Super Meat Boy Análisis Switch Principal
Super Meat Boy acaba de aterrizar en Nintendo Switch y con nuestro análisis sabrás si este mítico plataformas 2D indie merece la pena... o no. Un desafiante título que llega a la eShop de Nintendo para convertirse en uno de los mejores plataformas 2D de la nueva consola de Nintendo.

Hay juegos que no necesitan presentación, y Super Meat Boy es uno de ellos. Desde que se lanzó en octubre de 2010 en Xbox 360, ha sido una de las grandes historias del éxito "indie" y un ejemplo a seguir por muchos otros estudios, que incluso sirvió de hilo conductor para documentales como Indie Game The Movie por la historia tras su éxito. Tras arrasar en Xbox 360, el juego saltó a otras plataformas, desde el PC a Wii U, pasando por PS4 y Vita y este año tendrá una secuela propiamente dicha, bajo el título de Super Meat Boy Forever.

Ahora, Super Meat Boy llega a Switch basándose en las últimas versiones de consola (PS4, Vita y Wii U). Sus características son las mismas (niveles oscuros, desbloqueables... todo sigue presente en Switch), por lo que os remitimos al análisis de Super Meat Boy para PS4 y Vita que publicamos en 2015 para saber más. Aquí nos vamos a centrar en las novedades de esta versión para Nintendo Switch.

Super Meat Boy llega a Switch ofreciendo los mismos niveles y secretos que las anteriores versiones.

Hecha esta aclaración, no está de más decir que el port de Super Meat Boy a Nintendo Switch es obra de Blitworks, el estudio barcelonés que ya se ha labrado un nombre gracias a las trabajadas adaptaciones a consola de títulos como Fez, Sonic CD o Bastion, por mencionar algunos (en su web podéis ver todos sus trabajos). En este sentido, tanto visualmente, como en términos de control, el juego es idéntico, no hay nada que se desvíe un ápice respecto a lo visto en otras versiones.

El sistema de control, elemento esencial para poder superar los niveles, sigue siendo muy sencillo y tan sólo disponemos de un botón de salto (que reconoce entre tres niveles de altura según presionemos más o menos tiempo), otro para correr y opciones como poder "ascender" por las paredes saltando. Todas estas herramientas se nos dan al principio del juego, y con ellas superamos los breves niveles (que se pueden superar en 20-30 segundos de media), si bien su dificultad siempre va a más.

Las repeticiones nos permiten ver qué hemos hecho en cada muerte (pero viendo todas las partidas a la vez). También incluye ránkings online.

El control en Switch es muy bueno, algo clave en un plataformas que exige precisión milimétrica. No hay retardo o lag en los Joy-Con, y la respuesta a nuestras pulsaciones es inmediata y precisa. En dos palabras: si fallamos un salto, es únicamente culpa nuestra. Y, no os preocupéis porque, aunque os creáis muy buenos, moriréis... y mucho. Por suerte no hay tiempo de espera, y nada más morir podréis volver a intentarlo de forma inmediata, sin esperas, algo que mitiga la frustración.

En cuanto a los gráficos, Super Meat Boy nunca ha despuntado por sus gráficos, por lo que Switch los mueve sin problemas. Todo, incluidas las escenas de vídeo, siguen remitiendo a los orígenes Flash del juego. Pese a su sencillez general, sus protagonistas son extremadamente expresivos, sin que falten notas de humor negro y acidez por todas partes... ¿verdad que sí, ardilla?

Los gráficos remiten a su pasado Flash, y destilan un sentido del humor tan ácido como negro

Entre superar los casi 300 niveles que ofrece, desbloquear su correspondiente versión oscura (consiguiendo una puntuación A+), encontrar los portales de distorsión que nos llevan a distintos minijuegos específicos (y que en algunos casos desbloquean personaje), lo cierto es que Super Meat Boy deja bastantes horas de juego para los 15 euros que cuesta.

Novedades para Swicth

A esto hay que sumar la "única" novedad de esta versión, el modo Carrera, que explota una de las características de Switch: el modo multijugador local. Este modo se juega a pantalla partida, y permite que dos jugadores compitan para ver quién es el más rápido completando una serie de niveles.

El modo carrera, a pantalla partida para dos jugadores, es la única novedad de esta entrega y casa a las mi, maravillas con el espíritu de Switch. Cada jugador utiliza un Joy-Con para ver quien supera los niveles antes..

Podemos elegir entre un modo normal, que nos invita a superar los distintos capítulos (eligiendo niveles de luz, oscuros o ambos) o bien un modo aleatorio, que remezcla los capítulos y nos permite elegir la duración de la partida, entre 10, 20, 30 o 40 niveles. Lo bueno es que en todo momento vemos la progresión del otro jugador, lo que sin duda ayuda a crear tensión.

Este modo carrera era algo que llevaba tiempo pidiendo la comunidad de fans del juego, y sólo por eso, la versión de Switch merece la pena, en especial si eres de los que disfrutas compitiendo contra otros jugadores (aunque también hay ránkings online con distintos filtros, como ver sólo la puntuación de los amigos).

Los portales de distorsión nos permiten acceder a "otros mundos" que  pueden desbloquear, por ejemplo, nuevos personajes controlables (como el protagonista de la serie Bit.Trip).

Sólo se le puede reprochar que no ofrezca más novedades jugables, más niveles o contenido inédito... porque salvo por el modo carrera, el juego en sí es el mismo. Pero tanto si no lo jugaste en su día en otras plataformas, como si lo quieres para jugarlo en cualquier parte (en una pantalla más grande que la de Vita), lo cierto es que Super Meat Boy sigue divirtiendo como el primer día.

Eso sí, no está de más recordar que es un juego que puede llegar a desesperar y que si no te van los retos, ni los juegos exigentes, tu Switch puede correr el riesgo de acabar estampada contra la pared o los Joy-Con reventados. Para los demás, un gran juego de plataformas para empezar el año. Lástima que la banda sonora no sea la original de 2010...

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

El desafío de Super Meat Boy sigue tan vigente como el primer día y llega a Nintendo Switch con todas sus virtudes para convertirse en uno de los mejores plataformas 2D del sistema. Un juego que, además, brilla en el modo portátil y que por sí solo convencerá tanto a los fans del original como a los recién llegados que busquen un reto.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La presentación (gráficos e historia son simples, pero muy simpáticos) o su dificultad, que nunca resulta injusta. El nuevo modo para dos jugadores.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

La banda sonora no es la del lanzamiento original en Xbox 360 y resulta inferior. Si ya lo jugaste, poco o nada nuevo vas a encontrar en esta versión.

Plataformas:

Nintendo Switch,

PC,

PS4,

Xbox 360

Versión comentada: Nintendo Switch

Hobby

80

Muy bueno

Y además

Super Meat Boy

Plataformas:

Nintendo Switch, PC, PS4, Xbox 360

Lanzamiento: