Los billares o salones de máquinas recreativas eran un punto de reunión ineludible en los 80 y 90. Los recordamos "a escala" con estas consolas mini.

Cuando se acercan las fechas navideñas, nos invade la nostalgia. Pero no por los amigos de la infancia o el pueblo donde vivimos. ¡No, no! ¡Por los salones recreativos! Esos que ahora, en cierto modo, han homenajeado máquinas como Astro City Mini o Taito Egret II Mini.

Por eso, en Las historias de tío Bruno de esta semana, rendimos un homenaje en miniatura a los salones recreativos, los billares, las "maquinitas" o como lo llamarais vosotros en vuestros tiempos de juventud y lozanía.

No solo os hablamos de las propias máquinas, sino que Bruno Sol ha preparado una representación de la "fauna" típica que encontrábamos en esos salones: el pesado de "¿te lo paso, chico?", el encargado cabreado con su riñonera... ¿Cómo podíamos sobrevivir en ese entorno tan hostil?

Puede que hoy resulte extraño a los jugones más jóvenes, pero en los 80 y buena parte de los 90, los salones recreativos eran lo más parecido al "juego online" y a socializarse gracias a los arcades.

Por supuesto, también probamos las máquinas. Aparte de esas Astro City (aquí os hablamos del primer modelo y aquí de la Astro City Mini V, más reciente) o Taito Egret, ponemos en marcha la SNK Neo Geo Mini, esa réplica de los muebles de Neo Geo que incluía montones de clásicos. En este reportaje os la explicábamos con detalle.

Bonanza Bros., Last Resort, Golden Axe Revenge of Death Adder, Arabian Fight o el delirante juego de fútbol Hat Trick Hero son algunos de los videojuegos retro que probamos en esta ocasión. ¡Vaya despiporre!

Ahora que habéis recordado los salones recreativos y su fauna... ¿de qué otros videojuegos o consolas retro os gustaría que habláramos en próximas historias del tío Bruno? Dejad vuestras sugerencias en los comentarios de aquí debajo y volveremos cada sábado para hablar de todo ello... con cinco duros en el bolsillo.

Y además