Ir al contenido principal
Song of Horror
Análisis

Análisis de Song of Horror para PS4 y Xbox One. El terror acecha tras cada puerta

Versión comentada: PS4

Uno de los juegos que más miedo nos han dado en PC últimamente llega al fin a PlayStation 4 y Xbox One. Nunca sabes por dónde puede atacar la Presencia...

La saturación de juegos de terror puede hacer que la mayoría de ellos no consigan dar miedo de verdad a los usuarios, ya sea porque están hechos con prisas o porque son más de lo mismo. Sin embargo, hace un año nos sorprendimos para bien con Song of Horror para PC, el juego que, junto a Amnesia: Rebirth, más pavor nos ha hecho pasar frente a una pantalla en los últimos tiempos. 

Ahora, tal y como prometieron sus creadores de Protocol Games, el juego aterriza en PS4 y Xbox One. Song of Horror ya está disponible en ambas plataformas en versión digital, pero también llegará a PS4 en versión física, gracias a los chicos de Meridiem.

Como os contamos en su momento con nuestro análisis de Song of Horror para PC, el juego nos cuenta la historia de una extraña caja de música, cuya melodía entra sin remisión en la cabeza de quienes la escuchan, hasta quedar atrapados en lugares imposibles y ser atormentados por la Oscuridad.

Aunque hay un protagonista que hace de hilo conductor, llamado Daniel, en este juego de terror podemos controlar a la friolera de 13 personajes diferentes. La historia se divide en 5 capítulos. Antes de empezar cada uno de ellos, hemos de elegir entre cuatro personajes. Si lo hacemos bien, nos bastará con uno de esos cuatro personajes para superar el capítulo. Pero si nuestro personaje muere, lo hará para siempre, sin posibilidad de cargar un checkpoint.

No solo eso: la muerte de un personaje puede afectar a otros de maneras... Especiales, que mejor no contamos aquí. El hecho de no poder recuperar a los personajes muertos, ni poder salvar la partida antes de dar un paso en falso (podemos salvar para descansar, sí, pero en cuanto pase algo relevante la partida se sobreescribe automáticamente) hará que sintáis verdadero pánico en más de una ocasión.

Tanto es así, que cuando el juego salió en PC, algunos fans pidieron que se añadiera un modo de dificultad sin muerte permanente, porque les resultaba demasiado agobiante. En Protocol Games aceptaron y ahora es posible escogerlo desde el menú principal... Pero se pierde la gracia de la experiencia. El juego está pensado para que la muerte nos aceche a cada paso.

Song of Horror

De hecho, no solo es posible morir en ciertos enfrentamientos (ahora os los contaremos), sino que también hay trampas que pueden ser mortales. Muchas veces tendremos que decidir si miramos dentro de un coche, en una bañera... La mayoría de las veces será útil, pero en otras habrá algo monstruoso dentro que nos matará. Así, sin más. Según sus desarrolladores, esto era una forma de "evolucionar" el concepto de juegos como Silent Hill o Resident Evil, que muchas veces te preguntan "¿quieres pulsar ese botón?", pero en realidad no es una opción, sino que has de hacerlo siempre. Aquí, sin embargo, esa decisión puede marcar la diferencia entre vivir o morir...

Estas trampas pueden parecer injustas para algunos usuarios (al fin y al cabo, mueres de golpe y "porque sí", aunque hubieras estado jugando muy bien hasta entonces), pero sin duda contribuyen a esa atmósfera opresiva en la que nos sentimos vulnerables constantemente.

Song of Horror

Otro recurso muy interesante para dar terror está en que tras cada puerta, puede estar la Oscuridad, lo que también nos matará si la abrimos. Pero podemos pegar la oreja a la puerta para comprobar si se oye un murmullo sospechoso... Se puede activar una opción para tener también una pista visual, pero es mucho más inmersivo si subimos el volumen a tope y nos arriesgamos "de oído".

