El cuaderno de Sara
Crítica de El cuaderno de Sara (Sara's Notebook), dirigida por Norberto López Amado y con Belén Rueda, Manolo Cardona y Enrico Lo Verso como protagonistas. Ya en cines.

Drama de alto voltaje... Solo así puede definirse una película como El cuaderno de Sara rodada por Norberto López Amado, el responsable de Nos miran y de La decisión de Julia, si bien donde más se ha prodigado últimamente es en el mundo televisivo en series como Tierra de lobos, Las aventuras del capitán Alatriste, El rey o Mar de plástico.

Descubre las ofertas del día de Amazon

De momento, la cinta amasa números envidiables: se ha convertido en la mejor apertura del cine español de 2018, situándose en su primer fin de semana en salas como número uno de la taquilla tras haber sido vista por más de 142.000 espectadores.

VIDEO

Tráiler de El cuaderno de Sara HD

La película nos presenta a Laura (Belén Rueda), una mujer que busca desde hace años a su hermana Sara (Marian Álvarez), desaparecida en medio de la selva del Congo. Ni la ONG para la que trabajaba ni la Embajada tienen noticias de su paradero... hasta que aparece una foto suya en un poblado minero del Este del Congo con su imagen borrosa que enciende la esperanza en Laura.

Cuando la embajada le da la espalda decide viajar hasta Kinshasa dispuesta a adentrarse en el territorio de los señores de la guerra, dejando atrás las diferencias que la separaron de su herman, y sin sospechar que esa aventura le llevará hasta la violenta y trastienda de los grandes poderes occidentales. Está a punto de comprender el alcance de los tejemanejes del llamado Primer Mundo en una África consumida por intereses ajenos.

El cuaderno de Sara es ante todo una película incómoda y su director no trata de endulzar nada, antes al contrario, se mete de lleno en realidades que nos parecen muy ajenas pero en las que en realidad somos actores nada pasivos. Es nuestra forma de consumo la que genera unas desigualdades y unos conflictos de intereses que a veces nos resultan lejanos, pero que en realidad deberíamos sentir muy próximos. Así que por encima de todo: del drama familiar, del retrato más o menos afortunado de una región devastada por la violencia y la avaricia, hay una potente denuncia social que se lo lleva todo por delante.

Versátil como pocas intérpretes, Belén Rueda cambia de tercio respecto a la divertidísima comedia de Álex de la Iglesia Perfectos desconocidos en la que la hemos recientemente y ojo, que pronto nos sorprenderá con una cinta de terror titulada No dormirás. En esta ocasión, como decíamos al comienzo, explota con gran acierto su vis dramática convenciendo con una interpretación sin fisuras en la que se da en cuerpo y alma.

De hecho, su Laura es el eje del relato y es a través de su antonimia con su hermana como conocemos los conflictos que asolan el Congo. Es una película de contrastes en la que se pone de manifiesto cómo en gran medida se ha tirado la toalla respecto a problemas que seguimos engrasando desde cierto desconocimiento pero que hacen estragos: los niños soldado, la violación de los derechos de los civiles o el abuso de poder como forma sistemática de regir en pos de llenarse los bolsillos con la venta de minerales tan preciados por la industria tecnológica como el coltán.

El cuaderno de Sara

Los apartados técnicos de la película son de primera categoría: la fotografía, el diseño de producción, la banda sonora y la dirección artística buscan la verosimilitud, pero el caso es que no todas las interpretaciones están al nivel de la de Belén Rueda.

Las situaciones a las que sobrevive nuestra heroína son también muy desproporcionadas y traen a la mente las que vimos en Diré tu nombre, sin que aquí estén al servicio de un guión torticero: están plenamente justificadas para mostrarnos todo el arco argumental de su compañero de viaje, el debutante Iván Mendes que realiza un trabajo excepcional.

Y baste señalar dos curiosidades para ver el trabajazo que hay detrás de El cuaderno de Sara: el primero de ellos, el hecho de que el rodaje tuvo que llevarse a cabo en Uganda porque era demasiado peligroso rodar en el Congo y que sobre la marcha hubo que introducir cambios como evitar cruzar el Lago Victoria. Y por otra parte, que la continuidad de la cinta está medida al milímetro hasta el punto de que se ha buscado respetar la cronología narrativa en el rodaje, algo muy inusual. En palabras del director: “el hecho de rodar en orden cronológico hizo que viviéramos la película no sólo como ficción sino como algo real que nos ha cambiado la forma de mirar el mundo. La emoción y la aventura se mezclan a partes iguales. Acompañar a Laura en busca de Sara ha sido un viaje de entendimiento y superación que estoy deseando compartir con todos los espectadores”.

Pues sí, el agobio de la persecución constante y la amenaza de la propia naturaleza, se trasladan de maravilla y el final, con todos sus inconvenientes, es emocionante. Si sirve para hacernos ver el mundo a lo grande y para que pensemos cómo hacer de él un lugar mejor de alguna manera, me parecerá que el viaje a África ha merecido la pena.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Líder en la taquilla española en su primer fin de semana en carteleras, El cuaderno de Sara es un drama con buenas intenciones que consigue revolverte por dentro por más que algunas situaciones y diálogos sean inverosímiles.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Es una cinta que se moja. El diseño de producción, la fotografía y la banda sonora consiguen aportar incluso algunos momentos oníricos a la tragedia.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Es una película larga, lenta y dura que no te cuenta nada que no hayas visto nada antes. La resolución se hace esperar y es quizás lo mejor.
Hobby

68

Aceptable

Y además

El cuaderno de Sara (2018)

Lanzamiento:

Argumento:

Desde hace años, Laura busca a su hermana Sara, desaparecida en medio de la selva del Congo. Ni la ONG para la que trabaja, ni la embajada tienen noticias de su paradero hasta que aparece una foto de Sara en un poblado minero del este del Congo. Laura decide viajar a Kampala para desde allí iniciar un peligroso viaje al corazón del África, un terri...