Jonathan Blow
Reportaje

Jonathan Blow "Es probable que lancemos algo para Switch en el futuro, pero no sé cuándo"

Por José L. Ortega

Jonathan Blow es uno de los referentes en la industria del videojuego, especialmente en el campo de los títulos indies. Fue uno de los precursores de los títulos de escaso presupuesto, que ahora inundan el mercado. Son una oportunidad para los creativos con menos recursos.

En nuestra charla con Jonathan Blow en Gamelab quisimos tratar el tema de un mercado, el independiente, que cada vez hace menos gala a su nombre, ya que los desarrolladores cuentan con más recursos que hace diez años, cuando llegó al mercado Braid, punto de inflexión en este aspecto del sector.

Jonathan Blow

"En la actualidad es una situación rara. Por un lado está bien porque es más fácil crear juegos y tener a gente creativa. Es lo que queremos. Y los jugadores tienen más para elegir. Por el otro lado, al haber tantos juegos y competencia, es difícil llamar la atención. Lo que significa es, muchos de estos juegos no tienen mucha inversión y quizás la gente nunca se de cuenta de que existen. Es una situación complicada".

Análisis de The Witness

Por otro lado, Blow no se siente como el precursor de los videojuegos independientes, pero está contento de formar parte de ello. "Los videojuegos indies empezaron antes de que yo estuviera. En 1980 la mayoría de juegos de PC eran independientes. En los 2000 regresó esta tendencia en cierta medida; pero es más regresar a algo tradicional. Es genial formar parte de ello".

Blow es un creador que, como tal, está siempre en constante aprendimiento. De Braid a The Witness pasó un tiempo. Son dos juegos de autor, pero con estilos diferentes. Y la experiencia es un grado.

"Tuve la idea de The Witness al final del desarrollo de Braid. Los puzles tienen una comunicación propia. Puedes hablar con los jugadores a través del diseño de los puzles. En Braid la idea parte del uso del tiempo y no de la comunicación. Después de eso pensé en comunicarme con los jugadores sin lenguaje verbal. Lo que aprendí en ese tiempo fue en cómo hacer lo que tenía en mente y todos los detalles".

Si habéis jugado a los juegos de Jonathan Blow, sabréis que son obras "extrañas" tal y como el mismo adjetiva, debido a sus peculiaridades. Con The Witness, especialmente, debido a su complejo sistema de puzles, surgidos todos de la mente del creativo.

Jonathan Blow

"Al principio, algunos de los puzles de Witness los hice sobre un trozo de papel. Cuando el juego se volvía más sofisticado y añadía cosas al mundo no puedes hacer eso. Es sobre todo fotografiar lo que quieres que pase y trabajar en ello. Cuando hago puzle trato de analizar los elementos que lo conforman y cómo deben actuar y funcionar. Y asegurarte de que funciona bien al jugarlo".

Blow también tiene muy en cuenta que Nintendo Switch se está erigiendo como el soporte perfecto para los videojuegos independientes. Habitualmente vemos como grandes títulos de esa parte del mercado llegan a la híbrida de Nintendo y arrasan. Como Hollow Knight, por mencionar un ejemplo cercano. El creativo ha dejado más que abierta la puerta de llegada de sus obras a dicha plataforma.

"Es probable que lancemos algo para Switch en el futuro, pero todavía no sé exactamente cuándo", nos contestó Blow. No aclaró si puede llegar a tratarse de un port de Braid o The Witness o la llegada de su próximo trabajo.

Próximo trabajo en el que, por cierto, ya está trabajando. Llegará "cuando esté terminado". El lado bueno de ser indie y trabajar sin presiones de grandes empresas.

Fotografías realizadas por David Molina