El mayor factor que contribuye a eso es, sin duda, uno de los grandes aciertos de Song of Horror: la Presencia. Esta es una IA "invisible" que constantemente está evaluando cómo jugamos: si damos demasiados tumbos al explorar, si corremos demasiado... 

Song of Horror

Todo esto puede desencadenar eventos inesperados: portazos, manos fantasmales que nos asaltan, teles que se encienden de golpe... Además de dar un susto al jugador, el personaje también pegará un buen respingo, lo que aumentará su invisible medidor de pánico. La única pista estará en la vibración del mando, como si fueran los latidos de su corazón. Si el pánico crece demasiado, la Presencia se manifestará en forma de Oscuridad y vendrá a por nosotros. Nuestra única salvación posible está en meterse dentro de un armario o bajo una mesa. 

En ese momento, arranca un tensísimo minijuego en el que hemos de pulsar los gatillos rítmicamente, o las manos de la Oscuridad nos atraparán... Y moriremos. Como veis, estamos constantemente entre la espada y la pared... ¡Y más adelante llegan más minijuegos a vida o muerte!

Song of Horror

Los personajes que controlamos tienen diferentes estadísticas de fuerza o sigilo, pero todos tienen las mismas (pocas) habilidades: solo podemos andar, correr o interactuar con ciertos objetos, como llaves o cerillas. Por el camino, también encontramos notas que nos explican mejor la siniestra historia y objetos coleccionables, como monedas o poemas. No tenemos armas, así que, salvo en un minijuego muy puntual, no podemos atacar a la Presencia que nos oprime.

El apartado técnico de Song of Horror tiene sus más y sus menos. Por un lado, los escenarios están muy detallados y los juegos de luces ayudan mucho a la atmósfera. Por otro, los modelos de personajes son cumplidores, pero sus rostros y expresividad están bastante limitados (al fin y al cabo, Protocol Games es un estudio pequeñito y no podrían permitirse algo más espectacular) y también hay algunas sombras que necesitarían más detalle, a lo que se unen pequeños errores como objetos que se descolocan.

Song of Horror

La versión para consolas (nosotros hemos jugado en PS4) no ha resuelto los problemas que ya estaban en el original y, salvo algunos retoques en ciertos puzzles que necesitaban afinarse, estamos ante el mismo juego que se lanzó originalmente para ordenadores.

A pesar de todo eso, la tétrica música y, sobre todo, la historia, contribuyen a que pasemos por alto esos problemas y nos dejemos hundir en la oscuridad. El argumento tiene mucha influencia de clásicos como Edgar Allan Poe o Lovecraft (se mezclan entidades temibles de otro mundo con objetos oscuros y maldiciones de las que no se puede escapar), todo ello sazonado con numerosos homenajes a videojuegos clásicos de terror como los ya citados Resident Evil, Silent Hill o Project Zero (fijaos en la marca del piano de la mansión Husher, por ejemplo), lo que hace que lo pasemos bien sufriendo tanto.

Song of Horror

En las aproximadamente 10 horas que dura, Song of Horror se presenta como un juego con diferentes irregularidades, per también muy honesto y efectivo en su planteamiento. A veces es duro, muy duro (algunas pistas más sobre cómo avanzar en ciertos momentos no vendrían mal), pero si eres un superviviente de los juegos de terror, la música diabólica de su caja de música te sonará a melodía celestial.

Valoración

Una aventura en la que se notan ciertas carencias técnicas por venir de un estudio pequeño, pero que compensa de sobra con su absorbente atmósfera y su dinámica de juego de la vieja escuela. Si eres un superviviente de los survival horrors, tienes que probarlo.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

La angustiosa sensación de estar en peligro a cada paso que das. La ambientación y la inspiración lovecraftiana le sientan muy bien.

Lo peor

Los modelos de personajes dan un poco el "cante". Algunos momentos de atasco porque no se indica bien cuáles son los siguientes pasos a dar.

Y además