Metro Exodus PS4 Xbox One PC
Reportaje

E3 2018 - Impresiones de Metro Exodus para PS4, Xbox One y PC

Por Redacción Hobby Consolas

Coincidiendo con el E3 2018, hemos jugado a Metro Exodus, la nueva entrega para PS4, Xbox One y PC de la saga de shooters post-apocalípticos basados en las novelas de Dmitry Glukhovsky. Tras Metro 2033 y Metro: Last Light, 4A Games nos lleva de nuevo a un yermo infestado de mutantes y otros peligros.

El pasado E3 2017, durante la conferencia de Microsoft, se anunció Metro: Exodus, nueva entrega para PS4, Xbox One y PC de la saga de juegos de disparos en primera persona en un mundo post-apocalíptico. A pesar de utilizar una temática que tenemos hasta en la sopa, la saga Metro ha logrado hacerse un hueco en el corazón de los jugadores gracias a su magnífica ambientación, uso de elementos de supervivencia y survival horror, y una historia que logra atrapar desde el minuto uno.

No en vano, el primer juego de la saga, Metro 2033, estaba basado en la novela homónima de Dmitry Glukhovsky, mientras que los diálogos y gran parte de la historia de Metro: Last Light también fueron obra del escritor ruso (y más tarde adaptados a una nueva novela, Metro 2035). Ambos juegos, lanzados originalmente para PS3, Xbox 360 y PC en 2010 y 2013, respectivamente, fueron más tarde remasterizados en el recopilatorio Metro Redux, para PS4, Xbox One y PC.

Y llegamos, ahora sí, a lo que nos ocupa: Metro Exodus. Si bien cuando se anunció tenía previsto su lanzamiento en 2018, hace pocas semanas conocimos la noticia de que se retrasa hasta el primer cuarto de 2019. Por suerte, para aliviar el mal trago, hemos tenido la oportunidad de jugar a una demo de dos horas durante una presentación en Londres previa al E3 2018, y os contamos qué nos ha parecido.

The Zone

Metro: Exodus continua la historia allí donde la dejó el final Redemption (el bueno) de Metro: Last Light. De nuevo volvemos a ponernos en la piel de Artyom, que junto a su mujer Anna y varios Rangers de la Orden, abandonan el metro de Moscú, embarcándose en un viaje intercontinental para dejar atrás las ruinas de Rusia. La demo daba comienzo a bordo del Aurora, la locomotora altamente modificada que hace posible el viaje. 

Como era de esperar, a lo largo del trayecto encontraremos un buen puñado de obstáculos... empezando por las vías cortadas, que obligan a Artyom y Anna a abandonar la seguridad del Aurora y pisar la superficie, en una zona nevada cercana al río Volga.

Metro Exodus

Aquí descubren que el mundo exterior está mucho más poblado de lo que imaginaban, tras años sobreviviendo escondidos bajo tierra. Además de lo restos del ejército, también nos toparemos con saqueadores (divididos en varias facciones) que han logrado sobrevivir en este mundo post-apocalíptico.

E3 2018 - tráiler de Metro Exodus y nuevos detalles

Lo primero que salta a la vista tras ponernos a los mandos de Metro Exodus, es que el tamaño de los escenarios ha aumentado considerablemente (según sus responsables, sólo esta zona inicial es veinte veces mayor que cualquiera de las vistas en Last Light).

Metro Exodus

Ahora bien, y siguiendo la línea de sus antecesores, Metro Exodus es un juego lineal, pero la expansión de los escenarios logra crear la ilusión de que se trata de un juego de mundo abierto

Además, se ha implementado un ciclo día noche/día y distintos efectos meteorológicos, como lluvia. Esto contribuye a esa sensación de "mundo abierto", brindándonos nuevas opciones a la hora de frontar las distintas situaciones que propone el título.

Metro Exodus

Por ejemplo, podemos echar una cabezadita hasta que anochezca para infiltrarnos en una localización, pues al abrigo de la luna el número de patrullas enemigas desciende considerablemente... Mientras que el de las criaturas mutadas que pueden sorprendernos aumenta.

