Análisis de Assassin's Creed Rogue Remastered
Análisis

Análisis de Assassin's Creed Rogue Remastered para PS4 y Xbox One

Por Daniel Quesada

Hay un nuevo Assassin's Creed para PS4 y Xbox One, aunque en realidad es un viejo conocido. Si os perdisteis las andanzas como templario de Shay Patrick Cormac en su momento, tenéis una segunda oportunidad con Assassin's Creed Rogue Remastered.

El cambio de generación no sentó demasiado bien a la saga Assassin's Creed. Assassin's Creed IV fue el primero en verse en PS4 y Xbox One (¡de hecho, fue el primer juego que analizamos para PS4!) y no era más que una versión ligeramente mejorada de lo visto en PS3 y 360. Al año siguiente, Ubisoft planteó un curioso plan: en las nuevas consolas lanzó Assassin's Creed Unity, mientras que las consolas "antiguas" se quedaron con el exclusivo Assassin's Creed Rogue. Ahora, casi 4 años después, recibimos este Assassin's Creed Rogue Remastered, con el que su protagonista Shay Patrick Cormac cierra el círculo y desembarca en la generación actual.

¿Aún no has visto la película de Assassin's Creed? Hazte con ella en Blu-Ray

La historia de Assassin's Creed Rogue Remastered tiene lugar en la mitad del siglo XVIII, después de los acontecimientos de Assassin's Creed IV y prácticamente en paralelo a los de Assassin's Creed III. Shay Patrick Cormac es un asesino hábil, pero algo rebelde, que cuestiona los métodos de sus maestros. Cuando es enviado a Lisboa para recuperar una reliquia precursora, todo se viene abajo y acusa a su superior de haber ocasionado una masacre innecesaria. Furioso y confundido, Shay acaba "pasándose al lado oscuro" y abandona la causa de los asesinos. En su viaje, a partir de entonces, comenzará a plantearse si hay realmente un bando bueno y cuál debería ser su verdadero "credo".

La dinámica de juego es muy parecida a la de Assassin's Creed IV: alternamos casi en igual medida los momentos de navegación con los que se desarrollan a pie y, además, pasamos de uno a otro simplemente cogiendo el timón, sin tiempos de carga. Así, tan pronto estamos escalando atalayas o escondiéndonos en los arbustos para cazar a alguien, como lanzando aceite ardiendo y disparando cañonazos en una batalla naval.

Assassin's Creed Rogue Remastered

Todo esto ya se veía en el juego de Edward Kenway, pero AC Rogue Remastered también aporta sus propias ideas. Por un lado, hay alguna habilidad nueva, como el rifle silencioso que nos permite lanzar los consabidos dardos tranquilizantes y berserker. Además, Shay puede ponerse una máscara para evitar las granadas de humo que lanzan sus enemigos.

Y en los enemigos está, precisamente, uno de los grandes cambios. Dado que pasamos a enemistarnos con los asesinos, en muchas ocasiones tenemos que darles caza... Antes de que ellos nos cacen a nosotros. Ahí entra en juego la brújula de peligro. Cuando empecemos a escuchar voces susurrando y el borde de la pantalla se difumine, significará que hay asesinos escondidos cerca. Pueden estar acechando desde arriba, escondidos en un montón de paja... En ese momento, debemos activar la vista de águila y veremos una brújula que indica su posición aproximada (los veteranos reconoceréis este recurso de los modos multijugador de juegos previos). Ese juego del gato y el ratón altera la dinámica de juego de forma interesante, aunque reconocemos que a veces puede volverse un pelín estresante.

Assassin's Creed Rogue Remastered

Los fans de los fragmentos del presente quedarán satisfechos con Assassin's Creed Rogue, ya que hay muchos tramos que no son largos, pero que nos invitan a explorar para descubrir secretos y diálogos escondidos que ahondan en toda la mitología de la saga Assassin's (hasta se menciona a Arno Dorian, el héroe del juego que salió al mismo tiempo que este). Al igual que sucedía en Assassin's Creed IV, los fragmentos del presente se juegan en perspectiva subjetiva y encarnamos a un trabajador anónimo de Abstergo Entertainment que poco a poco va descubriendo los planes de su líder Otso Berg.

En conjunto, Assassin's Creed Rogue Remastered es una aventura razonablemente larga (es algo más corta que otras entregas, pero compensa solo por sus instantes finales), completa y con una de las historias más interesantes que ha tenido la saga. Lamentablemente, también peca de heredar errores en el control (a veces os descubriréis silbando a un guardia cuando lo que queríais era registrar a un enemigo caído) o de ofrecernos unos combates cuerpo a cuerpo muy simples. ¡Ya habíamos olvidado a esos enemigos que esperaban turno para atacar! También hay que resaltar que, en lo jugable, es muy parecido a Black Flag, por lo que los que hayáis superado la aventura de Edward encontraréis que esto, salvo matices, es más de lo mismo. Eso es bueno y malo a la vez, claro.

Assassin's Creed Rogue Remastered

¿Y qué aporta esta edición remasterizada respecto a la original de PS3 y 360? Lógicamente, los gráficos tienen un pequeño lavado de cara, que se nota en el aumento de la resolución y la calidad de las texturas. Si tenéis Xbox One X o PS4 Pro, la resolución sube hasta el 4K, mientras que el resto de consolas lo verán a 1080p. La fluidez gráfica es total, si bien hay un pelín de tearing cuando rotamos la cámara muy rápido.

Para la ocasión, se han incluído todos los DLCs que se lanzaron en su momento. Ninguno es particularmente memorable, pero añaden mucho vestuario (hasta el traje de Bayek de Siwa) y armas, además de un par de misiones extra.

Assassin's Creed Rogue Remastered

Teniendo en cuenta que se lanza a 30 euros, Assassin's Creed Rogue Remastered supone una interesante tentación para los completistas. Sobre todo, porque volveréis a veros las caras con viejos conocidos como Adéwalé o Haytham Kenway. A nivel técnico, aunque es solvente, está claramente por debajo de Assassin's Creed Origins y tanto su mecánica como su sistema de control parecen haber envejecido de golpe 10 años, debido a lo revolucionario del juego de Egipto (¡ay, Senu, no te valoramos hasta que no te tenemos!), pero por sí mismo es una aventura notable, completa, muy vistosa por momentos y bien narrada. A fin de cuentas, ¿quién no ha querido caer en la tentación de ser templario alguna vez?

Valoración

Uno de los episodios más interesantes de la saga en lo narrativo, que mantiene el tipo, técnicamente hablando, en la nueva generación. Eso sí, se nota cuánto ha revolucionado las cosas AC Origins.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

Cómo difuminó el maniqueísmo entre templarios y asesinos. Las partes de navegación son muy atractivas. Incluye mucho contenido extra.

Lo peor

El control ha envejecido bastante mal. Lógicamente, a nivel gráfico se nota un peldaño por debajo de otros títulos del género.