Ir al contenido principal
The Dirt netflix
Análisis

Crítica de The Dirt, adaptación de la biografía de Mötley Crüe

A la luz del éxito de películas como Bohemian Rhapsody, parece que los biopics de grupos famosos van a ser el nuevo "género de superhéroes" en los próximos años, peliculas palomiteras, fáciles y con gancho para atraer al público a las salas. Pero no todas van a apostar por el mismo formato, ni por el mismo material original...

The Dirt toma como punto de partida el libro homónimo editado hace ya 18 años y escrito por los cuatro integrantes de Mötley Crüe. Un relato en el que dejaron constancia de su desenfrenado estilo de vida (el famoso sexo, drogas y rock'n roll llevado al extremo) y por supuesto sus dramas personales, derivados a menudo de los excesos.  

¿Quieres ver Netflix en tu vieja TV? Aquí tienes uno de los mejor valorados Android TV

La adaptación cinematográfica siempre estuvo en el horizonte, en manos de distintos estudios como Paramount y con directores como David Fincher al frente... pero por unas razones u otras nunca conseguía ver la luz, hasta que LBI Entertainment y 10th Street Entertainment han sacado el proyecto adelante, para su estreno directo en Netflix.

Así pues, a diferencia de otros biopics, otra de las dificultades a las que se enfrentaba The Dirt era la de adaptar el texto original, reconocido abiertamente como un texto tan bestial como explícito y, en ocasiones, difícil de creer por todo lo que narraba. Orgías, escándalos en hoteles, accidentes de coche con muerte de por medio...

The Dirt netflix

Por suerte, y a diferencia de Bohemian Rhapsody, no intenta ofrecernos una visión dulce y acaramelada del grupo y los muestra en todo su esplendor, como un grupo de imbéciles que se dejaron arrastrar por los excesos y acabaron tocando fondo... para luego resurgir y seguir tocando juntos hasta 2015.

Desde los primeros compases se afana en mostrarnos lo descerebrados que eran los cuatro miembros de la banda, cada uno en su estilo: desde el atormentado Nikki Sixx que se quedó solo siendo un niño, al cantante Vince Neil, el batería Tommy Lee o el "viejo" Nick Mars, casi todos a su manera se dejaron llevar por el éxito, las fiestas, el sexo, las drogas y el alcohol.

El director, Jeff Tremaine, al que muchos recordarán por la serie Jackass consigue culminar un montaje dinámico, rápido... que bebe de muchos de los recursos que le hicieron famoso con su serie de la MTV: planos rápidos, escenas muy ágiles y repletas de locura (peleas, fiestas...), planos en primera persona, pinceladas de mockumentary con los personajes narrando y hablando a cámara, grabaciones de algunos de sus videos más conocidos, conciertos (con el batería tocando en el interior de una jaula que giraba 360º)... todo muy ágil y casi con el ritmo de un videoclip.

Se podría decir, casi sin miedo a equivocarnos, que la primera mitad de la cinta, el ascenso meteórico del grupo, es quizá el que mejor funciona en The Dirt, gracias en parte a su tono más de comedia. Hay lugar para anécdotas como la que vivieron con Ozzy Osbourne en la piscina de un hotel (que difícilmente podrás olvidar), o incluso para detallar como era la vida durante las giras, con un estilo que recuerda al videoclip "smack my bitch up" de The Prodigy.

The Dirt Netflix

La segunda mitad de la cinta, en la que el grupo desciende a los infiernos de los excesos y la droga (con escenas de "chutes" muy explícitas), es quizá algo menos convincente... pero sigue logrando mantener al espectador enganchado con la lucha personal de cada uno: Nikki Sixx con las drogas; Neil, con la enfermedad de su hija; Nick Mars con su dañada espalda...

A pesar de lo que dicen algunas críticas, sobre todo americanas, en general son actuaciones convincentes, en especial la de Daniel Webber (el cantante, Vince) y Machine Gun Kelly (Tommy Lee) y han contado con la ayuda y supervisión del grupo para recrear sus gestos y movimientos sobre el escenario.

The Dirt Netflix

Quizá el que más me chirría es Iwan Rheon... aunque puede ser algo puramente personal porque quizá lo tengo demasiado asociado a otros papeles, como a Juego de Tronos (o Misfits) y no termino de creérmelo con el pelucón, ni haciendo el papel del miembro más "viejo" de la banda (y algo más asentado de cabeza).

108 minutos que pasan volando y que, sinceramente, me han entretenido más que Bohemian Rhapsody, aunque dista de ser una película redonda. Pasa de puntillas por muchos temas (sobre todo, la parte musical... no ahonda en cómo llegaron a crear muchos de sus éxitos), muchas anécdotas se quedan fuera y, por ejemplo, tampoco logra transportarnos a las distintas décadas por las que pasa. Los 80 se ven igual que los 90... salvo por detalles como carteles de Pearl Jam, o porque un cartelón lo pone explícitamente.

Quizá, lo peor, es que finalmente, a pesar de su inesperado arranque, lo cómico de muchas de sus escenas y lo explícito de otras tantas (escenas de sexo, drogas, muerte...), The Dirt acaba siendo otra historia más de redención, de bajada a los infiernos para darse cuenta de lo que realmente importa. Una pequeña moralina excesivamente sobada que a algunos puede decepcionar... pero que entra dentro de lo predecible en este subgénero (otro biopic, "Ray", sigue siendo un excelente ejemplo a seguir y del que deberían tomar nota muchos que se adentren en el género de cara al futuro).

The Dirt Netflix

Sin duda, lo mejor de todo, es que consigue atrapar de principio a fin, te guste o no el Glam Rock o Mötley Crüe, aunque conocerlos, o al menos conocer parte de su música y la época en la que se movieron, ayuda a meterse aún más en la peli. La banda sonora, cómo no, cuenta con muchos de sus grandes éxitos, como "Dr Feelgood", "Too Young to Fall in Love" o "Take me to the Top", aunque insisto, yo al menos he echado en falta que profundizara más en la parte musical del grupo, que se queda en un plano demasiado superficial.

Así pues, si estás suscrito a Netflix, no lo dudes y dale una oportunidad: es la típica película que empiezas viendo sin demasiadas expectativas... y que al terminar, te dejará un buen sabor de boca, y con unas ganas enormes de escuchar la discografía completa de Mötley Crüe.

Valoración

Como en otros biopics, como Bohemian Rhapsody, se echan en falta detalles y datos, y aunque no se camuflan las miserias del grupo (las escenas de drogadicción son muy explícitas), al final ofrece una visión de la redención un tanto manida. Pero, tanto si te llama el grupo o el género musical como si no, logra su cometido y entreteniene.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El estilo Jeff Tremaine brilla en la parte cómica, ágil y disparatada del grupo. Algunas interpretaciones funcionan mejor que otras. La banda sonora.

Lo peor

En 108 minutos es imposible condensar el libro. Faltan muchos detalles en muchas partes. La parte dramática funciona peor que la cómica.

Y además