Como en los anteriores Metro, movernos en la oscuridad nos obliga a utilizar determinados dispositivos, como la linterna o las gafas de visión nocturna; ambos consumen batería, así que conviene racionar su uso. Y aunque una de las novedades sea el tamaño de los escenarios abiertos, seguirá habiendo un buen número de localizaciones subterráneas, donde podemos usar un mechero para encender antorchas o quemar telarañas que impiden el paso.

Metro Exodus

En el transcurso de la demo también descubrimos una mayor variedad de escenarios, llegando a pisar una Iglesia, una fábrica abandonada o un lago, donde, además, debíamos movernos utilizando un bote.

Pero no creáis que con esta "apertura" los muchachos de 4A Games han cedido a los convencionalismos de los juegos sandbox: la exploración en Metro Exodus se sigue caracterizando por las pocas ayudas que ofrece al jugador.

Vamos, que podéis estar tranquilos porque no contamos ni con mini-mapa ni con puntos que señalen convenientemente el objetivo. Para orientarnos, disponemos únicamente de nuestro fiel mapa (que consultamos en tiempo real) y unos prismáticos viejos con los que otear el horizonte.

Metro Exodus

Y, por supuesto, el sigilo sigue siendo una de nuestras mayores armas a la hora de solucionar los conflictos. A diferencia de los juegos de disparos en primera persona más populares, en la saga Metro de poco sirve lanzarse de cabeza a un tiroteo... Y no sólo por su dificultad: en el mundo de Metro, las balas son la moneda de cambio, lo que significa que al apretar el gatillo estamos, literalmente, disparando dinero. Y eso sin contar con que las armas de fuego tienden a ensuciarse, provocando que pueden estropearse en el peor momento...

Así que caminar agachados, apagar fuentes de luz, crear distracciones y degollar a los enemigos en silencio sigue siendo una magnífica idea si queremos sobrevivir. Algo que nos ha gustado especialmente en esta demo de Metro Exodus es la forma en que la inteligencia artificial enemiga se adapta a las situaciones. Por ejemplo, si limpiamos un campamento enemigo, existe la posibilidad de que los últimos supervivientes se rindan, dándonos la opción de liberarlos o... Bueno, ya os hacéis una idea.

Metro Exodus

En ese sentido, y como en Metro 2033 y Metro Last Light, sigue habiendo toma de decisiones que influirán en el desenlace de la aventura. Y dada la nueva envergadura del proyecto, sus responsables aseguran que se ha duplicado el número de diálogos.

También se ha potenciado la fabricación de objetos y personalización de las armas, de modo que registrar los escenarios concienzudamente en busca de recursos es una parte muy importante dentro de la exploración. Y fieles a su esencia "superviviente", estos procesos se realizan también en tiempo real, accediendo a la mochila, con el consiguiente riesgo que conlleva, por ejemplo, crear un botiquín en mitad de un tiroteo.

Metro Exodus

También será de especial importancia crear filtros para nuestra máscara antigás (que, como en los anteriores, hay que limpiar cada vez que se empaña, así como aplicar "parches" para evitar que se rompa cuando recibimos ataques), necesarios para atravesar las múltiples zonas de radiación que encontraremos a lo largo del viaje, sin perder de vista el contador geiger que Artyom lleva equipado en el brazo en todo momento.

En estas dos horas de partida también hemos podido apreciar que Metro Exodus volverá a contar con una ambientación excepcional: el sonido, una de las partes esenciales en ese aspecto, estará cuidado al milímetro, ya sea en el estruendo de las armas al disparar o en la soledad que transmite el sonido ambiente de los escenarios. Y si os gustó la banda sonora de los anteriores Metro, os alegrará saber que Alexei Omelchuk vuelve a ser el responsable de acompañar con su batuta las aventuras de Artyom.

Metro Exodus

Por último, pero no por ello menos importante, los chicos de 4A Games han explicado que en lo que a aspectos técnicos se refiere, para ellos la resolución está por encima de todo, incluso por encima del rendimiento, de ahí que esta demostración de Metro Exodus se mostrase a resolución 4K.

Es obvio que aún tienen mucho por pulir (empezando por implementar el HDR), pero tienen por delante más de siete meses para lograr que Metro Exodus se convierta en el juego que los fan tanto tiempo llevan esperando.