, hay que tener claro que todas estas decisiones dependerán única y exclusivamente del Reino Unido. Esperemos que tenga poco que ver con lo que ofrece el videojuego "Not Tonight", basado en una lúgubre Inglaterra post-Brexit.

Viendo las cartas que hay sobre la mesa, no parece que, en ningún caso, el Brexit vaya a ser un hecho positivo para el Reino Unido, al menos en lo referente a la industria del videojuego. Es un mercado globalizado en el que una apuesta local y propia acarrearía demasiadas trabas. Por no hablar de la ausencia de medios ahora obtenidos, tanto por los creativos procedentes de todo el mundo -principalmente de Europa- o por la pérdida de las facilidades obtenidas hasta ahora al ser parte de la Unión Europea. 

Hasta el momento, nadie sabe cuál es la mejor solución. "No tengo idea de cuál es la mejor solución. Con suerte, las cosas saldrán mejor y las predicciones más negativas resultarán falsas. La predicción es un juego difícil de acertar, como lo dirán la mayoría de los economistas. Incluso Nostradamus se equivocó más de lo que acertó", nos contestaba Jason Kingsley, de Rebellion Developments.

Solo el tiempo dirá lo que cambiará la industria de los videojuegos cuando todo el proceso del Brexit se lleve a cabo. 

Y además