Dragon Ball San Valentín
Reportaje

Dragon Ball y San Valentín - Todos los romances de la serie

Por Antonio Sánchez-Migallón
- ">

Hoy es San Valentín, y por tanto, un día especial para muchas parejas de todo el mundo (aunque bueno, ya sabéis que lo ideal es que los 365 días del año rebosen amor). Al ser una fecha tan señalada, hemos decidido publicar un reportaje con los grandes romances que hemos visto en la historia de Dragon Ball (y por qué no, también los desengaños amorosos). ¡Abrid la caja de bombones que empezamos!

Son Goku y ChiChí, enamorados toda la vida. 

Sin lugar a dudas, Goku y ChiChí se erigen como una de las grandes parejas de toda la serie, no en vano han mantenido una relación desde la más tierna infancia. Son Goku aún era un renacuajo cuando, sin saber lo que era el matrimonio, se comprometió con ChiChí para algún día llevarla al altar. ¡Y vaya si lo hizo! Y eso que tenía un suegro, Gyumaoh, de armas tomar (aunque luego comprobamos que era un cacho de pan).

¡La nueva película de Dragon Ball!

Ambos han vivido momentos inolvidables, como su encuentro adolescente en el Torneo de Artes Marciales, combatiendo frente a frente (qué magia tenía la serie en aquella época), su luna de miel en busca de los pájaros come-fuego o el abanico mágico, su boda para cerrar los 153 episodios de Dragon Ball, el nacimiento de Son Gohan, el beso que no nos mostraron en pantalla durante la saga de Cell pero que sí presenció Mutenroshi... En fin, os dejamos con la galería del par de dos:

Bulma y Yamcha, el deseo que Shenron no concedió.

Cuando comenzó Dragon Ball, muchos creíamos que la relación entre Bulma y Yamcha sería para siempre, pese a llevarse como el perro y el gato en ocasiones. Yamcha tenía un miedo irracional a las mujeres y Bulma seguía buscando un novio apuesto, por lo que cuando empezaron a conocerse, surgió el amor y no necesitaron la ayuda de Shenron

Dragon Ball San Valentín

Con el tiempo fuimos testigos del desgaste que fue sufriendo su relación. Yamcha era un vividor y Bulma una chica con carácter e independiente, por lo que cuando Vegeta se instaló en la Capsule Corporation para entrenar, ya estaba todo visto para sentencia. ¡Fue bonito mientras duró! 

Dragon Ball San Valentín

Bulma y Vegeta, una relación peligrosa. 

Bulma y Vegeta forman otra pareja clave que ha ido cogiendo muchísima fuerza en el fandom, superando incluso a Goku y ChiChí. Gracias al anime, pudimos presenciar cómo el amor entre Bulma y Vegeta fue eclosionando tras los entrenamientos del saiyan, pues ahí estaba siempre Bulma para apoyarle y curarle, aunque él se mostrara bastante arisco.

Al poco tiempo de la relación, la pareja decidió ir un paso más allá y tener su primer hijo, Trunks. En aquella época, Vegeta se preocupaba más del enemigo a batir que de la protección de su familia, pero con el paso de los años, su carácter evolucionó y llegó al punto de sacrificar su vida por ella. Lo han pasado mal, parece que no se llevan nada bien, pero en el fondo se quieren con locura. ¡Vamos, que nos tienen a sus pies!

Krilín, te merecías algo mejor que Marron.

¿Recordáis lo ilusionado que estaba Krilín con Marron, su primera novia? Todos nos alegramos de su buena nueva, pero conforme fuimos conociendo a Marron, empezamos a comprobar que algo no encajaba... Y vaya si había gato encerrado, al final Marron se marchó con los primeros chicos que fueron a visitarla a la Kame House. Pero no sufras más Krilín, que lo que te esperaba ya lo hubiera firmado Yamcha con los ojos cerrados...

Dragon Ball San Valentín

Krilín y A-18, un flechazo vía android.

Pocos podían pensar que el bueno de Krilín pudiera acabar con la Androide 18, pero dejó a todos sin habla cuando se confirmó su relación. Desde el primer día, parece que a A-18 le hizo tilín nuestro intrépido guerrero, dándole un beso tras la batalla que dejó a los guerreros Z para el arrastre. Su relación fue dando sus frutos y desembocó en Maron, su única hija. ¡Y ahí siguen todavía, demostrando su amor en el Torneo del Poder de Dragon Ball Super!

Dragon Ball San Valentín

Gohan y Videl, un destino caprichoso.

Quién le iba a decir al joven Gohan que la hija de Mr. Satán, el luchador que hizo creer a la humanidad que había destruido a Cell en su lugar, sería alguna vez su mujer. Por azar del destino, Gohan conoció a Videl en el instituto, otra mujer de fuerte carácter a la que entrenó durante la víspera del Torneo de Artes Marciales. 

Dragon Ball San Valentín

Aquellas sesiones de entrenamiento y la doble vida de Gohan como Gt. Saiyaman dinamitaron un amor que estaba deseando explotar. Forman una pareja encantadora, abogan por la igualdad en las tareas domésticas (no como alguno que yo me sé) y han dado a luz a Pan, la primera y única nieta de Son Goku, ChiChí y Mr. Satán. ¡Se os quiere!

Dragon Ball San Valentín

Sr. y Sra. Brief, ¿tal para cual? 

Los padres de Bulma y Tights son entrañables a la par que curiosos. Si bien tenemos al Dr. Brief, un hombre que vive por y para la ciencia (con sus descansos de rigor en su jardín lleno de dinosaurios), en el otro espectro tenemos a su mujer, la Sra. Brief, que rebosa encanto por doquier y siempre está dispuesta a servir un buen dulce a los invitados (y ponerles algo nerviosos). Ambos poseen una personalidad reposada, todo lo contrario a su hija menor, Bulma. 

Dragon Ball San Valentín
Dragon Ball San Valentín

Bardock y Gine, los hacedores del mito. 

La historia de Son Goku no se habría forjado sin la valentía de sus padres, Bardock y Gine, que decidieron enviarle a la Tierra antes de la destrucción de su planeta natal a manos de Freezer. No fue hasta 2014 cuando descubrimos la existencia de Gine, pues hasta la fecha nada sabíamos de la esposa de Bardock.

Dragon Ball San Valentín

Afortunadamente, Akira Toriyama nos mostró parte de esta relación, muy esperada por todos los fans del globo, descubriendo que los padres de Son Goku se querían intensamente, desmarcándose de la frialdad del resto de los saiyans. ¿Veremos alguna vez su historia en anime? 

Dragon Ball San Valentín

Mai y Trunks, el amor que trasciende al tiempo. 

Si hay una relación que nos ha encandilado en los últimos tiempos de la serie, sin género de dudas, es la de Trunks y Mai. Dos luchadores natos que han tenido que superar la muerte de todo su universo, fortaleciéndose y salvándose la vida mutuamente, alimentando tras cada trauma la llama cegadora de su amor, un amor que es luz de esperanza para un nuevo mundo. Nos hicisteis llorar.

Dragon Ball San Valentín

Goten y Pares, las citas más moviditas. 

Durante la saga de Baby en Dragon Ball GT descubrimos a Pares, la novia del ligón Son Goten. Lo cierto es que tuvieron una cita realmente ajetreada, pues ninguno de los dos podía pensar que el terrible Baby estaría al acecho. 

Dragon Ball San Valentín

Por supuesto, fue un momento idóneo para Son Goten, que se lució en combate delante de Pares, robándole así el corazón. Lamentablemente, la pobre chica tuvo que sufrir el cambio de personalidad de Goten tras haber sido poseído por el parásito tsufur. 

Dragon Ball San Valentín

Como curiosidad, Goten y Pares siguieron saliendo más allá de la saga de Baby, y en este póster promocional de más abajo se corrobora. ¡Además, Pares se tiñó el pelo y empezó a lucir un precioso cabello rubio! Os lo dejamos justo abajo: 

Dragon Ball San Valentín

Tarble y Gure, la pareja más curiosa. 

