Blue Reflection
Análisis

Análisis de Blue Reflection, lo nuevo de Gust para PS4 y PC

Por Elisabeth López

Versión comentada: PS4

Blue Reflection: Sword of the Girl Who Dances in Illusions, conocido en Europa como Blue Reflection, aterriza con tan solo unos meses de diferencia con su lanzamiento en Japón para demostrarnos el buen hacer de Gust, desarrolladora de sagas como Atelier o Ar Tonelico, en un nuevo título que nos acerca a la vida de unas estudiantes japonesas que se enfrentarán a un gran mal que amenaza con destruir su mundo.

Blue Reflection es el nuevo RPG de la desarrolladora japonesa Gust, conocida, sobre todo, por su trabajo con sagas de rol como Atelier o Ar Tonelico. Este es el tercer título del total de tres juegos que componen el Beautiful Girls Festival, una campaña que reúne los últimos juegos de la desarrolladora y en el que se encuentran, además de este, Atelier Firis: The Alchemist of the Mysterious Journey, la última entrega de la saga Atelier hasta la fecha, y Nights of Azure 2: Bride of the New Moon, secuela del juego de rol conocido en Japón como Yoru no Nai Kuni. 

La magia de las Reflector

A diferencia de los dos anteriores, Blue Reflection se ambienta tanto en el mundo real como en un mundo paralelo y nos traslada hasta el instituto femenino Hoshinomiya, donde nos ponemos en la piel de Hinako Shirai, una bailarina con talento que se ve obligada a dejar su carrera artística debido a una grave lesión en la rodilla. Para su sorpresa, adquiere un poder que la convierte en Reflector, una especie de chica mágica con la capacidad de estabilizar Fragmentos de Éter, una suerte de recipientes se originan si nuestra protagonista consigue estabilizar las emociones de las chicas del instituto.

De esta manera, nos embarcamos en una aventura en la que viajaremos continuamente del mundo real de Hinako, donde viviremos su día a día, al Common, un mundo dividido en zonas y originado con las emociones humanas en el que hacemos frente a los demonios que acechan los Fragmentos. Para tamaña misión, contamos con la ayuda de Yuzuki Lime Shijou, dos Reflector que, además, nos ayudarán en nuestra misión de hacer nuevas amistades, pues esta es la única manera de conseguir salvar ambos mundos.

Blue Reflection

¿Quién va ahora?

En lo que al sistema de combate se refiere, Blue Reflection hereda parte de las características del sistema de Atelier como, por ejemplo, que sea por turnos, pero añade otras propias que lo hace diferente e incluso mejor que el de la saga como un timeline horizontal en el que podemos ver, de una manera mucho más accesible, el tiempo de espera para poder realizar algún comando.

Uno de los comandos que podemos realizar es el de ataque. Dentro del mismo hay disponible una gama de ataques que aumenta y cambia en base a las nuevas habilidades que adquieran cada una de las tres protagonistas o la subida de puntos de estadísticas que efectuemos, ambos gracias a la realización de misiones. Así pues, los ataques son tanto a cuerpo a cuerpo, como a distancia, siendo la mayoría de ellos del segundo tipo. Algunos no consumen puntos de magia, pero los que si lo hacen, otorgan, en mayor o menor medida, la posibilidad de hacer que el rival retroceda en el timeline y este tarde más tiempo en atacar. Aunque también existe la posibilidad de ejecutar ataques de apoyo, realizados por las chicas a las que hayamos ayudado a lo largo de la historia, o incluso ataques de estado, pudiendo, por ejemplo, paralizar al enemigo durante un turno. 

Blue Reflection

Hay una gran variedad de enemigos, siendo los existentes en el Common los más fáciles de vencer. No obstante, existe la posibilidad de que algunos de estos lleguen al mundo real. Estos son los conocidos como Sephira, bestias aterradoras y de grandes dimensiones que juegan el papel de jefes intermedios a los que vencer. Como es lógico, cuentan una mayor cantidad de vida e incluso la posibilidad de que se dividan como si de varios enemigos se tratase. En el caso de no poder acabar con ellos, podemos cambiar la dificultad del juego en cualquier momento entre fácil, normal y difícil. 

Blue Reflection

Con todo ello, los combates son atractivos de ver e incluso llegan a ser bastante dinámicos a pesar de ser por turnos gracias, en parte, a la gran accesibilidad proporcionada por la interfaz. Como decíamos antes, el timeline ha sido modificado en Blue Reflection con respecto a Atelier, situado ahora en el borde superior de la pantalla de manera horizontal. De esta manera, resulta mucho más fácil de visualizar para elaborar nuestra estrategia de combate. Ahora bien, los combates pecan de poder resultar bastante fáciles de superar. A la gran cantidad de ataques existentes, existe la posibilidad de añadir modificaciones otorgadas por los Fragmentos, lo que hace que, por ejemplo, sacrifiquemos pocos puntos mágicos, haciendo casi innecesario recargar el poder del Éter para realizarlos. 

Como la vida misma

El resto de la jugabilidad de Blue Reflection reside en hacer que Hinako tenga una vida de estudiante normal, con todo lo que esto conlleva: hablar con sus compañeras de clase, quedar con sus amigas, hacer los deberes, ducharse... Todo ello gira entorno a la realización de misiones que, como comentábamos anteriormente, nos permiten conseguir nuevas habilidades de combate o nuevos puntos para subir las estadísticas de cada una de las Reflector: ataque, defensa, apoyo y técnica. 

Blue Reflection

A medida que avanza el juego, realizar misiones resulta repetitivo pues, básicamente, consisten en ayudar a una compañera que esté fuera de sí (acudir al Common), escuchar a una amiga o visitar una localización en concreto del instituto. Además, la existencia de una división por zonas tan restrictiva hace que sea muy incómodo e incluso aburrido guiar a Hinako por el edificio, por lo que es muy recurrente utilizar el mapa para trasladarnos hasta el punto exacto en el que se encuentra la próxima misión con tal de no sufrir continuamente un cortes durante el recorrido. Por no hablar de lo mecánico que se hace que en cada día tengamos que, sí o sí, realizar todas las misiones para volver a casa y empezar un nuevo día.

A pesar de lo anterior, Blue Reflection se toma tan en serio la vida adolescente de nuestra estudiante que la proporciona un teléfono móvil con el que, por ejemplo, puede mandarse mensajes con sus amigas, elegir los colores de fondo, cuidar de un simpático monstruo al más puro estilo Tamagotchi o elegir qué música escuchar. Esto último nos ha agradado especialmente por la posibilidad que otorga de que podamos elegir las canciones que más nos gusten de la banda sonora para escucharlas una tras otra mientras jugamos. Cabe destacar aquí que tanto en el apartado gráfico como en el apartado sonoro, el juego es bastante resultón, especialmente en el segundo, pues la banda sonora es toda una delicia...

Blue Reflection

A medio gas

Al jugar Blue Reflection llegamos a pensar dos cosas, o bien que la desarrolladora ha querido hacer un RPG mucho más accesible que a lo que nos tiene acostumbrados, o bien que lo ha hecho con prisas, dejando parte del contenido del juego a medio gas. Sea cual sea la razón (si es que alguna se corresponde a la realidad) ambas tienen su parte buena y su parte mala. Si bien elogiamos la simpleza que presenta, por ejemplo, la interfaz de usuario comparada con la de la saga Atelier, o la posibilidad de disfrutar de la parte de la banda sonora que más nos haya gustado sin necesidad de tener que escuchar el resto, no lo hacemos tanto sobre el hecho de que la dificultad del juego no se corresponda con lo elegido o que falte variedad de misiones o acciones que realizar con Hinako. 

En definitiva, el nuevo RPG de Gust no es malo, en absoluto, pues, en algunos apartados consigue superar a otros de los juegos desarrollados por la compañía japonesa. Sin embargo, carece de profundidad y la única razón que podemos llegar a tener para seguir jugando es conocer si Hinako volverá a ser bailarina o no. Los amantes de los RPG protagonizados por chicas estarán encantados, pero quienes busquen un juego de rol más profundo no tanto. 

Valoración

El nuevo RPG por turnos de Gust presenta buenas ideas como un sistema de combate más accesible que el de la saga Atelier o la posibilidad de elegir qué canción queremos escuchar. Sin embargo, la división por zonas, no tener tan siquiera voces en inglés o el poco reto que presentan los combates hacen que Blue Reflection desmerezca mayor halago.

Hobby

74

Bueno

Lo mejor

La mezcla de mundos y la posibilidad de elegir qué canciones escuchar de la banda sonora.

Lo peor

La división por zonas es muy restrictiva, que las voces no vengan traducidas al inglés y la dificultad del juego.