Ir al contenido principal
Deliver Us The Moon
Análisis

Análisis Deliver Us The Moon, una odisea Interstellar

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: PS4

Viajamos hasta la luna para traeros el análisis de Deliver Us The Moon, una aventura espacial que mezcla exploración, puzles y una gran historia. Desarrollado por KeokeN Interactive, ya está disponible en PC, PS4 y Xbox One, y llegará a Nintendo Switch en verano de 2020.

Hoy os traemos el análisis de Deliver Us The Moon, un juego desarrollado por KeokeN Interactive, un estudio independiente holandés (del que forman parte desarrolladores que trabajaron en juegos como Horizon Zero Dawn o Terraria) que logró la financiación a través de Kickstarter. Deliver Us The Moon está disponible en PC desde el pasado 10 de octubre, y hoy llega a PS4 y Xbox One (nosotros hemos hecho el análisis de la versión de consola), además de haber planeada una versión para Nintendo Switch que aterrizará en verano de 2020.

La premisa de Deliver Us The Moon es la siguiente: tras una crisis energética, los recursos del planeta Tierra se han agotado y el mundo entero sufre los efectos de la desertificación, con tormentas de arena que arrasan con todo y todos. Para evitar la extinción, se establece una colonia en la luna, desde donde es posible enviar energía a través de un emisor de microondas. Durante varios años las cosas marchan bien, pero un día y por motivos desconocidos, el emisor de microondas deja de funcionar y se pierde todo contacto con la estación lunar.

Nuestra misión, como únicos tripulantes del último viaje espacial de la humanidad, es restaurar la conexión con el emisor de microondas y descubrir qué ha sucedido. Como reza el título, debemos "devolver la luna".

Si el argumento os resulta familiar, es normal: sus responsables reconocen que Deliver Us The Moon está inspirado en grandes epopeyas espaciales del cine como 2001: Una Odisea del Espacio (Stanley Kubrick, 1968), Gravity (Alfonso Cuarón, 2013) o Interstellar (Christopher Nolan, 2014). Y nos atreveríamos a decir que también tiene un poco de Moon (Duncan Jones, 2009), aunque en este caso puede que se deba a la semejanza entre ambas propuestas antes que a una inspiración intencionada.

Space oddity

En cuanto tomamos el control de nuestro astronauta protagonista, preparándose para iniciar el viaje a la luna, y vemos sus torpes animaciones de desplazamiento, salta a la vista que el apartado técnico no es el punto fuerte de Deliver Us The Moon, que cuenta con dos opciones gráficas en consola: 4K/30fps y 1080p/60fps. Ninguna de las dos presenta un framerate estable, aunque hemos encontrado la primera opción bastante más consistente.

Estas carencias técnicas resultan todavía más evidente en las secuencias de vídeo, que cuentan con un ritmo apresurado y unos movimientos atropellados, como si fuesen conscientes de que su nivel de calidad no está a la altura y quisieran desaparecer cuanto antes de nuestra vista.

Deliver Us The Moon

Y probablemente sea así, porque en KeokeN han sabido sortear ágilmente las limitaciones tecnológicas y, como vamos a ver a continuación, incluso han conseguido convertirlas en su punto fuerte. 

La base jugable de Deliver Us The Moon es exploración en tercera persona y resolución de puzles. Pero con eso apenas estaríamos rascando la superficie, pues de forma constante nos encontramos con situaciones en las que la mecánica cambia por completo: una fase de exploración en primera persona en gravedad cero, conducción sobre la superficie lunar, carreras contra el cronómetro, pequeñas dosis de plataformeo, QTEs... Es difícil aburrirse, pues siempre hay algo diferente que hacer.

Deliver Us The Moon

Ahora bien, no todas estas partes están igual de pulidas. En concreto, la mentada fase en primera persona es quizás la que más perjudicada ha salido, además de por lo agotadores que resultan los controles (entendemos que los movimientos en el espacio han de ser lentos, pero si no llegamos a subir la sensibilidad de la cámara todavía estaríamos ahí), por algunas decisiones de diseño muy poco acertadas (superar zonas de rayos que requieren precisión milimétrica con esa perspectiva nunca es buena idea).

Por suerte, la gran mayoría de opciones jugables están a la altura de las circunstancias, e incluso aunque la base de exploración y puzles peque de ser bastante lineal, resulta en todo momento interesante. La ambientación, con ese estilo estéril tan apropiado para las historias en el espacio, casa a la perfección con la sensación de absoluta soledad que sentimos en todo momento. Esto no es algo malo, todo lo contrario: ese sentimiento es el que logra meternos todavía más en la historia, transportándonos por momentos a la saga Metroid.

Deliver Us The Moon

Pero Deliver Us The Moon no es un juego de acción (aunque tiene alguna fase trepidante), y encajaría bastante mejor dentro del género immersive sim, colocando ante nosotros infinidad de documentos, audio-diarios y demás piezas de información que sirven tanto para descubrir la historia del lugar en el que nos encontramos como para encontrar el código de esa puerta que nos impide avanzar. 

Otro aspecto herencia del género es la narrativa ambiental, algo en lo que Deliver Us The Moon consigue destacar. A lo largo de todo el viaje y si prestamos atención a los escenarios y la posición de los objetos, podemos obtener más información de los residentes y sus historias que en documentos de miles de palabras. El impacto es mucho mayor, igual que la sensación de logro por haber descubierto un fragmento de información no tan evidente.

Deliver Us The Moon

En general, la historia y la narrativa de Deliver Us The Moon son su punto fuerte: la premisa es tremendamente interesante (aunque no demasiado original) y sabe manejar muy bien el suspense y el misterio para que en todo momento queramos seguir avanzando y descubriendo. Y aquí es donde, como comentábamos al principio, han sabido sortear ágilmente las limitaciones tecnológicas: el grueso de la historia, las piezas de información más importantes, lo encontramos en unas reproducciones holográficas que muestran sucesos ocurridos en la estación.

En estas reproducciones, los personajes se muestran como figuras planas, sin apenas rasgos, y con un número limitado de movimientos. Argumentalmente tiene sentido porque es un holograma, y de esta forma se evita tener que animar rostros y gestos faciales.

Deliver Us The Moon

En su lugar, el peso cae sobre las interpretaciones de los actores de doblaje (en inglés), que son absolutamente magníficas. Tiene gracia que una figuras anaranjadas sin rostro sean capaces de transmitir más emociones y sentimientos que personajes formados por miles de polígonos.

Y hablando del sonido, la banda sonora es quizás el apartado donde más se nota la influencia de Interstellar, o quizás deberíamos decir de Hans Zimmer, pues las composiciones incluyen acordes que si no son los mismos que los del trabajo que realizó para la película, se acercan muchísimo.

Valoración

Deliver Us The Moon es la clase de juego que podría haber llegado muy lejos de haber contado con un mayor presupuesto y más tiempo de desarrollo, porque la propuesta es muy interesante y está acompañada de buenas ideas. Si queréis disfrutar de una gran historia y os gustan las odiseas espaciales, dadle una oportunidad.

Hobby

76

Bueno

Lo mejor

La historia y el buen uso de la narrativa ambiental. La interpretación de los actores de doblaje. Gran variedad de mecánicas.

Lo peor

Las animaciones y secuencias de vídeo. Algunas decisiones de diseño frustrantes. 

Y además