Menuda pareja más extraña que nos presentaron en 2008 con el especial Son Goku y sus amigos regresan. Se trata de Tarble, el hermano pequeño de Vegeta, y Gure, su mujer. ¡Sí, la cosita que veis en la imagen es Gure! Antes de que se estrenara el especial, muchos pensaban que se trataba de un compañero de viaje del saiyan, por lo que la sorpresa fue mayúscula. ¡El amor no entiende de razas ni de galaxias!

Dragon Ball San Valentín

Atlas y Lemlia, un amor planetario.

Si recordáis los primeros episodios de relleno de Dragon Ball Z, Vegeta y Nappa llegaron al planeta Arlia con el objeto de destruirlo. En aquella época descubrimos el amor entre Atlas y Lemlia, una relación accidentada por culpa del rey del planeta. Tras su eliminación a manos de los saiyans, los enamorados consiguieron estar juntos de nuevo, aunque su gozo fue harto efímero... ¡Vegeta destruyó el planeta justo al reencontrarse!

Dragon Ball San Valentín

Leena y Doma, un terremoto afectivo.

¿Recordáis a Leena y Doma? Era la pareja que habitaba en el planeta amenazado por Zhunamer, el terrible ser que agitando sus bigotes era capaz de generar terremotos (aunque poco después se descubrió el truco). El pobre Trunks se tuvo que disfrazar de Leena para intentar solucionar la crisis, pero daba tan bien el pego que... ¡hasta el propio Doma se podría haber sentido atraído por su look!

Dragon Ball San Valentín
Dragon Ball San Valentín

Lunch y Ten Shin Han, un secreto a voces.

Esta relación ha sido lo gran tapada de la serie (y la más olvidada). Estaba clarísimo que había algo entre Ten Shin Han y Lunch, la extraordinaria chica que cambiaba de personalidad y color de pelo con un estornudo. Tras conocerse, Lunch siempre estaba al lado de Ten Shin Han para curarle las heridas y mostrarle todo su afecto. ¿Pero es que nadie piensa en los celos del pobre Chaoz?

Dragon Ball San Valentín

La última vez que los vimos juntos fue durante el entrenamiento de Ten Shin Han antes de la llegada de los saiyans a la Tierra. Nadie sabe lo que ocurrió con su relación, pues Lunch ya no se dejó ver más en la serie hasta el exterminio de Kid Buu con la Genkidama, al final de Dragon Ball Z. ¿Se habrán seguido viendo en secreto, como siempre? Eso solo lo saben ellos.

Dragon Ball San Valentín

¡Los amores no correspondidos! 

A lo largo de la serie hemos presenciado momentos realmente tensos en el ámbito amoroso. Por un lado, la Princesa Serpiente intentó encandilar a Son Goku (quién sabe si para comérselo después), pero poco pudo hacer con la resistencia del saiyan y su fidelidad a ChiChí.

Dragon Ball San Valentín

Con la saga Namek, contemplamos cómo Ginyu, convertido en rana, lo pasó realmente mal con una hembra de su especie. ¿Cómo no pudo sucumbir a los encantos de sus labios rojos? Menos mal que no formó una familia con la pobre rana, pues los habría abandonado tras hacerse con el cuerpo de Tagoma... ¡La vida da muchas vueltas!

¡Así suena la nueva voz de Bulma!

También hay que destacar la fidelidad de Gohan, que no se dejó llevar por el interés de Cocoa en Dragon Ball Super. Incluso la buena de Ángela, que llegó a descubrir uno de sus pequeños secretos durante el instituto, no consiguió conquistarle (quizás el saiyan tenía la mirada ya puesta en Videl).

Y para terminar, Pan tampoco tuvo mucha suerte con Poperu, una de sus primeras citas en Dragon Ball GT. El chaval salió espantado tras ver lo fuerte que pegaba la nieta de Son Goku a los atracadores de banco. ¡Ya llegará el amor, Pan! Os dejamos con las capturas de todos estos momentos:

¡Y esto ha sido todo! Esperamos que este reportaje haya supuesto la guinda de vuestro San Valentín y os deseamos una feliz noche en compañía de vuestros seres queridos. ¡Kai, Kai

Lecturas recomendadas